.

Este no es un blog de partos, de maternidad o de crianza solamente, sino que parte de mi experiencia de mujer, de lo vivido, de lo sentido, de lo que me llega... para seguir hacia lo que queda por hacer, hacia lo que puedo y quiero realizar.

Mi evolución como mujer que acompaña a otras mujeres, me muestra un camino del que cada día aprendo y gracias al cual mi sentido de la Vida se amplía y evoluciona en una dirección sin retorno.

Por y para las mujeres. Por y para todos los seres. Porque confío y doy Gracias.

miércoles, 31 de agosto de 2011

Una nueva maternidad. Libro


Reflexiones de mujeres en la Red.

A raíz de contactar con Erika Irusta para que impartiera el seminario sobre Doulas en la Formación de Diez Lunas, en Valencia, me enteré de la existencia de este libro recién publicado. Presa de mi innata curiosidad, lo compré  y ahora termino de leerlo. Confieso, públicamente (todo lo público que pueda resultar este blog mío) que he estado encantada con su lectura, que he devorado las páginas y que estoy segura de que va a ser uno de esos libros que leo y releo. Quince mujeres que se han conocido a través de la Red, exponen sus ideas, sus emociones  y sus experiencias respecto a un nuevo paradigma de mujer, de maternidad, de crianza, con un texto en la presentación de la encantadora Rosa Jové. 
Y de verdad, que este libro es una de esas lecturas que vale la pena tener a mano, porque como ella misma dice, destila Amor por los cuatro costados.

Cuando una llega a cierta edad en la que parece que todo debiera comenzar a ir terminando y cuando desde fuera te miran como un bicho raro “por los rollos en que te metes”, encontrar a mujeres jóvenes que expresen lo que yo misma he sentido y aún siento, lo que yo habría querido decir (o lo que he dicho y no se ha entendido), en lo que todavía sigo creyendo… me aporta un chute de alegría, una confianza en que las cosas cambian y  vienen nuevas voces gritando con fuerza por la recuperación de una feminidad perdida, por la necesidad de una toma de conciencia de nuestro cuerpo, por la confianza en la naturaleza de mujer y su capacidad como mamífera para engendrar, parir y amamantar a un hijo, expresando la necesidad de una vivencia total, intensa y con consciencia en el propio cuerpo, en la maternidad y en la crianza.

Mujeres como Maria del Mar que me ha transportado 24 años atrás, cuando embarazada de mi tercer hijo y deseando parirlo en mi casa, no encontré a nadie que quisiera acompañarme en este anhelo.
La ternura que manifiesta Cristina al comunicarse con el hijo que habita en su útero, la exposición de María José respecto a cómo se siente como Doula, el relato del parto de Azucena.
Cómo Ileana, Irene, Louma, Nohemí,  transmiten su emoción y experiencia sobre la Lactancia Materna y la experiencia que con el biberón nos relata Carolina. La visión de la ausencia de salud (enfermedad) que aporta Vivian, la elección de ser feliz de la que nos habla Raquel.
El relato de un día cualquiera en la vida de una madre con bebé podría parecer una parodia a quien no lo ha vivido, pero leyendo la crónica de Mónica, se me escapa una sonrisa al recordar que es tan cierto lo que dice como que estoy escribiendo estas letras. 
La ternura que expresa María al emitir sus palabras sobre la maternidad adoptiva. Y el amoroso deseo de Erika para que las mujeres sintamos la fuerza de nuestro útero, para que nos reafirmemos en el poder de nuestro cuerpo y de nuestra intuición, para que disfrutemos de nuestra sexualidad, de nuestra vida…

Jóvenes, algunas con visos de sabias. Mujeres y palabras que me hacen confiar en un futuro mejor. Mujeres que con su sinceridad, su voluntad y su Amor transmiten unas emociones que necesitan ser despertadas en otras congéneres y que también merecerían salir a flor de piel en aquellas que por condicionantes varios no han sabido o no han podido sentir, no se permiten expresar…

Me emociono cuando leo algunas de vuestras palabras, varias de vuestras experiencias. Por eso quiero daros las gracias, corazones.  Me pongo en vuestra piel y me siento viva. Y eso es mucho… porque mis vivencias han conformado mi existencia, y aunque algunas personas no lo crean la sabiduría también se adquiere con el Crecimiento que aporta la edad. 
Vivo el aquí y ahora, es lo que tengo, es lo que disfruto. 

sábado, 27 de agosto de 2011

del Amor


Cuando el amor os llama, seguidlo aunque sus caminos sean duros y abruptos. Y cuando sus brazos os envuelvan, entregaros a él como el viento del norte cuando se abate devastador sobre el jardín.

El amor no da más de si mismo y no toma de nadie más que de él.
El amor no posee ni puede ser poseído.
Porque el amor es suficiente para el amor, el amor no desea más que satisfacerse.
Pero si amas, necesariamente debes sentir deseos; que éstos sean tus deseos:
El de fundirte y ser como la corriente del arroyo que canta sus melodías en la noche.
El de saber que duele la mucha hermosura.
El de ser herido por comprender la esencia del amor. Y desangrarte libre y alegremente.
El de despertar al alba con el corazón aleteando y dar gracias por otro día de amor.
El de descansar al mediodía y meditar en el éxtasis del amor.
El de volver a casa al atardecer con gratitud.
Y entonces, dormir con una plegaria en el corazón por el amado y una canción de alabanza prendida de tus labios.


G. Jalil Gibrán de "El Profeta"

miércoles, 24 de agosto de 2011

Bardo Thodol


Tengo por costumbre, cuando compro un libro, ponerle mi nombre y la fecha de adquisición.  Estos días, entre los ejemplares que guardo en el pueblo, he buscado uno que últimamente me rondaba la mente.  Confieso que no integré mucho de lo que leí en enero de 2001. En estos momentos lo estoy leyendo con otra conciencia, con otro entender…

Ahora tengo entre mis manos El Libro Tibetanos de los Muertos, Bardo Thodol,  y al releerlo me acuerdo de algunas conversaciones en las que algunas personas hablan de la futilidad de la vida, del momento efímero y de la creencia de que estamos de paso y una vez muertos, se acabó, no hay nada más. Porque no creen en nada. Porque desconocen o porque no confían en todo lo escrito acerca de la vida después de la muerte, de los testimonios recopilados, de las investigaciones que puedan haber al respecto.

Posiblemente este tema me ronda más que a muchas personas más jóvenes… posiblemente porque me he encontrado con más situaciones de despedida, unas -la mayoría-  por ley natural de vida y  otras por situaciones bruscas o por dolorosos procesos de enfermedad.

En La República, de Platón, hay un relato que habla de la gente que ha venido de otras vidas para contarlo. También Platón hablaba del interés de Sócrates en investigar sobre su propia muerte y lo que le sigue. Griegos, romanos y celtas creían en la inmortalidad del alma y Pitágoras, Heráclito y Platón asumían la teoría del cambio de cuerpo del alma. Estóicos como Séneca y Cicerón, también aceptan con serenidad el trance.

En Oriente encontramos tradiciones como la musulmana con palabras del mismo Mahoma “Vive respecto a este mundo como si fueras a vivir mil años y respecto al otro como si te fueras a morir mañana”.
En el taoísmo se considera que hay diferentes elementos con diferentes destinos en el momento de la muerte.

El budismo tiene cuatro criterios al respecto  que determinan su doctrina: nada es permanente, todo es doloroso, carente de existencia propia, el Nirvana es la paz. Considera doloroso el tiempo y todos los ciclos de renacimientos y muertes pues al  analizar el pasado y el futuro, se sigue sufriendo. En el budismo tántrico  se considera una conducción consciente de nuestros estados mentales como preparación a la muerte. El acompañamiento al moribundo constituye uno de los principios básicos, adoptar una actitud de amor, no transmitir tristeza ni llanto y recitar mantras al lado de la persona que está en este tránsito. Desde esta doctrina se piensa que la persona que muere tiene una gran telepatía y por tanto hay que mantener una postura de sinceridad y de serenidad para no desviar su conciencia y los últimos sentimientos que perciba.

En la Edad Media cristiana había cantidad de escritos sobre el “Ars Moriendi” . Grandes místicos como Santa Teresa de Jesús “No le puede ser amarga la muerte a quien ama”, San Juan de la Cruz “Déjalo todo y tendrás todo”, Fray Luis de Granada “Oficio es el de bien morir que conviene aprender toda la vida”.
Los trapenses se saludaban con “Memento mori” (acuérdate que morirás) para recordarse que llegaría el momento de la muerte y que para ello debían de estar preparados.

Un carmelita valenciano del s XVI  escribió Espejo de bien vivir para ayudar a bien morir que en 1976 fue reeditado por la Universidad de Salamanca.
En la literatura, Dante Alighieri nos relata en La Divina Comedia, el viaje a los distintos niveles por los que pasa una persona al morir.

Podría continuar haciendo un estudio profundo respecto a este tema, pero no es lo que me ocupa y tampoco soy erudita en ello. Porque además, como nos movemos en una constante dualidad (blanco-negro, positivo-negativo, bien-mal, yin-yang…) seguramente encontraría cantidad de autores y textos justamente en la línea contraria, en la negación de todo lo anteriormente expuesto, en la negación de lo que pueda acaecer tras la muerte, en la negación de un Todo.

Libros como Vida después de la Vida, de R. Moody, La rueda de la Vida y todos los escritos por la Dra. Elizbeth Kübler-Ross, me han aportado una serenidad que intento mantener anclada en mi ser. Una aceptación del único y auténtico proceso final. Morir para nacer.
Por ello siento que la creencia y la aceptación de que ahí no termina todo,  aporta una serenidad para poder mirar a la muerte a la cara, para prepararse lo mejor posible para cuando llegue el propio momento.

miércoles, 17 de agosto de 2011

Cualidad de mujer



En realidad, ningún poder exterior puede evitar que la mujer se exprese y manifieste sus cualidades maternales innatas, como el amor, la empatía y la paciencia. Es la mujer y ella sola la que debe despertar. El único obstáculo real para este despertar es su mental…
Las cualidades maternales innatas de las mujeres, su poder de creación, de dar la vida, constituyen su fuerza más grande. Y este poder puede posibilitar que las mujeres realicen un cambio mucho más profundo en la sociedad del que los hombres pudieran hacer.

Las mujeres deben recuperar su fuerza y su coraje. El coraje es un atributo del espíritu. No se trata de una virtud del cuerpo. Las limitaciones a las que se creen sometidas las mujeres no son reales. Cuando desarrollen la fuerza de vencer estas limitaciones imaginarias, nada podrá detener su marcha hacia delante en todos los ámbitos de la vida. Ellas tienen el poder. Ya está ahí, presente en ella…

En la India antigua, cuando un marido hablaba de su esposa utilizaba los términos que significan “aquella que orienta a su marido en los viajes de la vida”, “aquella que orienta a su marido en la vía de la rectitud y de la responsabilidad”…
De hecho, las mujeres han sido consideradas encarnaciones de la Energía Suprema…
Los hombres también tan sufrido enormemente el exilio del principio femenino fuera de este mundo. Las mujeres no son las únicas que han sido oprimidas, pues el aspecto femenino contenido en todos los hombres ha estado reprimido y, como consecuencia, la vida de los hombres se ha vuelto parcelada, a menudo dolorosa…

Solo el amor, la compasión y la paciencia, cualidades fundamentales de las mujeres, tienen el poder de disminuir las tendencias intrínsecamente agresivas e hiperactivas de los hombres. De la misma forma, las mujeres necesitan las cualidades masculinas para no quedar inmovilizadas por su bondad y pureza. Las mujeres constituyen más de la mitad de la población mundial. Cuando les negamos la libertad de ocupar un puesto relevante y el estatus elevado que debería ser suyo en la sociedad, cuando les negamos esto, la sociedad pierde entonces lo que las mujeres podrían aportarle. En realidad, el hombre es una parte de la mujer. Todo niño está primero en el seno de su madre… el masculino está contenido en el femenino.

Hay dos tipos de idiomas en este mundo: el idioma del intelecto y el idioma del corazón. La agresividad es la naturaleza del intelecto, brusca y racional. La compasión es, en cambio, la naturaleza del idioma del corazón ligado al principio femenino. Desafortunadamente, en el mundo actual el idioma del intelecto es el que prevalece, y no el del corazón…

La noción del amor ha sido desnaturalizada, y por ello el mundo está lleno de conflictos, de violencia y de guerra. Las mujeres son la energía y el mismísimo fundamento de nuestra existencia en este mundo. Cuando pierden el contacto con la realidad de su ser, la armonía de la naturaleza, el equilibrio del mundo se rompe para dejar paso a la destrucción. Es por tanto crucial que las mujeres del mundo entero hagan el mayor esfuerzo posible para redescubrir su naturaleza fundamental, pues sólo así podremos salvar el mundo…

¿Y cuál es el ABC de una mujer? ¿Cuál es la fibra íntima del ser de una mujer? ¿Qué constituye su existencia? Son estas cualidades innatas, los principios esenciales del amor materno. Independientemente del ámbito en el que una mujer decida trabajar, no debería olvidar las virtudes que le han sido otorgadas graciosamente por Dios, por la naturaleza. Una mujer debería llevar a cabo cada uno de sus actos manteniéndose siempre firmemente anclada a estas cualidades. Así como el ABC constituye los cimientos del alfabeto, la cualidad de madre es la naturaleza fundamental de una mujer. Antes de involucrarse en cualquier actividad, no debe omitir esta parte crucial de ella misma. La energía masculina puede compararse al agua estancada. Al hombre le resulta difícil dejar un papel para concentrarse plenamente en otro. Por esta razón la vida profesional y la vida familiar de muchos hombres termina mezclándose. La mayoría de los hombres no pueden separar los dos y su relación con su esposa y sus hijos se ve afectada. La mayoría de las mujeres, en cambio, saben hacerlo. La energía femenina es fluida como un río. Por eso a una mujer le resulta fácil ser a la vez madre, esposa y una amiga fiel que llena a su esposo de confianza. Posee un don especial que le permite ser la guía y consejera de toda la familia. Las mujeres que trabajan son plenamente capaces de tener éxito también en su vida profesional. La mujer es la creadora del género humano. Ella es el primer gurú, la primera guía y mentor de la humanidad. Ella lleva las riendas de la integridad y de la unidad de la familia, de la sociedad. No hay que subestimar la responsabilidad de una madre cuando se trata de la influencia que ejerce sobre sus hijos y la inspiración que les aporta. Por doquiera que veáis seres dotados de una inmensa fuerza, felices, generosos, condescendientes y comprensivos, encontrareis generalmente una madre admirable que les ha inspirado, haciendo de ellos lo que son. Las madres son las más aptas para sembrar en el mental de los seres humanos las semillas de amor, de fraternidad universal y de paciencia. Incluso la leche materna transmite al niño/a las cualidades interiores de la madre. La madre comprende el corazón de su hijo/a, lo alimenta con su amor y le ofrece un enfoque positivo de la vida…

La madre que acuna a su niño/a es también la que lleva la luz al mundo. Una mujer que haya despertado en ella el amor materno lleva el paraíso doquiera que esté…
Sólo la mujer puede crear un mundo de paz y de gozo. Una mujer debe pensar en qué puede ofrecer a la sociedad, en vez de en qué puede tomar de ella. Esta actitud le ayudará a progresar de verdad…

Así que en vez de oxidarse pasándose la vida entera entre las cuatro paredes de su cocina, sería bueno que las mujeres salieran a compartir con los demás lo que tienen para ofrecer y que consiguieran los objetivos que tuvieran en la vida…
Ya seas un hombre o una mujer, tu verdadera humanidad no se revelará hasta que las virtudes femeninas y masculinas estén en equilibrio…

Si las propias mujeres se desvían del principio femenino, el resultado será el fracaso absoluto de las mujeres en la sociedad… El mundo actual necesita realmente que las mujeres aporten a la sociedad todo lo que puedan, desarrollando su cualidad de madre universal así como su cualidad masculina. Cuanto más se identifique una mujer con su naturaleza interior de madre, más se despertará esta Shakti o energía pura. Cuando las mujeres desarrollen este poder en ellas, el mundo empezará a escuchar sus voces con atención cada vez mayor…”


miércoles, 10 de agosto de 2011

La Mujer Interior


Si una mujer quiere un compañero sensible tendrá que enseñarle el secreto de la dualidad femenina. Tendrá que hablarle de la mujer interior, aquella que, añadida a ella misma suma dos. Y lo hará enseñando a su compañero a hacerle dos preguntas falsamente sencillas que conseguirán que se sienta vista, oída y conocida.

La primera pregunta es la siguiente: “ ¿Qué es lo que quieres?”.

Casi todo el mundo suele formular una versión de esta pregunta. Pero hay otra pregunta más esencial y es la siguiente:”¿Qué es lo que quiere tu yo profundo?”

Si un hombre pasa por alto la doble naturaleza de una mujer y la toma por lo que parece, lo más seguro es que se lleve una sorpresa, pues, cuando la naturaleza salvaje de la mujer surge de las profundidades y empieza a dejar sentir su presencia, a menudo tiene unas ideas, unos intereses y unos sentimientos muy distintos de los que había puesto de manifiesto anteriormente.

Para entablar una relación segura, la mujer tendrá que hacerle a su compañero estas mismas preguntas. En nuestra calidad de mujeres, nosotras aprendemos a interrogar las dos facetas de nuestra naturaleza y también las de los demás... A través de la información que recibimos de ambas facetas, podemos establecer con toda claridad qué es lo que más valoramos y actuar en consecuencia.

Cuando una mujer consulta su doble naturaleza, busca, examina y toma muestras de un material que está más allá de la conciencia y que, por consiguiente, resulta muchas veces sorprendente por su contenido y su elaboración y es a menudo extremadamente valioso.
Para amar a una mujer, el hombre tiene que amar también su naturaleza indómita. Si la mujer acepta a un compañero que no sabe o no puede amar su otra faceta, tendrá la sensación de que la han desmontado y cojeará como si estuviera averiada.

Por consiguiente, los hombres, al igual que las mujeres, tienen que averiguar también el nombre de su doble naturaleza. El amante más estimado, el pariente y el amigo más apreciado, el “hombre salvaje” más estimable es el que desea aprender. Aquellos que no disfrutan con el aprendizaje, los que no se sienten atraídos por las nuevas ideas y experiencias, no pueden desarrollarse más allá del `poste del camino junto al cual están descansando en este momento. Si existe una fuerza que alimenta la raíz del dolor, esta es la negativa a aprender más allá del momento presente.

Sabemos que la criatura del hombre salvaje está buscando su propia mujer terrenal. Tanto si uno tiene miedo como si no, el hecho de dejarse conmover por el alma salvaje de otra persona constituye un profundo acto de amor. En un mundo en el que los seres humanos tienen siempre tanto miedo de “perder”, hay demasiadas murallas protectoras que impiden la disolución de las personas en la luminosidad de otra alma humana.

El compañero de la mujer salvaje es el que posee tenacidad y paciencia espirituales, el que es capaz de enviar su propia naturaleza instintiva a atisbar bajo la tienda de la vida espiritual de una mujer y comprender lo que ve y oye allí. El mejor partido es el hombre que insiste en regresar para intentar comprender, el que no permite que los espectáculos secundarios que encuentra por el camino lo aparten de su propósito.

La tarea salvaje del hombre es por tanto la de descubrir los verdaderos nombres de la mujer y no hacer mal uso de este conocimiento para ejercer su poder sobre ella, sino captar y comprender la sustancia numinosa de que está hecha, dejarse inundar, sorprender, escandalizar e incluso atemorizar por ella. Y permanecer a su lado. Y cantarle sus nombres. Eso hará que a la mujer le brillen los ojos y que a él le brillen a su vez los suyos.

Clarissa Pinkola Estés. Mujeres que corren con los lobos.


domingo, 7 de agosto de 2011

Niños "tiranos"


Una de estas noches de verano, charlando con unos amigos en la terraza, pude ver claramente y de nuevo, hasta qué punto estamos condicionados por los patrones aprendidos. Nuestra conversación derivó hacia los nietos… los tres matrimonios que allí estábamos, ya somos abuelos. Y escuche la terrible frase de que los niños son unos tiranos... desde que nacen”

No sé qué fue lo que me hizo saltar las alarmas,  si mi proceso de abuela con conciencia o mi proceso de Doula integral. Pero lo bien cierto es que se me agolpaban las palabras, los razonamientos se me quedaban cortos, tenía la sensación de no estar transmitiendo mis sentimientos… y entramos en un bucle en el que no veía final.

Uno de ellos, abuelo de un niño de 5 años, está convencido –la frasecita  la dijo él- de que su nieto es un tirano ¡desde que nació! Porque quería estar a todas horas con su madre, porque cuando le dejaban en la cuna y le apagaban la luz, le cerraban la puerta, lo dejaban solito para dormir con 11 meses, ¡lloraba! Porque, por ser un vago, no se terminaba el biberón. Porque cuando su madre vuelve a casa, después de estar todo el día trabajando, sólo quiere que esté con él y que le haga caso.  Porque quiere estar todo el día jugando y llamando la atención. Porque “no obedece”, porque “le toma el pelo a su abuela”, porque… porque… porque…

Creedme si os digo que en un momento me callé y pensé que no tenía sentido continuar con aquello.  Pero como a él y al resto de los tertulianos les dije, estoy luchando contra aquello de “esto no se hace, esto no se toca, esto no se dice” con el que me criaron. Y mis nietos y todos los niños merecen que, aunque sea una abuela “rara” (por distinta) les defienda de semejante barbaridad.

Porque es justo lo que necesitan los niños, que se les atienda, que no se les deje solos para dormir, que se juegue con ellos, que su madre les preste atención cuando vuelva de trabajar (los niños no son los responsables de esta elección de sus padres), que no se les deje llorar… que no se les llame tiranos.

En un momento determinado, este amigo comentó que a él su padre le dio buenas bofetadas para que le obedeciera y que él a sus hijos no se las dio, pero les castigaba con aquello que más les dolía… para que aprendieran.  Comentaba que a él le había educado su padre con el “respeto” hacia el mayor, porque (disculpadme por la expresión) ponía los cojones encima de la mesa y se hacía lo que él decía y sus hijos no se atrevían a replicarle.  Y así se ganó el respeto de sus hijos, por lo que él –mi amigo- se había ganado el de los suyos siguiendo la misma tónica:  porque lo mando yo,  porque me da la gana, porque soy el padre y tengo el poder… ¡Uff!

Notando que me subía la adrenalina a niveles peligrosos, y con mucho cariño –eso sí- le dije que para mí eso era MIEDO, no era respeto.  Que para mí eso es AMAESTRAR a los hijos, no es educar.

Continuamos un rato… aquello casi se convirtió en un monólogo, aunque el resto,  exceptuando a mi marido, parecían estar en su línea ya que callaban.

Me di cuenta de que no tenía sentido continuar y cambié de conversación “¿Mañana salimos a caminar?” ja, ja… eran las 2:00 h. de la madrugada y aquello no tendría fin.  Sencillamente porque cada cual actúa desde lo que ha aprendido, desde lo que sabe.  Desde lo que uno  piensa que está bien para él, incluso aunque no sea lo mejor para el otro, aunque no sea lo mejor para un niño… 

Definitiva y "lógicamente" repetimos patrones, porque para no hacerlo hemos de ser muy conscientes y,  como dice uno de mis hijos, para que en tu vida algo cambie, te lo tienes que "currar".

viernes, 5 de agosto de 2011

Feliz cumpleaños




Hace pocos minutos, dos años atrás nació mi nieta Naia mediante un precioso parto natural respetado.  Quizás marcó el inicio de lo que ahora soy, quizás presenciar este nacimiento me impulsó a realizar la formación como Doula a pesar de sentir la llamada desde hacía tiempo.
Este recordatorio es mi pequeño homenaje a las dos protagonistas: mi nieta y su madre, mi hija.
Con todo mi AMOR.


http://asociacionsina.org/2009/08/27/el-parto-de-mi-hija-laura-por-concha/

jueves, 4 de agosto de 2011

De todas maneras...


La gente es irrazonable, ilógica y egocéntrica...  De todas maneras, me gusta.

Si haces el bien, la gente te acusará de motivos ocultos interesados. El bien que hagas hoy será olvidado mañana...
De todas maneras, haz el bien.

Si eres afortunado, ganarás falsos amigos y verdaderos enemigos...
De todas maneras, prospera.

Honestidad y franqueza te hacen vulnerable... 
De todas maneras, sé honesto y franco.

Lo que hayas construido durante años, puede que sea destruido en una noche... 
De todas maneras, construye.

La gente necesita ayuda de verdad, pero te pueden atacar si  los ayudas... 
De todas maneras, ayúdalos...

Ofrece al mundo lo mejor que tienes  y no te lo reconocerán...
Ofrece al mundo lo mejor que tienes, 
DE TODAS MANERAS

lunes, 1 de agosto de 2011

La felicidad es una decisión personal



Neus Colomer: La psicóloga clínica publica el libro "Las nuevas adicciones" donde habla de aquellas adicciones que pasan desapercibidas y que la sociedad no reconoce.

Una adicción puede dominar nuestra vida cotidiana, influir sobre nuestro estado de ánimo e interponerse en todas nuestras relaciones. Neus Colomer es psicóloga clínica y lleva años recopilando datos con los pacientes que ha tratado. En su nuevo trabajo editorial habla de las nuevas adicciones, que ella define como aquellas que pasan desapercibidas y que la sociedad no reconoce como tales porque las personas que las padecen no son seres marginales que incumplen sus obligaciones, sino que tienen un problema de personalidad y de autoestima baja.

En el libro ‘Las nuevas adicciones’ dibuja un perfil y expone las causas de nuevas adicciones como la compra, la cólera, el trabajo, la limpieza o el aspecto físico. Todos los que las sufren tienen el mismo patrón de comportamiento que pasa por transformar un comportamiento en una obsesión de manera que uno pierde el control de su vida, siente culpabilidad y se rodea de unos sentimientos depresivos que sólo se pueden consolar con el propio comportamiento adictivo. Un círculo vicioso del que, según la autora, sólo se puede salir siendo valiente y revisando constantemente nuestros comportamientos y cambiando aquellos que no nos sirven. Esto es, ser consciente del por qué hacemos las cosas.

Antes de entrar en las nuevas adicciones estaría bien que nos centráramos en el significado de la palabra. ¿En qué momento algo pasa a ser una adicción?

- Para mí la adicción es un comportamiento que se transforma en una obsesión que hace que pierdas el control de tu vida. Este comportamiento no sólo genera adicción sino que también genera culpabilidad y luego llegan unos sentimientos depresivos que solamente puedes consolar con el comportamiento adictivo. Al final todo es una rueda, un círculo vicioso. Este comportamiento puede ser ingerir substancias tóxicas, que es lo que más se ve, y lo que más trastornos producen, pero luego hay comportamientos adictivos que no se ven tanto.

Y esos son los que ha querido tratar usted en su libro…

-El primer título que pensé para el libro era el de Las adicciones ocultas, pero la editorial consideró que era mejor referirse a ellas como nuevas adicciones. A mí me gusta más el adjetivo oculto porque son comportamientos que difícilmente se ven , y que son adicciones hasta que la persona y su entorno no han llegado a tocar fondo.

Precisamente ese puede ser un primer problema importante a la hora de detectar una adicción, la frontera entre un comportamiento y otro es muchas veces difusa

Sí, es muy fina y tiene que ver con la intensidad. Yo lo diferenciaría en que una persona que tiene una adicción es una persona que sólo vive a través de la adicción, está dentro de una jaula de cristal, mientras que otra persona puede tener la actitud de, por ejemplo, comprar mucho, pero no sufre por ello. La diferencia es la culpabilidad y el sentimiento de aislamiento, de tener una autoestima baja. La persona que sufre una adicción es porque se siente inferior. Te pondré otro ejemplo.

Adelante.

-Todos los niños necesitan chupar porque es un reflejo natural, pero no todos los niños necesitan el chupete para comer, dormir o ir por la calle. Este niño tiene una adicción al chupete, esa es la diferencia con otros niños.

¿Cómo podemos detectar el comportamiento a tiempo antes de que se convierta en una adicción?

-El comportamiento de una persona te da muchas pistas. Pista número uno es cuando la persona hace estos comportamientos a escondidas. Cuando alguien intenta ocultar un comportamiento ya es un primer síntoma de que allí hay un problema. Si limpio mi casa a menudo no pasa nada, pero la persona que tiene adicción a la limpieza lo hace cuando no la ven, puede estar limpiando los cristales del salón a las tres de la mañana. Esa persona ya detecta que no es que sea alguien limpio, sino que realiza un comportamiento buscando llenar un vacío interior. Los comportamientos adictivos provocan un vacío interior como persona.

Interpreto entonces que aunque esas personas puedan reconocer que están enganchadas siempre será más fácil que quien lo detecte como patología sea alguien de su entorno….

-Quien la sufre la justifica diciendo que es algo normal, que estaba nervioso, etc. Es decir, se autojustifica hasta que la realidad pesa tanto que no tiene más remedio que asumir que tiene un problema. El entorno, si es un observador fino, puede detectarlo a tiempo y le pueden ayudar…

No lo dice con mucho convencimiento…

-Sí, lo que pasa es que normalmente la persona que sufre comportamientos adictivos busca entornos que favorezcan esta adicción. Gente que son distantes emocionales, personas que prefieren que la otra persona sufra esa adicción mientras no moleste, hay de todo. Encuentran su complemento. Aunque sean adicciones distintas, hay un perfil común, que es la autoestima baja, sentirse inferior, y esta gente está dispuesta a encontrar gente abusadora emocionalmente.

Ahora que habla de perfiles, ¿hay más hombres con adicciones que mujeres?

-No, la adicción la puede sufrir exactamente igual un hombre que una mujer, lo que sí que sucede es que los comportamientos adictivos están especializados. Por ejemplo, el de la compra. Los hombres tienen una adicción a la compra y compran un determinado tipo de productos (coches, electrónica, audiovisual…) y las mujeres otros (complementos, ropa…), pero la adicción es la misma.

A pesar de que muchas de estas adicciones tienen su origen en nuestra infancia, no culpa a los padres de este comportamiento adictivo….

-No, porque mi opinión es que es una cadena, todos somos culpables e inocentes al mismo tiempo. La manera de educar a los hijos la hemos aprendido de nuestros padres entonces lo que hacemos es repetir patrones. Ante un mismo perfil de un padre o de una madre, cada hijo reacciona distinto. ¿Por qué unos caen en adicciones y otros no? Cuando nosotros nacemos nos tenemos que adaptar y contamos con los recursos personales más lo que vamos aprendiendo durante los primeros años de nuestra vida. Con estas estructuras mentales crecemos y el error es llegar a la etapa de adultos sin haber revisado estos esquemas y sin haber medido si tenemos los mismos recursos o hemos adquirido de nuevos. Hay muchos mecanismos de comportamientos que han sido adquiridos de muy jóvenes, entre los primeros 3 o 4 años de vida, y no los revisas nunca más. No revisamos nuestros comportamientos, y eso puede crear adicciones.

Exculpados los padres nos queda hablar de la sociedad occidental actual. En su libro insiste en que hay adicciones como las de cuidarse o la del trabajo que llegan a ser bien vistas. Ahí sí que deberíamos de revisar nuestros esquemas…

-La sociedad occidental actual es muy, muy adictiva. Ha llegado a unos niveles de despersonalización, de individualidades, de valorar lo pragmático, lo inmediato, el tanto tienes tanto vales, y eso ha provocado que se dejaran de lado una serie de valores mucho más profundos. Este bombardeo constante hacia el consumo, la filosofía de si no eres joven, delgado, guapo, ya no vales nada, todo esto, influye y mucho en un comportamiento adictivo. Aquí tiene una gran parte de responsabilidad todo el mundo de la publicidad y de los audiovisuales. La persona está expuesta a unos medios que le dicen constantemente que sus problemas se arreglan con una pastilla o con lo que sea.


En su libro critica que el ser humano ha perdido la búsqueda de la felicidad de una forma natural….
-La felicidad es una decisión personal. Ser feliz es una decisión personal porque siempre tendrás.
 motivos para serlo, y motivos para no serlo. Si decides ser feliz las circunstancias no tendrán más valor que ser circunstancias, mientras que si buscas que la felicidad te venga desde el exterior, las circunstancias nunca favorecerán esta felicidad. La felicidad no es más que un estado de plenitud interior, y esta plenitud hay que encontrarla como sea, pero la tienes que buscar dentro, no fuera. Nosotros hace años que la estamos buscando fuera, y sobre todo, en objetos. Y esta es la gran trampa.

En el libro presenta siete nuevas adicciones. ¿Sólo hay siete?

-Hay más, por ejemplo, no he tratado todo lo que es el mundo de internet, como la infidelidad internauta. Esta, que podría ligar mucho con la adicción a la conquista, no está desarrollada en el libro. También está el móvil por ejemplo, hay personas que sufren auténticos ataques de ansiedad si están sin el móvil. El tema es que las personas que sufren algún tipo de adicción, sin esa adicción, se encuentran ante su vacío personal, no hay más en su vida que esa adicción. 

¿Cómo se puede salir de este vació interior?

-Primero y como cualquier desintoxicación, tienes que pasar el vacío. La gran suerte es que este vacío se llena rápido, y puedes empezar a ver rápidamente que tienes amigos y gente cerca, que tienes sentimientos, que eres capaz de emocionarte con la música, la pintura, el arte, que eres una persona que hace tiempo que no ríes o que no te quitas los zapatos y vas por la playa descalzo, que hace tiempo que no te conmueve o no has tenido tiempo de mirar una puesta de sol. Siempre digo que para salir de una situación así tienes que ser valiente, vivir este vacío que tienes y comenzarlo a llenarlo como lo hacen los niños. Los niños salen cada día a la calle a ver qué pasa, y con poca cosa tienen bastante. Esta es la filosofía para ser feliz, sorprenderte cada día de la vida. 

Suena bien…...

-Otro ejercicio que propongo es ducharse conscientemente. Sintiendo el olor del jabón, el calor del agua, el bienestar del agua que te cae por la espalda, escuchando el ruido que provoca el agua…Todo va muy deprisa, hacemos cosas como auténticos autómatas y pasamos por alto muchas sensaciones que nos hacen perder lo que es la realidad, que es nuestra persona. 

Es posible que algunos de sus lectores tengan más identificadas determinadas adicciones, como la de la compra, o el cuidado por el aspecto físico. Pero hay algunas que llaman más la atención. Por ejemplo, la de la conquista, ¿somos adictos a conquistar a los demás?

-Hay más casos de los que crees. Son personas que son incapaces de comprometerse. La conquista es buscar a alguien, ser el máximo de seductor, mostrar tu mejor perfil, pero cuando la persona ha caído en tus redes de seducción, empieza a perder el interés. Si la persona se enamora totalmente de ti, entonces no sólo pierde interés sino que se convierte en un peligro y en una amenaza, porque el paso siguiente es profundizar en la relación y saber amar. Son los eternos príncipes fabulosos y princesas magníficas. Tienen miedo a una relación de intimidad profunda, que no sexual. Son profesionales de la seducción que no pueden ir más allá a no ser que encuentren una persona que tenga adicción a las malas relaciones.


Otra de sus nuevas adicciones. ¿Cómo podemos ser tan inconscientes como para querer encontrar gente que nos hace daño?
-La gente que no sabe ser feliz necesita este sufrimiento, tener este reto de ver si puede cambiar a la otra persona, son personas que creen que para amar se tiene que sufrir y no saben amar de otra forma, desde la tranquilidad, desde la felicidad…Una persona que sufre esto y encuentra un compañero o una pareja que no lo hace sufrir se aburre y además considera que no la quiere. En cambio, los que sufren adicción a la conquista tienen asociado la seducción como el amor, generalmente, porque han tenido una relación con su madre de eterna seducción. 

Y hay una tercera adicción que me llama la atención que es la del cólera, la de la rabieta de niño pequeño si lo prefiere

-Pues sí, y abunda bastante también. El perfil son personas que triunfan en todos los órdenes de su vida pero les ha quedado con la edad la actitud de que cuando hacen una pataleta consiguen lo que quieren y además les ha impedido evolucionar y no distinguen entre el estoy bien o el estoy mal. Un adicto a la cólera necesita siempre enfadarse por cualquier motivo porque no sabe controlar su malestar de ninguna otra forma. Son personas con una gran inmadurez emocional y normalmente busca la gente muy dominante, muy segura de sí misma, y eso les permite reivindicarse a través de la cólera. Es decir, en todas las adicciones, nos fabricamos el entorno favorable para ir perpetuando nuestra adicción.

¿Esto irá a más, cómo se puede frenar para que no surjan nuevas adicciones?

-Hay una cosa positiva de la crisis económica, y es que va a parar todo esto. Es una crisis económica, pero es una crisis que llevará a revisar nuestra manera de vivir y de comportarnos, así que esta crisis será una oportunidad para hacer una valoración de a dónde vamos, qué queremos hacer y como nos salimos de todo ello. Esta valoración puede ser el inicio de un cambio general de posicionamiento. Si continuamos como hasta ahora seguiremos con una sociedad enferma, en general no sabemos disfrutar de la vida. Así que seguro que la crisis será una gran maestra para que revisemos nuestros valores y nuestra forma de vivir.


http://www.lavanguardia.com/ciudadanos/noticias/20100812/53980269792/neus-colomer-la-felicidad-es-una-decision-personal.html

Amén (Así sea)

Renovadas las energías tras un breve periodo de calma... este vídeo me viene como anillo al dedo. 
Gracias, Annamaria.  Con tu permiso, se lo dedico a Esther Iz.