Entradas

Mostrando entradas de abril, 2016

Acompañar una cesárea programada

Imagen
Cuando me contactó buscaba una Doula que la acompañara en su próxima cesárea programada.El motivo era que ya tenía una cesárea anterior y además, contaba con una gran herida emocional por una lactancia no conseguida. Y esto era lo que ante todo quería alcanzar en esta ocasión: amamantar a su hija.
Al conocernos me pareció un ángel. Dulce, risueña, serena y amable. Me contó con todo detalle qué había sucedido para que su lactancia se fuera al traste por motivos ajenos a su voluntad. En este nuevo embarazo no le iba a pasar lo mismo y para ello ya estaba tomando medidas.
Así es que tras hablar con ella un rato y sentirla, le dije que sí, que estaría con ella de la forma que necesitara. Y quedamos para que su marido me conociera. Y yo conocerlo a él.
En este segundo encuentro ultimamos los detalles del acompañamiento. Estaba muy claro que sería cesárea pues no hubo interés en saber más a pesar de que les insinué que había más opciones frente a la programación de una cirugía.
Querían que estu…

Empoderar (dar el poder)

Imagen
Tal vez esté equivocada pero me cuesta creer que una persona se empodera por lo que otra u otras le hacen creer.  Creo que el empoderamiento, de lo que últimamente se habla mucho, es algo que nace desde el interior, desde las entrañas y que se consigue a base de un trabajo personal profundo y constante.
Esta mañana pensaba en una de las mamás que he acompañado en su embarazo y parto. Ella es para mí la representación de una mujer empoderada.  Y la he llamado para decirle cuántas veces me sirve de ejemplo y lo agradecida que estoy por lo que me ha compartido,  y por sentirla y tenerla cercana.
Cuando una persona tiene una historia personal de ausencia de cariño en su infancia, de amor en su vida, de respeto y tolerancia… Cuando sus días han transcurrido en soledad y sin ejemplos positivos de los que aprender… Cuando sus relaciones personales se construyen a base de castillos de naipes… Cuando ha habido mal trato e incluso abuso del tipo que sea… tantas y tantas circunstancias que conform…

Morir en vida. Despedidas tempranas.

Imagen
Una cosa es la aceptación a un proceso de muerte natural porque ha llegado la hora de partir y otra es aceptar algo que la Vida roba en momentos todavía de plenitud. O al menos así lo siento yo. Y así lo integro.
Ahora, en este momento, estoy llorando a moco tendido. Hoy he vuelto a conectar con la muerte. La de un ser querido. Y no me apena tanto el hecho de morir en sí, pues lo interpreto como una liberación tras un proceso de enfermedad,  como el ver el anuncio de la muerte inminente. Y sentirlo. Y dolerlo como algo irreversible.
Mi primera experiencia consciente y vívida se remonta a 36 años atrás.  Era un hermano de mi padre al que quería mucho y cuya hija además de prima siempre ha sido amiga. Se le manifestó un dolor en un costado. Y le abrieron para ver qué había. Mi amiga-prima me llamó y dijo que lo habían vuelto a cerrar. No se podía hacer nada. El cáncer originado en el pulmón estaba muy extendido.  Yo estaba embarazada. Y lloré mucho. Sentí que se iba, lo supe, lo vi. Mi tí…

SATURACIÓN

Imagen
Me saturan las (malas) noticias que se escuchan por la radio, que se emiten por televisión. Good news, no news, dicen los periodistas. Las redes sociales me saturan también. Me satura tanto negocio, tanta lucha para conseguir propósitos lucrativos básicamente personales, tanto yo, tanto ego en pedestal…
Me interesan las personas, los hombres buenos, las mujeres y sus crías. Por encima de todo. Me interesa su bienestar, el que ELLAS elijan, aunque no sea el mismo según mi criterio. Me interesa ESTAR y brindar y compartir lo poco que tengo, lo que apenas sé… desde mi trabajo de hormiga, sin lucha. Y sin intereses más allá de lo digno.
Me satura el supuesto respeto y la supuesta educación respetuosa. Algo que no concibo desde el ataque irreverente a quien no piensa de la misma forma en cualquier ámbito de su vida.
Me satura y me vuelve a saturar ver tanta loba con piel de cordera.
Mi padre decía que no se conoce a una persona hasta que no se ha comido sopas con ella. Por eso me saturo todav…

Esas madres que no hablan...

Imagen
Durante años, el hecho de ser madre se ha rodeado de un halo de sacrificios y renuncias. Las mujeres-madres no han tenido vida propia, su vida ha sido la de sus hijos. Y la de su marido en muchos casos.
Tener hijos ha implicado renunciar el trabajo fuera de casa -quien lo tuviera- y dejar de ser una misma, abandonando a las amigas,  las salidas y tertulias.  Los hijos han sido centro absoluto de atención. Y más renuncias.
Y no ha existido siquiera el derecho al pataleo porque ¡cómo se iba a permitir una mujer decir lo frustrada que estaba y lo harta que se sentía al ser madre, por haber dejado de ser ella…! y no digamos si estaba cansada de no dormir, de andar con la teta fuera todo el tiempo, hasta el moño de recoger juguetes por la casa, y de hablar solo de cacas, pañales, dientes y terrores nocturnos...

Porque para cada una de las mujeres que son madres, la maternidad no se vive de la misma forma y todavía hoy, hablar de SUS emociones es algo que muchas no se permiten, por miedo, por …

Un adiós para una gran mujer: mi suegra.

Imagen
Aunque no sepamos cómo ni cuándo, que nacemos para morir es la única certeza que tenemos en esta vida. Y que unas personas dejan más huella que otras, también es una realidad.
Mi suegra ya ha abandonado su cuerpo y hoy daremos la despedida a esa envoltura que la ha acompañado durante casi 94 años.
Era una mujer sabia. Una gran matriarca. Y como tal se ha ido. Ha estado en su casa, en su cama, durante cuatro días que ha durado su estado comatoso. En todo momento rodeada de su familia, de sus hijos y nietos. Ha sido el tiempo necesario para ir soltándola y para que ella se fuera despidiendo de cada uno de nosotros.
Sin embargo, yo lo hice hace cuatro años y así lo cuento aquí, en este relato de abril de 2012.
Ella supo cuánto la amé porque se lo dije en más de una ocasión. Me siento privilegiada por haber compartido con ella estos 42 años y por haberla acompañado en esta despedida. Y le agradezco el haber parido a su hijo, Marido, y haberle transmitido lo mejor que tenía.
La “bisa”, como le …

Cortesía, educación… o yo qué sé.

Imagen
Soy consciente de que las normas de educación han cambiado. Sé que los valores no son los mismos ahora que cuando yo era pequeña. Sin embargo, creo que nada tiene que ver la libertad con la buena educación.  O tal vez es que ese concepto también haya desaparecido…
Hace poco, en una charla feminista a la que acudí porque me habían invitado, se hablaba sobre las mujeres filósofas en nuestra historia. Una de ellas, no recuerdo el nombre ahora, fue quien dijo que abrir la puerta, o ceder el asiento, o ayudar a ponerse el abrigo a una mujer era señal de machismo, de presuponer que la mujer es inferior al hombre ¡Me quedé alucinada! Porque me parece que eso es confundir churras con merinas. Porque, sinceramente, creo que es un tema de buena educación de la misma forma que abrirle la puerta a un hombre si se tercia o ayudarle a ponerse una chaqueta ¿Qué tiene que ver esto con el sexo?  ¿De verdad somos así de retorcidos?
En más de una ocasión se ha comentado en algún foro el tema de cederle e…