Entradas

Mostrando entradas de agosto, 2013

Montaña Palentina... un descubrimiento.

Imagen
Cuando Marido me dijo dónde tendría lugar este año la salida estival que organiza Ardillas Club de Senderismo, pensé en qué narices se me había perdido a mí en la Montaña Palentina… y ahora, me retracto de mis palabras.
Partimos hacia Cervera de Pisuerga, en la provincia de Palencia.  Este sería nuestro puesto base durante la semana.  Desde Valencia hay bastantes kilómetros y nuestra costumbre es pernoctar más o menos a mitad de camino...
Nos quedamos en Soria pues hacía más de 30 años que habíamos estado con mis dos hijos mayores y con mi suegra, el año que falleció su marido.  Recordábamos algunos lugares y volvimos a ellos mirándolos con otros ojos.  Ahora, en esta ocasión, todo me pareció mucho más bonito. Disfruté de la ciudad, de su sobriedad, de la amabilidad de sus gentes y de sus pinchos deliciosos.


Volvimos a la ermita de San Saturio, al claustro de San Juan de Duero, disfrutamos observando el transcurrir del río que iba repleto de agua, de orilla a orilla. Callejeamos, visitam…

Vacaciones

Imagen
¡Felices Vacaciones! Volveremos con más fuerza y energía,  Nos vemos a la vuelta, por favor, que no falte nadie...



Contratar a una Doula ¿Un gasto o una inversión?

Imagen
Esta es una de mis reflexiones en voz alta. Está claro que cada persona, en cada familia, se administra los ingresos y los gastos arreglo a una serie de criterios y/o necesidades. Lo importante siempre es que haya ingresos para vivir dignamente, pero a partir de ahí…
Estando en el mercado o la pescadería, he escuchado en bastantes ocasiones comentarios como “ponme de esto lo mejor, es para mi marido o es para mis hijos… yo me arreglo con cualquier cosa”.  También a más de una madre comentar que le ha comprado a su marido tal colonia de marca, o a sus hijos tales zapatillas o cuales juguetes y se ha gastado un dineral, lamentándose a continuación de que ella no recuerda cuando fue la última vez que se cambió el ropero.
Y esto me lleva a pensar el poco aprecio que se tiene una por sí misma, lo poco que se quiere. Porque un hogar es un barco en el que todos deben navegar en la misma dirección. Esta actitud me hace ver una huella profunda de la educación patriarcal en la cual la madre debía…