.

Este no es un blog de partos, de maternidad o de crianza solamente, sino que parte de mi experiencia de mujer, de lo vivido, de lo sentido, de lo que me llega... para seguir hacia lo que queda por hacer, hacia lo que puedo y quiero realizar.

Mi evolución como mujer que acompaña a otras mujeres, me muestra un camino del que cada día aprendo y gracias al cual mi sentido de la Vida se amplía y evoluciona en una dirección sin retorno.

Por y para las mujeres. Por y para todos los seres. Porque confío y doy Gracias.

viernes, 29 de junio de 2012

Día del Sueño Feliz


¿Alguien puede dudar de lo que es un Sueño Feliz?  ¿Algo que ver con una psicopatología? Esta es mi humilde contribución al evento que hoy se mueve por la red.  La “casualidad” ha querido que se produjeran estos hechos.

A las 5 h. -más o menos- la niña se ha venido a mi cama y ha desplazado a su abuelo.

A las 7 h.  -más o menos- el niño se nos ha unido.

A las 8 h.  -más  o menos- el abuelo nos ha sacado las fotos (así quedamos anoche).


A las 8:30 h nos hemos levantado.

Ahora son las 9:44 y estamos preparándonos para ir al pueblo. ¡Buen fin de semana! ¡Felices sueños!


domingo, 24 de junio de 2012

Desmontando a Estivill: Día Mundial del Sueño Feliz


Día Mundial del Sueño Feliz

Como soy consciente de que sufro una psicopatología según el Sr. Estivill por NO querer que los bebés duerman solos, por insistir en que hay que atender a su llanto, por colaborar a desmontar el tinglado que este buen hombre se ha montado en torno a cómo han de dormir los niños y perjudicando a tantas y tantas criaturas,  me sumo a esta campaña iniciada por algunas madres blogueras en conmemoración del Día Mundial del Sueño Feliz, el próximo 29 de Junio.

viernes, 22 de junio de 2012

No me gusta



No me gusta la envidia. Conforme me adentro en los entresijos de lo que se mueve en la red y desde una postura observadora, me doy cuenta de que NO todas estamos en lo mismo, aunque lo parezca.  No podemos juzgar y descalificar a quien no hace las cosas de la misma forma que nosotras.  No podemos ponernos medallas y pensar que somos las más guay. No podemos erigirnos en abanderadas de causas justas esperando tener un reconocimiento por ello.

No me gustan las zancadillas. Si apostamos por una crianza con apego y respetuosa desde el momento de la concepción, hemos de ser comprensivas y pacientes con quien desconoce esta manera de hacer. Y transmitir información, y colaborar en la comprensión y el porqué de las cosas desde una postura clara, objetiva y lo más razonada posible, sin olvidar las cuestiones del corazón y de la emoción.

No me gusta la presión desde el poder. No por hablar más alto, no por gritar más fuerte se entiende mejor el mensaje. Paso a paso y con humildad, sin presión y sin fuerza, se consigue más y mejor. De la otra forma, las enemistades crecen en la sombra. Y eso perjudica a tod@s.

No me gusta la desunión.  Porque siempre he creído que la unión hace la fuerza, aunque suene a tópico. Y si pretendemos cambiar el mundo desde lo que estamos convencidas, cuando más y más unid@s estemos, mejor.

No voy a dar más razonamientos, quien quiera entender que entienda.  O como decíamos de niñas “a quien le pica, ajos come”.

jueves, 21 de junio de 2012

De los hijos...




Entonces se acercó una mujer que llevaba a su hijo en brazos y dijo: “Háblanos de los hijos”

Y él dijo:

Vuestros hijos no son vuestros hijos.
Ellos son los hijos y las hijas de la Vida prolongándose en sí misma.
Ellos nacieron a través de vosotros, pero no desde vosotros.
Y aunque vivan con vosotros, no os pertenecen.
Les podéis dar vuestro amor, pero no vuestro pensamiento, porque ellos tienen sus propios pensamientos.
Y en la medida de vuestras posibilidades, habéis de cobijar sus cuerpos, pero su alma jamás morará en vuestros hogares.
Porque su alma habita en la mañana; una mañana al que ninguno de vosotros visitará, ni aún en sueños.
Y podéis afanaros en ser parecidos a ello, mas no pretendáis moldearlos a vuestra imagen.
Pues la Vida nunca vuelve al pasado ni se deleita con la mansión del ayer.
Sois vosotros arco y vuestros hijos flechas. Y, desde  el arco la Vida lanzará su flecha sin dilación.
Solo el Arquero ve el blanco sobre la línea del infinito. Él se curvará con fuerza para que la flecha surque veloz la lejanía.
Dejaos blandir en la mano del Arquero y sentiros satisfechos;
Porque así como Él ama la flecha que remontó su vuelo, así también Él ha amado el arco que tensará entre sus manos.

G. Jalil Gibrán

martes, 19 de junio de 2012

Ritual en la Cueva.


Lo he conseguido. Tras varios intentos para volver a encontrarme con las Doulas compañeras de mi formación después de dos años, el pasado sábado día 16, algunas de nosotras nos abrazamos, finalmente, en Xorret de Catí (Castalla, Alicante) el lugar donde compartimos nueve meses de intensos seminarios, donde hubo una gestación envuelta en risas, lágrimas, abrazos, emociones abiertas y heridas cerradas.

 Habíamos quedado a las 10 de la mañana y yo me tendría que volver pronto, ya que por la tarde asistiría en Valencia a la boda de un sobrino mío. Así y gracias a marido, quien condujo el coche (para que yo no estuviera luego cansada) durante los 280 km de distancia recorrida entre ir y volver, pude pasar una mañana inolvidable.



 Nuestra finalidad era acudir a una cueva con una característica muy especial que estaba situada en una zona próxima y allí realizar algún sencillo ritual. Una vez amortiguada la euforia del reencuentro, comenzamos a caminar por un sendero entre pinos y matorrales. Dos de mis Doulas queridas bajaron en coche con el avituallamiento. Las otras cinco lo hicimos andando. La estrechez del camino apenas nos permitía hablar a pesar de nuestras ganas y así, fuimos acompañadas por una nube constante de mariposas de colores que presagiaba algo especial y fantástico. Y tras algo más de una hora llegamos a nuestro destino… bueno, todavía faltaba lo más ¿divertido?

Para acceder a la cueva teníamos que bajar por un terraplén de piedra casi vertical que parecía un rocódromo y en más de una ocasión tuvimos que hacerlo con las posaderas en el suelo.  Y llegamos a nuestro destino.


Boquiabiertas nos quedamos al ver el acceso, un agujero tallado en la montaña que rezumaba agua por todas partes, los preciosos culantrillos (adiantum capillum veneris), los musgos, el hilillo de agua que salía de la cueva, el olor a tierra húmeda… nos proporcionó la sensación de frescura que necesitábamos tras la caminata y la bajada.


 Pero nuestro asombro, nuestra emoción,  no tuvo límites al encontrarnos con la imagen que vimos al final de la cueva: una vulva gigantesca aparecía perfectamente esculpida -de forma natural- en la roca. Aunque ya sabíamos lo que íbamos a encontrar -pues una de nuestras compañeras había hecho el descubrimiento y por ello habíamos decido acudir-, estar allí entre la humedad, las gotas que calaban desde el techo y filtraban por las paredes, el rumor del agua... todo ello nos condujo a una especie de éxtasis y nosotras, poderosas mujeres conscientes de nuestra situación, nos cogimos de las manos formando un círculo.

Y recitamos una oración surgida del alma, y entonamos nuestras voces en un cántico que hizo vibrar la roca, y nos abrazamos y nos besamos, y recordamos a todas las mujeres que por menos de esto habían sido perseguidas y quemadas… y así, en este Círculo mágico,  las siete mujeres pasamos unos minutos y quedó sellada nuestra complicidad compartida.



Y ahora quiero intentar expresar las sensaciones que viví durante tan corto espacio de tiempo. Para una mujer de sesenta años encontrarse entre un círculo de mujeres que no alcanzan los cuarenta y que todavía menstrúan, mujeres conscientes y emprendedoras de una búsqueda personal más allá de los convencionalismos, mujeres que han conseguido un despertar en una edad en la que yo estaba totalmente dormida, mujeres que buscan, que confían, que comparten… es un auténtico privilegio. Es una emoción que tuve que expresar con la voz, con los abrazos y con las lágrimas.

Ahora, y con el permiso de todas ellas, transmito mi experiencia en este relato y deseo, con anhelo, volver a repetir este encuentro en otra ocasión y, a ser posible, completando al máximo con las compañeras de formación que no han podido acudir esta vez.

Situaciones como estas son las que me hacer sentir afortunada, por poder ver lo que me está llegando como regalo del cielo, porque me reafirma para seguir confiando en la Providencia, porque desde mi lado humano me doy cuenta de que el tiempo es algo que hay que aprovechar de la mejor forma para ser feliz.

Gracias “doulitas mías” como nos llama una de ellas. Vuestra presencia y el recuerdo de las ausentes se volvieron conmigo, guardando estos momentos en mi corazón, reforzando ese vínculo y fortaleciendo mi alma de Doula para los nuevos acompañamientos que vayan surgiendo y que vaya a realizarY gracias a la Vida, como siempre.

Y quiero compartir, también, este texto enviado por una de mis compañeras quien descubrió, “casualmente” que éramos siete… ¿de verdad que fue casualidad?




Ayer éramos siete mujeres. El SIETE, su palabra clave es SABIDURÍA.

Cifra cósmica y sagrada por excelencia. Formada por el 4 (la tierra) y el 3 (el cielo). En ella se reúnen todas las fuerzas antagónicas de la creación, pero no se enfrentan, sino que se equilibran proporcionando seguridad.

En los cuentos y las leyendas simboliza siempre los siete estados de la materia, las siete etapas de la evolución espiritual o vía mística cuyo propósito es alcanzar sucesivamente la calma de los deseos instintivos; el control de la emoción; la claridad mental; el despertar del yo espiritual; el desapego de lo material, la adquisición de la voluntad que permite convertir en acción el conocimiento; y la conciencia del amor y la unidad universal.

La energía de esta vibración: es reflexiva y filosófica. No puede sustraerse a la necesidad de buscar un sentido a la existencia. Necesita de la soledad para desarrollarse plenamente, los espacios abiertos, el contacto con la naturaleza y la amistad de otras personas interesadas en hallar una respuesta a los grandes interrogantes del ser humano: ¿quién soy? ¿Qué hago aquí? ¿Hacia dónde voy?...

En el plano material: pondrá toda su energía al servicio de la razón. Atraído por el mundo de la ciencia, la filosofía, la enseñanza o el misticismo. Para conseguir sus objetivos, tendrá que combatir cierta tendencia a la inacción y la pereza.

SIETE: fases lunares, los colores del arco iris, las estrellas de la Osa Mayor, los planetas de la antigüedad, los días de la creación bíblica, los cielos musulmanes, las plagas del Apocalipsis, los emblemas de Buda, los árboles sagrados, las vueltas que dan a la Meca...


jueves, 14 de junio de 2012

Errar es de sabios, de necios permanecer en el error (historia foril).



Aunque hace tiempo que ya no participo en ningún foro, reconozco que en algún momento sí que estuve muy enganchada. Mis principios en Internet fueron a través de un conocido foro multitudinario y supuestamente de maternidad consciente, pero que finalmente resultó ser un cajón de sastre.

Por aquel entonces me sorprendían las madres que contaban sus miedos, sus dudas, sus intimidades… y yo, que soy de palabra fácil y corazón de buen alma, comencé a involucrarme –ahora sé que demasiado- y salí mal parada.
Porque no es lo mismo hablar con las personas cara a cara, mirándose a los ojos, escuchando la voz y sus matices, observando la expresión del cuerpo… que decir lo que se piensa a través de un medio frío y sin sentimientos, como es un teclado y una pantalla.

En aquella época y con el ímpetu que me caracteriza cuando el tema es algo que me mueve, bien por tener conocimiento del mismo, bien a través de mi propia experiencia personal (que suele ser lo más habitual dado mi edad) me enrolé en varios temas sobre crianza, sobre crecimiento personal… y sabiendo que llegaba a muchas de las foreras, descubrí que también había una parte importante a quien mis comentarios les resultaban… molestos.

No supe encajar algunas respuestas, lo reconozco. Tenía cierta tendencia a personalizar sin saber -ahora lo SÉ- que esas respuestas airadas, críticas y acusadoras eran consecuencia de haber hecho de espejo, de haberles descubierto algunas sombras…

En este foro había –no sé si todavía continua- una persona que ejercía de moderadora. Y con ella tuve alguna que otra “agarrada”. Me parecía una mujer autoritaria, absoluta, prepotente… y aunque escribía muy bien, utilizando palabras, términos y frases perfectamente estructuradas demostrando ser una persona muy inteligente, había algo en ella que como vulgarmente decimos, “me echaba pa’tras”.
Así, llegado un punto límite y ante la amenaza de “banearme” del foro, decidí retirarme voluntariamente.
Atrás quedaron buenos y malos momentos.  Pero me llevé lo mejor y lo que todavía mantengo: algunas relaciones que perduran y que, en algunos casos, se han convertido en algo más que una amistad cibernética, habiéndonos conocido en persona y dándonos esos abrazos que en tantas ocasiones nos habíamos enviado.

Como solemos tropezar con la misma piedra, al poco tiempo me enrolé en otro foro, también y “supuestamente” de crianza. Aquí y desde el despecho que sentía hacia aquella persona, dije más de lo que debía acerca de ella… y no me arrepentí,  a pesar de reconocer mi mala acción (es lo que tiene ser humana…).
Aquel foro se fue al traste y ya, definitivamente, me olvidé del tema foril para siempre.

Ha transcurrido el tiempo y siguen ocurriendo cosas que me maravillan.

Este fin de semana, en el I Concreso de Maternidad Multitarea, he tenido la oportunidad de conocer “in person” a aquella moderadora de aquel foro con la que tuve mis más y mis menos. Y ha sido una experiencia increíble.

Cuando nos dimos a conocer, ambas desde la más absoluta normalidad, en un momento se desmontó aquella imagen que tuve de ella y la sensación fue recíproca.

Nos abrazamos y comentamos de aquellos sucesos… sin resquemor, con naturalidad. A lo largo de todo el día, la sonrisa y la amabilidad formaron parte de nuestra relación. Finalmente y cuando llegó el momento de la despedida, reconocimos que había sido una “suerte” (ya sabéis que no creo en ella) el habernos encontrado y haber podido desmontar aquel embrollo.

Asumo mi error y pido disculpas, porque errar es de sabios, pero de necios permanecer en el error.

Fue un placer conocerte, MIRI.



sábado, 9 de junio de 2012

Cuerpo de mujer


Me ha llegado de nuevo este vídeo y recuerdo haberlo visto hace algún tiempo. Ahora me ha producido la misma sensación de tristeza y de pesar al ver una realidad que, aunque tiene lugar en un país vecino, no dista mucho de lo que en el resto del mundo y aquí, en nuestro país, se está viviendo.

¿Qué está pasando?  ¿Qué hay en la mente de este tipo de mujeres? Realmente es patético ver hasta qué punto se degradan, cómo son humilladas, denigradas y no son capaces de darse cuenta de tal abuso.

Siento en mi cuerpo el paso de los años. Veo mis arrugas, la piel flácida, la fragilidad capilar,  el vientre, los muslos…  las caderas cubiertas de una fina capa de celulitis y todo ello forma parte de mi, de este cuerpo que he elegido como envase para albergar un alma que es mucho más, para ser el templo de una entidad mucho más grande y completa que un conjunto de órganos que pierden vigor con el paso del tiempo.

Ojalá esta nueva conciencia de mujer que veo en muchas de vosotras se imponga sobre el resto, sobre las que no tienen autoestima y no se reconocen como lo que son: seres grandes y libres, con capacidad para elegir y con el derecho a ser amadas y respetadas.

Y ojalá que, a este tipo de mujeres les llegue el mensaje: si tú no te amas, nadie te amará. Tal y como te trates, así serás tratada.

Bendiciones.



http://doulasvalenciadiezlunas.blogspot.com.es/2012/06/vientre-de-mujer-documental.html



jueves, 7 de junio de 2012

Día Mundial pro Derechos del Nacimiento



La Plataforma pro Derechos del Nacimiento estableció el día 7 de junio para celebrar  el  Día Mundial por los Derechos del Nacimiento. Está constituida por un grupo de personas, profesionales de diversos campos, padres... que tienen entre sus objetivos procurar que los nuevos "ciudadanos" entren en el mundo de la forma menos traumática posible.
Quiero señalar las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud acerca del cuidado perinatal y  para establecer un buen contacto entre madre e hijo:

Recomendaciones extraídas de un informe sobre Tecnologías de Parto Apropiadas publicado por la OMS en abril de 1985.

Estas recomendaciones tienen por base el principio de que cada mujer tiene el derecho fundamental de recibir atención prenatal apropiada; que la mujer tiene un papel central en todos los aspectos de esta atención, incluso participar en la planificación, realización y evaluación de la atención; y que los factores sociales, emocionales y psicológicos son decisivos en la compresión e instrumentación de la atención prenatal apropiada.

1. Toda la comunidad debe ser informada sobre los diversos procedimientos que constituyen la atención del parto, a fin de que cada mujer pueda elegir el tipo de atención que prefiera.

2. Debe fomentarse la capacitación de obstétricas o matronas profesionales. Esta profesión deberá encargarse de la atención durante los embarazos y partos normales, así como del puerperio.

3. Debe darse a conocer entre el público servido por los hospitales información sobre las prácticas de los mismos en materia de partos (porcentajes de cesáreas, etc.)

4. No existe justificación en ninguna región geográfica para que más de un 10 al 15% sean por cesárea.

5. No existen pruebas de que se requiera cesárea después de una cesárea anterior transversa del segmento inferior. Por lo general deben favorecerse los partos vaginales después de cesáreas, donde quiera que se cuente con un servicio quirúrgico de urgencia.

6. No existen pruebas de que la vigilancia electrónica del feto durante el trabajo de parto normal tenga efectos positivos en el resultado del embarazo.

7. No está indicado el afeitado de la región pública ni los enemas preparto.

8. Las embarazadas no deben ser colocadas en posición de litotomía (acostada boca arriba) durante el trabajo de parto ni el parto. Se las debe animar a caminar durante el trabajo de parto y cada mujer debe decidir libremente la posición que quiere asumir durante el parto.

9. No se justifica el uso rutinario de la episiotomía (incisión para ampliar la abertura vaginal)

10. No deben inducirse (iniciarse por medios artificiales) los partos por conveniencia. La inducción del parto debe limitarse a determinadas indicaciones médicas. Ninguna región geográfica debe tener un índice de trabajos de parto inducidos mayor al 10%.

11. Debe evitarse durante el parto la administración por rutina de fármacos analgésicos o anestésicos que no se requieran específicamente para corregir o evitar una complicación en el parto.

12. No se justifica científicamente la ruptura artificial de membranas por rutina.

13. El neonato sano debe permanecer con la madre cuando así lo permita el estado de ambos. Ningún procedimiento de observación del recién nacido justifica la separación de la madre.

14. Debe fomentarse el inicio inmediato del amamantamiento, inclusive antes de que la madre salga de la sala de partos.

15. Deben identificarse las unidades de atención obstétricas que no aceptan ciegamente toda tecnología y que respetan los aspectos emocionales, psicológicos y sociales del nacimiento. Deben fomentarse las unidades de este tipo y los procedimientos que las han llevado a adoptar su actitud deben estudiarse, a fin de que sirvan de modelos para impulsar actitudes similares en otros centros e influir en las opiniones obstétricas en todo el país.

16. Los gobiernos deben considerar la elaboración de normas que permitan el uso de nuevas tecnologías de parto sólo después de una evaluación adecuada.

DECÁLOGO DE LOS DERECHOS DEL NACIMIENTO

1º El bebé tiene derecho al reconocimiento de su capacidad física y emocional, en su vida intrauterina y extrauterina y, especialmente, durante el tránsito entre ambas.

2º El bebé intraútero tiene derecho a que el bienestar emocional de su madre no sea alterado por un exceso y abuso de controles durante la gestación.

3º El bebé y su madre tienen derecho a que se respeten el momento, ritmo, ambiente y compañía en el parto-nacimiento y a que el mismo transcurra de forma fisiológica. Un bebé y madre sanos tienen derecho a no ser tratados como enfermos.

4º El bebé y su madre tienen derecho a intimidad y respeto antes, durante y después del nacimiento-parto.

5º El bebé y su madre tienen derecho a permanecer juntos en las horas y días siguientes al nacimiento. Ninguna exploración ni estancia hospitalaria justifica la separación de ambos.

6º El bebé tiene derecho a disfrutar de lactancia materna a demanda, al menos, durante el primer año. A que durante su estancia en hospital se respeten los "10 pasos para una lactancia feliz" establecidos por UNICEF y la OMS y recomendados por la Asociación Española de Pediatría.

7º El bebé tiene derecho a ser atendido personalmente por su madre, como mínimo, durante el primer año. La madre tiene derecho a disfrutar del contacto íntimo con su bebé cuanto crea necesario.

8º El bebé prematuro tiene derecho a permanecer pegado al cuerpo de su madre hasta que adquiera el peso y las condiciones óptimas de salud. Ninguna unidad de neonatología es más saludable para el bebé que la piel materna.

9º El bebé tiene derecho a permanecer pegado al cuerpo de su madre durante los primeros meses de vida extrauterina. El contacto cuerpo a cuerpo es vital para instaurar en él la seguridad y la confianza.

10º El bebé tiene derecho a que sean sus padres quienes personalmente tomen las decisiones y quienes para ello busquen la información relacionada con su bienestar.

miércoles, 6 de junio de 2012

Oración Lakota



Wakan Tanka, Gran Misterio, enséñame a confiar en
mi corazón, en mi mente, en mi intuición,
en mi sabiduría interna, en los sentidos de mi cuerpo,
en las bendiciones de mi espíritu.
Enséñame a confiar en estas cosas,
para que pueda entrar en mi Espacio Sagrado
y amar más allá de mi miedo,
y así caminar en equilibrio con el paso de cada
glorioso sol y gloriosa luna.


domingo, 3 de junio de 2012

Repiénsate como padre-madre


Desde El Blog Alternativo, uno de mis blogs preferidos, copio este artículo escrito por Cristina Miralles referente a crianza pues creo que puede servir de guía, sobre todo para aquellos padres, madres y abuel@s que hemos sido educados bajo aquellas terribles órdenes del ¡esto no se hace! ¡esto no se dice! ¡esto no se toca!... Es necesario que integremos que los niños son… niños y atienden a sus necesidades más primarias. Acompañarlos en su proceso es lo mejor que podemos hacer.


“Para descubrirte con amor como el gran padre o la gran madre que eres, tan solo deja pasar (sin aferrarte) cada pensamiento de juicio hacia ti o tus hijos: No cambies a tus hijos, repiénsatelos
Si quieres ser feliz en tu relación con ellos, empieza por deshacerte de ese montón de ideas acerca de cómo tienen que ser o como tienen que comportarse tus hijos. Son tus juicios los que te impiden apreciar lo maravillosos y perfectos que son tal y como son.
No gastes energía tratando de modelarlos o cambiarlos. Tan solo RESPÉTALES Y ÁMALES”
Cristina Romero

viernes, 1 de junio de 2012

Gracias, madre...



…Por haberme parido hace 60 años. Por haber estado ahí, aún en momentos en los que yo te notaba ausente. Por haberme protegido desde lo que sabías hacer. Por haberme atendido, alimentado, vestido, educado...
Por haberme acompañado en mis embarazos, apoyado en mis lactancias, por haber cuidado de mis hijos.
Por estar aquí con tus 85 años y protegerme todavía. Por amarme. Por ESTAR.

Para algunas personas cumplir años es motivo de tristeza. Para mí lo es de alegría porque hasta aquí YA he llegado. Día a día, con luces y con sombras, caminando cuatro pasos hacia delante y dos hacía atrás… y volviendo a comenzar, he alcanzado el cambio de mi década.

Hoy cumplo años. Y estoy feliz. Como dice uno de mis hijos, estoy en mi mejor momento, o quizás en el mejor desde hace muchos años.

Físicamente sana, mentalmente clara y espiritualmente nutrida. Rodeada de personas que me aman y a las que amo.  Acompañada por seres que vibran en mi misma frecuencia. ¿Puedo desear más? 

Agradecida a la Vida, quiero compartir estos sentimientos míos con vosotr@s que,  de alguna forma,  sois partícipes de mi caminar, aunque sea  desde la distancia e incluso –a veces- desde el anonimato.