Entradas

Mostrando entradas de febrero, 2014

¿Por qué Doula?

Imagen
A través del tiempo y la experiencia, estoy pudiendo constatar que muchas mujeres quieren ser Doulas a raíz de su propia vivencia personal.  O por situación de desempleo, pensando que pueden hacer de esto una profesión.
Y reflexiono en voz alta.
Dada la situación socio-sanitaria en que se haya la mayoría de los hospitales que atienden partos y dada la cantidad de experiencias negativas e incluso traumáticas en que algunas madres quedan inmersas tras sus propios partos, surge en algunas de ellas la necesidad de ocuparse en algo que hacer para que a otras no les pase lo que a mí me pasó y de ahí acuden a una formación para ser Doula.  También, mujeres que no han vivido en carne propia la experiencia de la maternidad y siendo Doula intentan quitarse esa espina.  Y mujeres que han tenido una experiencia gratificante de acompañamiento y deciden ser ellas mismas quienes adopten ese rol para estar al lado de nuevas madres…  Cada una con sus motivos, todos respetables. Pero...
Algo muy important…

Las emociones en procesos de maternidad.

Imagen
No podemos negar el hecho de que somos un cuerpo-mente y que cada vez son más las personas que con esta convicción viven porque así lo sienten.
Si hay una etapa que considero especialmente influenciable por el estado emocional en que se encuentra una mujer es durante el embarazo, el parto, el puerperio…  la crianza.  Para Jung era “la sombra” y de la misma forma denomina Laura Gutman a aquellas emociones que aparecen durante estos periodos y que habiendo estando escondidas, nos cuesta reconocer y aún haciéndolo, nos cuesta aceptar.
Pero vayamos a la práctica para no perdernos en razonamientos demasiado filosóficos que nos hagan perder el hilo.
Escuché una vez decir que el embarazo es el mejor estado de una mujer, es cuando más está en plenitud ya que alberga una nueva vida.  Y, personalmente, estoy de acuerdo.
Pero depende de para quien, el embarazo, principio de este proceso, se considera y está equiparado a una enfermedad o patología como podemos ver por las continuas visitas al médico,…

Michel Odent: Gracias. Merci. Thank you.

Imagen
Hace poco más de dos años que lo conocí en Madrid donde acudí a un seminario suyo “El nacimiento al alba de un nuevo paradigma”. Y me cautivó especialmente porque muchas de las cosas que allí decía afianzaban lo que yo sentía.
Ahora en este nuevo seminario celebrado en Valencia “De la gestación al nacimiento”, habiendo pasado el tiempo, con la experiencia que voy adquiriendo como Doula y con la que me proporciona el propio crecimiento personal,  sigo compartiendo muchas cosas a pesar de que puedo entender que no sean políticamente correctas para otras personas que se mueven en torno a estos temas de maternidad.
Y es que él,  Michel Odent,  no parece el típico hombre-médico  “políticamente correcto” cuando afirma que una mujer para parir no necesita a nadie que intervenga en el proceso ni nada que la distraiga de su estado de irracionalidad.
No voy a exponer sus teorías y estudios, porque son muchos y los desconozco en gran parte y porque para saber de ello hay bastantes libros editados. …

Reconocimiento, falsa modestia y ego.

Imagen
No voy a hacer una exposición magistral a nivel lingüístico de la etimología de cada palabra y su significado, porque no soy lingüista, ni filósofa, ni socióloga, ni psicóloga…  Voy a expresar lo que desde mi entender y poniéndome como ejemplo práctico, son tres conceptos distintos y que a menudo,  confundimos.
Veamos. Comenzando por el principio, más que reconocimiento hablaría de  auto-re-conocimiento, o sea, ser capaz de darme cuenta de aquello para lo que valgo y además, hago bien. Y poder decirlo sin el cochino miedo a ser juzgada y que me acusen de tener mi “ego” muy elevado y eso sea considerado algo patológico…
Cuando acompaño a una madre en su proceso de maternidad, cuando me relaciono con mujeres en círculos, en grupos o trato con ellas de manera individual, suelo establecer una relación personal e intima que hace que me sienta muy a gusto y por tanto, quien tengo enfrente también percibe esta sensación de bienestar. Pongo mi atención en la escucha y lejos de dar consejos, sue…