.

Este no es un blog de partos, de maternidad o de crianza solamente, sino que parte de mi experiencia de mujer, de lo vivido, de lo sentido, de lo que me llega... para seguir hacia lo que queda por hacer, hacia lo que puedo y quiero realizar.

Mi evolución como mujer que acompaña a otras mujeres, me muestra un camino del que cada día aprendo y gracias al cual mi sentido de la Vida se amplía y evoluciona en una dirección sin retorno.

Por y para las mujeres. Por y para todos los seres. Porque confío y doy Gracias.

lunes, 28 de marzo de 2011

Nos van conociendo...


Llegas a casa con una paz y una felicidad inmensas, pero, de repente, te da por llorar. El bebé está sano, tiene cinco dedos en cada mano y en cada pie y además es el más guapo del mundo. Pero también hay peros. El parto ha sido una experiencia dura, te molesta ahí abajo, te tiran los puntos, te duelen las tetas, el teléfono no para de sonar, la nevera está vacía, te mueres de sueño, el padre tiene que salir a comprar y a hacer papeles y más papeles, la ropa sucia se amontona… y lo más difícil de gestionar: visitas que no apetecen, la abuela que dice este niño tiene hambre, la cuñada que discrepa con un pero si acaba de comer, la visita que dice que lleva demasiada ropa y tiene calor, la vecina que ha mirado en internet. Todo el mundo opina y a la madre, en un momento de extrema vulnerabilidad, le entra una flojera que le impide concentrar todos sus esfuerzos en lo que toca y le pide el instinto: hacer de madre.

domingo, 27 de marzo de 2011

Color esperanza



Albert Clayton Gaulden, en su libro “El lenguaje de Dios” dice que hay  señales por las que nos son transmitidos ciertos mensajes. Comenta que son experiencias con un regusto mágico.  Mi parte escéptica no me permitió entender del todo este libro, y aunque lo he leído en un par de ocasiones se me escapaban muchas cosas…

Estos días ando de bajón.  Es evidente y es algo que cíclicamente me ocurre. Ahora sé que he de tocar fondo para volver a salir revitalizada a la superficie . Aún y con todo, surgen situaciones en las que me dejo llevar…

sábado, 26 de marzo de 2011

Sin energía



Muchas veces adoptamos unas posturas que son  lo que los demás esperan de nosotros. Atender, cuidar, acudir… poner buena cara, no decir lo que se siente, no quejarse…

Aunque con el tiempo y el trabajo personal he aprendido a mostrarme como soy, todavía hay momentos en los que siento que no avanzo, es más, siento que retrocedo.

Y me lo permito, y sé que pasará… pero he de darme cuenta y reconocer mi cansancio, mi falta de energía. Aceptar que algunas cosas no son como me gustaría, que hay algo que no funciona, algo que se estanca... y esperar a que  pase para continuar.

Y darme permiso para expresar aunque mis palabras sean lanzadas al viento, aunque mis palabras sólo sean escuchadas por el Universo.

Creo que hoy es uno de esos días…

jueves, 24 de marzo de 2011

No te salves



No te quedes inmóvil
Al borde del camino.
No congeles el júbilo.
No quieras con desgana.

No te salves ahora,
Ni nunca.


  No te salves,
No te llenes de calma.
No reserves al mundo
Sólo un rincón tranquilo.
No dejes caer los párpados
Pesados como juicios.
No te quedes sin labios.
No te duermas sin sueño.
No te pienses sin sangre.
No te juzgues sin tiempo.
      
 Pero si
Pese a todo,
No puedes evitarlo,
Y congelas el júbilo,
Y quieres con desgana,
Y te salvas ahora,
Y te llenas de calma,
Y reservas del mundo
Sólo un rincón tranquilo,
Y dejas caer los párpados
Pesados como juicios,
Y te secas sin labios,
Y te duermes sin sueño,
Y te piensas sin sangre,
Y te juzgas sin tiempo,
Y te quedas inmóvil
Al borde del camino,
Y te salvas...

   Entonces
No te quedes conmigo

Mario Benedetti

martes, 22 de marzo de 2011

Ancianidad



El otro día vi en TV a una doctora, no sé su nombre, una investigadora que comentaba que se podría llegar a vivir 120 años con ciertas premisas que ahora no recuerdo, porque lo cierto es que no le presté mucha atención ¡120 años!  Y creo que esta mujer no sabe lo que se dice… es muy joven todavía y quizás no se ha encontrado con la otra cara, de la moneda, con la que tiene la mayoría de personas ancianas. Cuando una es joven no piensa en la vejez, es algo que está a mucha distancia, que se mira a lo lejos. Y conforme el tiempo va pasando, por ley natural se convive más con ella…


Tengo la suerte de que mis padres todavía viven, y mi suegra también. Rondan entre los 83 y los 88 años.  Y día tras día soy testigo de su decadencia, tanto física como mental. Y los miro con alegría por ver hasta dónde han llegado… pero con cierta y asumida “tristeza” viendo cómo se van y, porque al fin y al cabo, yo no lo tengo tan lejos.

Y es que el cuerpo va perdiendo capacidades que la mente no reconoce haber perdido. Porque aunque una persona tenga 85 años y su cabeza esté activa, no reconoce que ya no tiene la fuerza y la energía para hacer lo que siempre ha hecho, para seguir haciendo su vida… con un mínimo de autonomía y dignidad.

Y si la persona ha sido activa, independiente, luchadora… en la mayoría de las ocasiones se sumerge en un pozo de tristeza que colabora a que, día tras día, se haga más difícil continuar viviendo. Si además es sufridora de cantidad de achaques que la tiene atada a un montón de revisiones médicas, medicamentos y artilugios varios para poderse desplazar, el sentimiento de incapacidad aumenta y acelera su proceso…con lo que, conscientemente, invocan a “la parca” en más de una ocasión. Y así entran en una espiral mientras dura la espera… y los que estamos con ellos sentimos desde la aceptación de su proceso, la impotencia por ver una vida que se apaga.
                                  
En su libro “Cuerpos sin edad, mentes sin tiempo”,  Deepak Chopra,  comenta que “la bioquímica del cuerpo es un producto de la conciencia. Creencias, pensamientos y emociones crean las reacciones químicas que  experiencia del cuerpo, está completamente inspirado en el modo en que aprendiste a percibirlo. Si cambias tu percepción,  cambias la experiencia de tu cuerpo y de tu mundo”

Y ahora entiendo lo que quiere decir, pues cuando leí el libro hace un tiempo no llegué a comprenderlo. Porque veo a los ancianos que han pasado la guerra anclados en su miedo, en su dolor y en su tristeza.  A los que no pudieron vivir su infancia conforme debieron, retroceder a aquel momento y volver a ser los niños demandantes del amor y las atenciones que no recibieron.  A los que asumieron responsabilidades que nos les tocaba, continúan presos de unas obligaciones creadas que se llevan con ellos a la tumba…                                 
Hoy en día y por el ritmo de vida que se lleva, una parte importante de ancianos –cada vez más- terminan sus días alejados de sus seres queridos, inmersos en sus recuerdos… en su soledad. Y resulta terrible ver como un anciano abandona su deseo de vivir, porque cuando la vida pierde sentido, la energía que mantiene el cuerpo se escurre silenciosamente. Porque sé que no resulta fácil haber sobrevivido, sin más, y no haber tenido la más mínima posibilidad de entender y aceptar…

Volveré a leer a Deepak Chopra e intentaré integrar lo que comenta, aunque esta visión desde la física cuántica se escapa un poco a mi entendimiento.
En cualquier caso, quiero vivir felizmente arreglo a mis posibilidades, ser lo más autónoma que pueda y mantener mi cabeza y mi cuerpo ágiles.  Porque hace algún tiempo escuché algo así como “que uno muere como vive”. Por si acaso.


domingo, 20 de marzo de 2011

Primeras flores














Los días son más largos, la PRIMAVERA hace su aparición y ya empiezan a mostrarse con más fuerza los rayos del sol. Siguiendo el dictado de la naturaleza, algunas plantas empiezan a “mover”. Se preparan los botones florales y en algunos árboles frutales las flores ya han hecho su aparición.










En varios de mis cactus empiezan a asomar las puntas de los capullos que darán paso a las flores. Algunas especies más madrugadoras ya tienen las florecillas abiertas y poco a poco van completando la corona. Son las mammillarias las primeras que me obsequian sus flores de colores…y a las que saludo todas las mañanas al levantarme. 




Necesito poner color y luz en mi día a día. Las noticias, por donde las mire, son para llorar... y no puedo hacer que mejore nada con esta actitud.  Así es que los cactus con sus flores de colores, la luz del sol con su calorcito, y la fe en que todo cambia y se renueva, como la estación que comenzamos es lo que me aporta la esperanza para seguir creyendo, para seguir viviendo.




martes, 15 de marzo de 2011

Hortalizas y barro


Valencia, mi ciudad, quizás sea una de las capitales de provincia que todavía cuenta con mucha tierra de cultivo en sus cercanías. Así, desde nuestro Club de Senderismo, teníamos prevista una visita a los huertos que iniciaban L'Horta Sud.

El día amaneció lluvioso y de las personas que habían previsto salir, cuatro de ellas se dieron de baja al ver el día mojado y con poca luminosidad.  A pesar de todo, el resto decidimos emprender el camino aunque sabíamos que nos pondríamos de barro hasta las rodillas…

El coordinador (así llamamos a quien se hacer cargo de la salida) había hecho el recorrido un día de sol y ahora lo iba a ver desde otra perspectiva. Conocía las sendas, los lindes, las acequias… y le seguimos encantados.
Nuestro recorrido discurrió entre campos de alcachofas y habas, hortalizas que se cultivan a la par, no sé por qué razón.
Siembras de patatas, de varios tipos de coles, de guisantes. Tierra en barbecho. Plantaciones de varios tipos de lechuga (romana, trocadero, hoja de roble…) de tomates  y de acelgas, muchos campos de acelgas.

            Por algún lugar encontramos cebolleras, aunque vacías todavía. Y campos de cebollas, claro. Disfrutamos con la visión de algunas de las pocas barracas que quedan por las huertas (la barraca, para quien no lo sepa, es la construcción típica de la huerta valenciana). También alguna ermita, algún horno de barro y enormes casas de labranza donde tuvimos la ocasión de conversar con algunos labradores que se mostraron gentiles y afables, contándonos sus anécdotas y regalándonos unos manojos de acelgas que no quisimos aceptar por no ir cargados…

Conforme íbamos andando, las botas pesaban más, el barro se iba acumulando entre las muescas de las suelas.  Y seguía lloviendo. Aprovechamos nuestro paso por las acequias para ir limpiando e ir descargando el barro del calzado.

Pasadas tres horas de marcha, paramos en una de las pedanías  para tomar un refrigerio. Al salir, había dejado de llover y continuamos, ahora con los paraguas cerrados.

Cruzamos por masías señoriales, por alquerías centenarias que han pasado de padres a hijos, por pequeñas casas en la huerta… pero todas tenían un denominador común: las flores, las macetas que adornaban las fachadas y los rincones. Margaritas, calas, muchas plantas suculentas, caléndulas, geranios, claveles, rosales… la mayoría de ellas todavía con los capullos de sus flores por abrir.


A poco que nos dimos cuenta habíamos andado 14 kilómetros  y estaba luciendo el sol. Empezamos a quitarnos ropa y a quedarnos en mangas de camiseta. Quedaban todavía unos cuatro kilómetros, pero dos personas más y yo decidimos que era suficiente para nosotras. Al atravesar el siguiente pueblo podríamos coger un autobús que nos llevaría de regreso a casa. Y así lo hicimos.

Y yo pienso… cuando salimos de viaje, cuando vamos a otra provincia, a otro país, andamos sin descanso para visitar todos los rincones, para no dejarnos nada por ver, para que no nos tengan que contar lo que no vimos. Pero somos grandes desconocedores de lo nuestro. Porque todo esto que yo he visitado, lo desconocía. Porque este patrimonio mío, quizás no lo valoro y lo reconozco como se merece. Así es que le agradezco a Alberto la iniciativa de llevarnos a conocer nuestras huertas, allí donde se cultivan las lechugas y los tomates que pongo en mi ensalada.

Ahora, espero ansiosa la siguiente excursión por L’Horta Nord, y después por la zona del oeste, y luego… ¡por el este no!  porque tenemos el Meditarráneo.

De nuevo, otra ocasión para dar gracias a la Vida. Por lo que he visto, por lo que he aprendido y por las personas con las que he compartido el camino.


lunes, 14 de marzo de 2011

Deseo que...


Nuestro Planeta anda revuelto, a los gobernantes les  domina 
el ansia de poder.
Deseo que quien gobierna el mundo lo haga con cordura.
Que terminen las guerras entre hermanos por culpa de la 
ambición de unos cuántos.
Deseo que todas las personas puedan crecer con sus 
necesidades cubiertas.
Que vivamos bajo un manto de igualdad y de armonía,
Donde impere el Amor y la Paz,
Para que los océanos dejen de estar revueltos.
Para que la Tierra, presa de pánico, deje de temblar.
Amén.

sábado, 12 de marzo de 2011

Compartiendo




A lo largo del camino de la vida Nos vamos encontrando con compañeros de viaje que comparten nuestra existencia.
Amigos que dejan huella, experiencias de vida. Es tanto lo que compartimos, que muchas de estas vivencias no podemos recordarlas de manera consciente pero quedan impresas en nuestras células. Experiencias que nos aportan paz, alegría, tranquilidad, amor, disfrute. 

Pero también vivimos experiencias desde la contracción, el estrés, el cansancio, la tristeza.
Si de algo estoy siendo cada vez más consciente es de que cuando me abro al momento y no lucho con la circunstancia o persona que tengo delante, la relajación se hace por sí sola.
La confianza de que todo cambia, de que en cada minuto la vida nos trae un regalo para entender, comprender y aceptar.

Desde tiempos ancestrales se nos ha enseñado que se aprende mejor a través del sufrimiento, del dolor. Hoy pienso y entiendo que el camino es el amor y desde ahí el aprendizaje es armonía, conexión, paz.

Pero a estas mentes enseñadas y cargadas con bagajes ancestrales le cuesta aceptar el mensaje. Y siguen apareciendo “basurillas”, que descubrimos por el camino. Pero amemos también nuestras “basurillas” pues ellas también cumplen su función de enseñanza y despertar.

Es tiempo de aprender desde el amor, el dolor sigue enseñando lecciones de vida, pero amémonos cada vez un poco más, aceptémonos como seres completos y de luz que somos, pongamos  aquí nuestra atención y voluntad y desde ahí todo sigue ocurriendo por si sólo… hacia otro camino.

Celebremos la Vida, agradezcamos a cada ser que se encuentra en nuestra vida su estar, su ser, reconozcamos en el otro nuestras partes porque él muestra mi reflejo.




jueves, 10 de marzo de 2011

Mientras estés viva


Siempre ten presente que la piel se arruga
el pelo se vuelve blanco
los días se convierten en años.
Pero lo importante no cambia,
tu fuerza y tu convicción no tienen edad.
Tu espíritu es la fortaleza que alimenta a la sociedad.
Detrás de cada línea de llegada, hay una de partida,
detrás de cada logro, hay otro desafío.
Mientras estés viva, siéntete viva.
Si extrañas lo que hacías, vuelve a hacerlo.
Sigue adelante aunque todos esperen que abandones
Haz que en vez de lástima, te tengan respeto.
Cuando por los años no puedas correr, trota,
Cuando no puedas trotar, camina,
Cuando no puedas caminar, usa el bastón,
Pero nunca te detengas.

Teresa de Calcuta


lunes, 7 de marzo de 2011

En el útero II


Existen estudios que no han podido ser demostrados porque no existen fórmulas matemáticas para ellos, o porque no pueden ser realizados en laboratorios. Son resultados basados en la observación.

Sabemos que cada célula contiene una información y que ésta se comunica con otras células. Así en el momento de la fecundación todas las células van a compatir la información almacenada y de ahí va a surgir el cuerpo del bebé.

Cuando un hombre y una mujer se unen sexualmente, tienen unos sentimientos, unas emociones distintos según sea el momento y la circunstancia. Desarrollan una energía que hace que todas sus células vibren, incluso las que se unirán dando inicio al huevo fecundado.

Esto es fácil de entender. Supongamos a una pareja enamorada que tras haber pasado unos momentos de agradable intimidad (una buena cena, música, relax…) realiza el acto sexual desde lo más profundo de su Amor, con consciencia de lo que están viviendo.  Y por otro lado, imaginemos una pareja que tras una fuerte discusión, tras palabras acusatorias, puede que bajo los efectos del alcohol o cualquier estupefaciente, incluso tras haber llegado a la violencia física… intentan solucionar “sus problemas” realizando el acto sexual… En ambos caso puede producirse una fecundación, pero las vibraciones que le llegan a ese ser no serán para nada las mismas. Y lo que transmitan sus padres durante la formación del cigoto, es lo que quedará grabado en sus células iniciales…

domingo, 6 de marzo de 2011

En el útero I


Antiguas civilizaciones eran conocedoras de la relación emocional entre el bebé intrauterino y su madre. Así, los celtas, los egipcios, los chinos hace más de mil años sabían que las madres debían de vivir su embarazo con serenidad y en armonía. Establecían actuaciones para que la madre estuviera durante su ingravidez en las mejores condiciones, pues los nueve meses de embarazo determinaban a la persona y a su futuro en gran parte.

La sociedad industrial desde mediados del siglo XX hasta ahora se ha centrado en una carrera de economía, de tecnología… olvidándose de la Vida, pero afortunadamente, hoy en día se ha retomado la investigación científica en torno a la vida prenatal, a la vida uterina. Así se estudia desde la física cuántica y la teoría de los campos bióticos la grabación celular; desde la psiquiatría, la medicina y la psicología se estudian las huellas afectivas acogidas por el útero, y finalmente, a través de investigaciones en varias disciplinas conjuntamente, están estudiando el desarrollo de los sentidos en el bebé intrauterino.
 
Comienzan a salir a la luz investigaciones que demuestran que es durante el periodo prenatal cuando los humanos fijamos la base de nuestra personalidad… y de nuestra salud.
Campos como la genética, la biología, la medicina y la psicología llevan más de 25 años estudiando al respecto y están demostrando que todo lo que sucede en el útero materno, se queda grabado en nuestro subconsciente.

La manera de llegar al mundo, la forma de nacer, influye en nuestra vida emocional y  en nuestra vida mental y física, conformando unas formas de comportamiento y unas creencias a lo largo de nuestra vida.
Muchos de los problemas psicológicos y somáticos tienen su raíz en la vida intrauterina y en el nacimiento.  Primero el embrión y luego el feto son conocedores de su entorno, acumulan sensaciones, sienten emociones que luego, en sus vidas, les llevarán a estados de enfermedad o de salud, de felicidad o angustia, de éxito o de fracaso…

La doctora Claude Imbert ha desarrollado su trabajo en la exploración de la inconsciencia de la memoria prenatal, liberando huellas de este periodo para conseguir una sanación profunda y duradera.
Michel Odent y Frederic Leboyer durante los años 70, resaltaron la importancia del nacimiento y de cómo la forma de nacer influye en la vida de la persona, en su psique. La forma de comportarnos de niños y de adultos se relaciona con el momento del nacimiento y la acogida que el bebé tenga en esos primeros momentos.

La primera programación de nuestras células sucede en el vientre materno. Y la simbiosis que se produce entre el hijo y la madre es tan grande que todo lo que la madre siente, el hijo lo siente con ella. Todo se graba en su memoria celular, en su memoria orgánica y genética.

Una profesora de educación de la voz, Marie Louise Aucher, trabajó en varios hospitales de Paris viendo como los sonidos de la escala musical marcan sobre el cuerpo humano un meridiano energético bien conocido en la acupuntora.  De los trabajos de la Dra. Aucher, nacieron en Paris con el apoyo de Michel Odent, las “Maternidades cantoras” , con el fin de facilitar el parto a través de un ambiente familiar creado por el personal sanitario y los padres conjuntamente. Esto mejora el estado general de las madres quienes traen al mundo niños bien equilibrados, tranquilos, alegres y serenos.  Así, el Dr. Tomatis  realiza su trabajo reequilibrando a niños y a adultos con alguna perturbación, haciéndoles escuchar la voz de sus madres tal y como la recibían en el útero, con lo que esta regresión les permite contactar de nuevo con sus energías primarias y retomar la evolución normal en sus vidas.

Los prematuros a cargo del Dr. Couronne en el hospital de Metz (Francia) son tratados con lo que él ha denominado “el cordón umbilical sonoro” que les hace conectarse de nuevo con sus padres. Porque un bebé prematuro es el que no ha madurado por completo y necesita de la presencia de su madre muchísimo más que cualquier otro bebé nacido a término.

El bebé nonato registra en su memoria celular el bagaje afectivo que recibe de su madre básicamente, pero también de su padre y de su entorno. Un psiquiatra de Toronto (Canadá) el Dr. Verny, dijo que las ideas que una madre se forma respecto a su hijo, la comunicación que establece con él, el amor que le tiene, influye directamente sobre  el desarrollo de su futuro carácter, de su personalidad e incluso de su desarrollo físico.("La vida secreta del niño antes de nacer").

También la influencia de las vivencias emocionales de la madre repercute sobre los parámetros del bebé y de su futuro como ser. Las estadísticas revelan que hay una evidente relación entre las perturbaciones emocionales de la madre y los trastornos psicológicos del niño. (Dra. Richard, Hospital de Tours, Francia).

En la mujer embarazada, las hormonas del estrés atraviesan la pared placentaria inundando a su bebé quien desarrolla el mismo estado fisiológico que su madre, pero mucho más fuerte todavía ya que no tiene estrategias para defenderse de algo que viene de fuera, al contrario que su madre quien ha tenido tiempo en su vida para aprender a defenderse de esta situación. Una situación puntual no deja tanta herida en el bebé intrauterino como situaciones continuadas de estrés. Y al contrario, cuando una madre es positiva en su actitud, cuando se vive el embarazo en un estado de alegría y felicidad, se segregan las hormonas de la felicidad que aportan a su hijo tranquilidad y bienestar.

Cualquier sufrimiento de la madre afecta a su bebé nonato, pero si la madre habla con su bebé y le tranquiliza, le dice que no tiene que ver con él, que lo va a superar y que la vida tiene estas situaciones, el bebé percibirá también esta tranquilidad que su  madre manifiesta (Francoise Dolto) y le predispondrá a una fortaleza de carácter.
Porque hay numerosos hechos que demuestras que el pensamiento se transforma en una imagen mental que llega al feto. Por eso es que los pensamientos negativos dejan una huella, de la misma forma que los positivos dejan su impronta.

La influencia mental sobre la salud está demostrada por numerosos autores. Físicos de varios países han  demostrado que  las informaciones que llegan a las partículas se quedan grabada y se comunican con otras partículas. Biofísicos como Sheldrak hablan del campo morfogénico o biótico.

Hoy en día se ha constatado que al ser positiva la madre desde su consciencia, se transporta esa positividad al bebé que lleva dentro, por lo que puede introducir en él estabilidad y salud  en su psique, pero también en su cuerpo físico.
Hemos de tener muy claro que los padres hacemos lo que sabemos, lo que podemos y no tiene sentido culpabilizarse cuando las cosas se hacen con alegría y optimismo. El día que ese bebé sea adulto, continuará su vida de la forma que sepa o que necesite igualmente a como hicieron sus padres.
Es importante saber que no hemos de proyectar nuestros miedos y nuestras  pre-ocupaciones a nuestros bebés nonatos, a nuestros futuros hijos. De la misma forma que no han de soportar los fracasos y las frustraciones de sus padres.


Hemos de entender y aceptar que el bebé es un ser único, libre y que será poseedor de su propia vida… es importante disponer de un momento al día para poder conectar con ese ser y hablarle para decirle, desde el más profundo amor incondicional cuánto se le ama, la maravillosa persona que va a ser y cuánto cariño y Amor le va a rodear para que consiga ser una persona noble, generosa… y hablarle a lo largo del día como si ya hubiera nacido, como si estuviera frente a nosotras.
Esa importancia de la conexión intrauterina en positivo es algo que toda mujer embarazada debería de saber y de tener siempre muy presente,  por el hijo que nacerá y por ella. Porque de un hecho tan simple dependen tantas cosas…



viernes, 4 de marzo de 2011

Om Santi



Deseo que hoy experimentes Paz 
dentro de ti,

Que confies en que te encuentras exactamente 
donde debes de estar,

Que no olvides las posibilidades infinitas 
que nacen de la confianza 
en ti misma y en otros,

que utilices los dones que has recibido 
y que transmitas a otros 
el amor que se te ha dado.

Deseo que estés feliz contigo misma 
por lo que eres.

Deja esa sabiduría asentarse en tus huesos

Y deja a tu alma cantar, bailar 
y amar libremente.


   Namasté

   (Dedicado a Uma)