.

Este no es un blog de partos, de maternidad o de crianza solamente, sino que parte de mi experiencia de mujer, de lo vivido, de lo sentido, de lo que me llega... para seguir hacia lo que queda por hacer, hacia lo que puedo y quiero realizar.

Mi evolución como mujer que acompaña a otras mujeres, me muestra un camino del que cada día aprendo y gracias al cual mi sentido de la Vida se amplía y evoluciona en una dirección sin retorno.

Por y para las mujeres. Por y para todos los seres. Porque confío y doy Gracias.

sábado, 6 de abril de 2013

¡Qué mala es la envidia!







Soy una persona positiva incluso, a veces, puedo pecar de idealista,  por eso hay momentos en los que me pego el batacazo viendo la realidad que nos rodea en este mundo corrupto.
No suelo ver las noticias pues no quiero crear mala sangre. Medio mundo arremete contra el otro medio. La corrupción política es algo cotidiano. El hambre y la miseria siguen azotando a los mismos países de siempre e incluso a algunos más, y sigue sin ponerse soluciones porque, digan lo que digan, no interesa a los países poderosos y ricos. En fin, viendo todo esto, un panorama desalentador.

No es que hoy esté especialmente pesimista, es que hoy me han puesto las gafas de la realidad, de esa otra realidad que quizás por tan cercana no la vea.

Y estoy francamente disgustada, o quizás la palabra adecuada sea asqueada. Porque en un entorno donde debería de primar el respeto y la tolerancia más que en ningún otro, siguen habiendo complots y manejos para desprestigiar al semejante.

Para cambiar el mundo hemos de comenzar cambiando la forma de criar, es un lema que me pareció precioso cuando la leí, pero en estos momentos se me queda en eso… en palabras, en una frase bonita. Porque si las personas que están en un mundo de crianza no respetan a sus semejantes, mal anda la cosa.

He comentado en varias ocasiones lo bueno de la tecnología y sus avances, pero de la misma forma se puede utilizar con fines negativos.  Hoy en día son pocas las personas que no se manejan por Internet, por aquí se mueven campañas varias, botellones, manifestaciones… es una manera fácil y rápida de acceso a las personas.  También se comparte información buena… y todo lo contrario. La red se utiliza con fines altruistas y para hacer daño… Y finalmente todo se sabe,  porque como diría mi padre “lo que no quieras que se sepa no lo hagas” (o no lo digas)

Y es que la envidia es un motor muy poderoso que mueve a muchas almas incautas que se dejan arrastrar por alguien con más poder, ya sea a nivel individual o grupal. Cuando sabes que algunas matronas emprenden una campaña de desprestigio contra otras profesionales, cuando algunas asesoras de lactancia desprestigian ferozmente a sus compañeras, cuando no se acepta que haya profesionales que hacen algo distinto,  cuando desde cierto tipo de “formaciones” se hace ver que las otras no valen, cuando desde algunos foros se continua criticando y censurando sin escuchar a la otra parte, cuando se utilizan los grupos de facebook y de google para poner verde a los demás, cuando lo mío es mejor que lo tuyo porque yo valgo más y no soporto que tú tengas éxito… cuando estas cosas funcionan así, poco crédito puedo darle a la frase anteriormente citada.
Porque no es verdad que se cambia la forma de criar si una persona se mueve desde un sentimiento vil, ya que pocos valores positivos de respeto y tolerancia puede transmitir a su prole.

Y es que a pesar de haber tantos motivos por los que hacer las cosas como personas, me cuesta darme cuenta de que no todo el mundo piensa en su prójimo, me cuesta aceptar que tengamos que vivir a base de empujones y zancadillas, me cuesta entender el papel del sicario…

Pero en fin, c’est la vie! Luego nos asombramos cuando un tesorero de X partido político almacena dinero en paraísos fiscales, cuando cierto miembro de alguna realeza se ensucia las manos, cuando existen jueces corruptos y que prevarican, cuando tienen éxito los realities televisivos donde la gente saca sus miserias a cambio de dinero y famoseo…

Si desde la propia persona y desde la primera célula social que es la familia no se emprenden cambios por el bien de la humanidad, comenzando por los que tengo más cerca,  ¡mal caza la perra!  como diría mi cuñado.


26 comentarios:

  1. Sinceramente, yo estaba esperando la puñalada. Mucho se ha retrasado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues fíjate que mi tendencia es seguir creyendo que la gente es buena mientras no se demuestre lo contrario. Pero ya ves...
      Gracias, cariño, aunque no digas nada sé que estás ahí.
      Un abrazo,

      Eliminar
  2. madre mía, Concha, hago tus pensamientos y sentimientos míos, porque me hago las mismas preguntas que tu
    Pero sabes? no sé si te pueda servir de mucho ahora, que el enfado y la tristeza han dado el bofetón, pero sirva para tí (y por extensión a Laura) que mucha gente hay que da gracias por teneros cerca, por dar vuestra visión del mundo desde el respeto, pasión y las ganas de mejorar (aunque no coincidamos a veces, eso es lo de menos) y que hay mucha gente que dice "m***, si las hubiera encontrado antes!!" ;D

    Un beso y un abrazote inmenso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seguiré creyendo en las personas, Esther, es algo que va conmigo, pero ciertamente hay situaciones que se acumulan y me desbordan. Como le he dicho a una común "amiga", yo ya lo tengo todo hecho (o casi todo) y he perdido las vergüenzas. Y alguien ha de poner el cascabel al gato a pesar de los posibles palos...
      Y eso de que no coincidamos a veces y lo debatamos, nos enriquece, tú lo sabes y es algo que yo aprendí de nuestra común Amiga (con mayúsculas) Carmen.
      Un abrazo muy sincero.

      Eliminar
  3. Gracias mamá, por expresar tan bien lo que yo no puedo.
    Te quiero

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡Es que no te encontré bajo la hoja de una col, perla!! Se es madre SIEMPRE, para lo bueno... y para lo que venga.
      I love you too.

      Eliminar
  4. Pues señora, pase lo que pase usted siempre será estupenda y tendrá las mejores piernas del mundo, un besote desde estas tierras inundadadas,sabes donde encontrarme.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Ja, ja,ja! esto es amor incondicional, castellana preciosa, y lo demás son cuentos.
      Espero que no utilices la barca en lugar del coche...
      Gracias por venir al rescate, perla.
      Un abrazo.

      Eliminar
  5. Yo no sé que mal viento ha corrido estos días por la red. Has puesto palabras a lo que yo siento desde hace unos días y auqnue no tengo ni idea de tu situación concreta te entiendo y me identifico totalmente. Un abrazo grande!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Más que estos días hay vientos que soplan desde hace tiempo e intentan arrasar lo que pillan por delante.
      Son varias las cosas que no me gustan, María, y una gota ha hecho que se derrame el vaso.
      Simplemente expreso mi sentir y habrá quien se identifique de mil maneras. Es cuestión de mirarse hacia adentro.
      Gracias por tus palabras, son de mucho aprecio para mi.
      Un abrazo.

      Eliminar
  6. Me resulta difícil escribir sin saber lo que ha pasado, pero no saber de qué sentimientos hablas... un abrazo fuerte para las dos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Más de lo mismo, Carmen, hay quien no se alegra del bien ajeno. Y eso puede llegar a doler.
      Quizás algún día te lo explique.
      Gracias por estar ahí.
      Abrazos.

      Eliminar
  7. Me acabo de dar cuenta de que he redactado fatal. Quería decir que "Me resulta difícil escribir sin saber lo que ha pasado, pero no me cuesta entender de qué sentimientos hablas... un abrazo fuerte para las dos".

    ResponderEliminar
  8. Ay, Concha!! No sé de qué se trata, pero como bien dices, es un mal común. Un abrazo grande y ojalá pase la tormenta...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Nuria. Eres una madre consciente y verás que lo que les ocurre a tus hijos te llega al alma.
      Esta tormenta de a-cúmulos (y nunca mejor dicho) pasará, claro que sí, y el sol volverá a brillar. Seguir adelante y mirando bien alto, no hay más.
      Un abrazo.

      Eliminar
  9. Muy cierto y muy triste....pero lo importante es seguir siendo buena persona, generosa y compasiva pase lo que pase...es nuestro tesoro. Buena semana doulas...me encanta la palabra. Abrazos de Luz.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Didi, seguir siendo como una ES, como una SIENTE que debe de hacer, a pesar de todo.
      Un abrazo.

      Eliminar
  10. Concha, yo soy igual de ingenua, me caigo de un guindo sistemáticamente y pienso que "to er mundo é güeno".. hasta que la realidad me da una bofetada en toda la cara. Pero me anima mucho que puedo seguir pensando así viéndote a ti. Soy positiva, soy idealista y, creo que de todo se aprende, o que hay que sacar conclusión positiva de todo acontecimiento aunque sea negativo. A veces dan ganas de tirar la toalla, pero creo que la vida es muy corta y muy escasa en todo como para regocijarse en el rencor, en la envidia y en la mala baba. Eso no va conmigo y creo que contigo, y por extensión con Laura, tampoco.
    Cuando topas con gente con mala sangre, con sangre que envenena, mejor es alejarse, sobre todo cuando ves que la pretenden disfrazar de caramelo.
    Un abrazo enorme para ambas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues si Irene, ser fiel a mí misma, a mis criterios e ideales es lo que me mantiene firme, lo que me permite crecer.
      Lo que hagan los demás -especialmente los que no me importan- me da igual, allá ellos. Pero que dejen a los demás en paz.
      A pesar de los batacazos, iremos aprendiendo, cielo, eso es la vida, pero andando con los ojos y el corazón abiertos, y siempre hacia adelante.
      Gracias por tu apoyo incondicional.
      Un abrazo.

      Eliminar
  11. Vicente Soriano y Laura Fabra8 de abril de 2013, 11:32

    Aunque no conocemos la historia, por empatía podemos entenderla.
    Es la otra cara de la moneda en las relaciones humanas y lamentablemente ocurre en todos los ámbitos.
    Cuando alguien sobresale del grupo por sus propios méritos siempre surgen envidias y otros sentimientos negativamente más fuertes debidos a la impotencia y a la incapacidad (en muchos casos ceguera) de ver la grandeza en los/as demás.
    Es como la fábula del sapo y la luciérnaga que sentía el impulso de comérsela por no soportar verla brillar...
    Así que ánimo porque lo que haya sucedido es una muestra de que de algún modo estáis brillando... ÁNIMO ¡¡¡

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Laura, eres increíblemente empática, sincera y respetuosa.
      No es necesario saber qué ha pasado... eso queda para quien lo ha vivido, pero es cierto que cada cual manifiesta lo que lleva en su interior.
      Un abrazo, amada familia.

      Eliminar
  12. Ojala muchos cambiasen su forma de criar, seguro que cambiaria el mundo.
    animos para mi Amama y Lau.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya ves, Carol, finalmente cada persona ES y ACTÚA como le corresponde. ¡Allá conciencias!
      Gracias por tus palabras.
      Un beso.

      Eliminar
  13. Ya sabes Concha,uno de los cuatro acuerdos,(No te tomes nada personalmente).Si alguien te ofende,no te lo tomes personalmente, esa persona intenta enviarte su veneno,y si te lo tomas personalmente ,lo recoges y conviertes en tuyo.(esto me lo enseñaste tu guapa,así que ánimo). Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Ja, ja! querida no me siento atacada, es más, no ha sido nada personal contra mi, sino contra alguien mío.
      De todas formas, siento que hay cosas que he de decir -ya me conoces- y sobre todas estas que aquí he comentado. Y es se ha de estar en este ambiente para ser realistas y conscientes de cómo se cuecen las habas...
      Gracias por pasar por aquí.
      Besazo.

      Eliminar

Dime tu OPINIÓN, por favor, me interesa y mucho porque saber que a alguien le atrae lo que escribo, me anima a seguir haciéndolo.

Si no usas ninguna cuenta, ELIGE la opción Nombre/URL, luego ESCRIBE tu nombre o nick y deja en blanco URL.
Dale a continuar, escribe tu comentario, pincha en PUBLICAR un comentario...

Gracias por hacerlo.