Entradas

Mostrando entradas de enero, 2017

Punto. Y seguido.

Imagen
Ya van siendo muchos los años que llevo junto a esta maravillosa máquina humana que me acompaña y me sostiene y que, por "suerte"(o sea, trabajo personal continuo), cada vez conozco mejor.  De nuevo tras una serie de señales, el cuerpo me ha vuelto a parar.
Por diversas circunstancias he llegado a un momento de agotamiento emocional que ha trascendido a lo físico.  Situaciones familiares que me hacen fluctuar entre el dolor, la tristeza y la rabia. Presencia constante e inevitable que me agota también físicamente. Acompañamientos intensos que me llevan a replantear creencias. Y alguna cosilla más.
Noches de insomnio. Taquicardias constantes. Subidas de tensión. Irrefrenables ganas de llorar. Desear un agujero para entrar y no salir en una temporada. Heridas sin importancia en las manos. Y al final, un herpes que rodea mi cuerpo desde la zona lumbar hasta el pubis. ¡Hasta aquí!
Y ahora, sí o sí, lo veo y lo escucho. Ahora toca parar.
Como he dicho al principio y dado que me conozc…

Doulas: volvamos a hablar claro.

Imagen
Que el cuerpo de una mujer, por genética pura está preparado para concebir, gestar y parir…    Que un bebé intrauterino sabe cómo y cuándo es el momento de nacer...
Que si el parto se desarrolla en las condiciones apropiadas de intimidad, privacidad, respeto y ausencia de medicalización e intervención no tiene por qué presentar complicaciones… son realidades que conocemos quienes estamos en torno al nacimiento de los seres humanos.
Sin embargo, hay circunstancias por las que los partos no fluyen como deberían y aparecen situaciones que dificultan el nacimiento, poniendo en peligro la vida de la madre e incluso, la del bebé.
Yo no voy a entrar en cuáles pueden ser estas causas, ya sean físicas, ya sean emocionales, por los profesionales y/o prácticas,  o una mezcla de todas ellas.  Lo bien cierto es que estas circunstancias se dan aunque, afortunadamente, en menor medida frente a los partos y nacimientos con éxito.
Quiero hablar desde mi humilde experiencia, desde el poco tiempo que llevo …

Parir en un hospital: cuestión de suerte.

Imagen
Que la Organización Mundial de la Salud, la Estrategia de Atención para un parto Normal e incluso la SEGO indica los protocolos para tener un bebé mediante un parto vaginal, es algo que quienes nos movemos en estos temas sabemos bien. 
También sabemos que el número de cesáreas se excede bastante de lo recomendable. Sin embargo, es algo que continua ocurriendo a pesar de las buenas intenciones del personal sanitario.  Que las cesáreas se siguen haciendo en muchas ocasiones de manera innecesaria es algo demostrable. Solamente que, cuando una mujer ha pasado por una operación de cirugía mayor como es esta práctica, pocas ganas le quedan de averiguar cuál ha sido el motivo que le ha llevado a ello. Y mucho menos de poner una reclamación o denuncia al centro sanitario.
Las cesáreas, cuando son necesarias, salvan vidas, esto es indiscutible.  Sin embargo, siempre me queda la duda de si se podría haber hecho algo más antes de llegar al quirófano…
Recientemente he acompañado a unos padres en el n…