.

Este no es un blog de partos, de maternidad o de crianza solamente, sino que parte de mi experiencia de mujer, de lo vivido, de lo sentido, de lo que me llega... para seguir hacia lo que queda por hacer, hacia lo que puedo y quiero realizar.

Mi evolución como mujer que acompaña a otras mujeres, me muestra un camino del que cada día aprendo y gracias al cual mi sentido de la Vida se amplía y evoluciona en una dirección sin retorno.

Por y para las mujeres. Por y para todos los seres. Porque confío y doy Gracias.

Decálogo para Doulas



1.  Ser Doula es una forma de estar y de acompañar a la mujer desde la presencia y el respeto, de forma consciente. Nuestro acompañamiento es presencial pues la presencia confiere confianza.
2.  No somos personal médico ni sanitario. La Doula no toma decisiones médicas, no da consejos médicos ni interfiere con los profesionales de la salud. La Doula informa y posee los recursos y contactos necesarios para derivar en caso necesario. No apoya el parto sin asistencia médica.
3.  La Doula aporta apoyo emocional. Ofrece su escucha y comprensión sin juicios, sin intromisiones, y sin anteponer sus opiniones. La Doula será en todo momento, objetiva.
4.  Los valores de la Doula son la escucha,  el respeto, la comprensión, el soporte, la flexibilidad y la tolerancia. Reconoce las diferencias interculturales y la diversidad y las respeta.
5.  Cada Doula desde su formación y experiencia,  enfoca y ofrece sus servicios según su criterio y personalidad, responsabilizándose de su trabajo, condiciones y tarifas. Informará sobre su formación y experiencia y sobre su disponibilidad, estableciendo un acuerdo sobre cómo se llevará el acompañamiento.. Una Doula complementará y apoyará a la pareja/padre u otros familiares/amig@s, pero no se pondrá en su lugar.
6.  La Doula informará sobre las distintas opciones y será conocedora de los distintos modos de manejo de embarazo, nacimiento y crianza. La Doula siempre estará disponible y tendrá una Doula suplente que la cubra ante cualquier imprevisto
7.  La Doula respeta su trabajo. La  Doula es comprensiva, cariñosa, amable, respetuosa, madura, tolerante a las distintas formas de pensar. Acepta que hay parejas con las que puede trabajar y otras con las que es mejor no hacerlo, en cuyo caso ayudará a localizar a otra Doula que sea más afín a las necesidades de la mujer.
8.  Será responsable de su propia formación y de la actualización y revisión de sus conocimientos estando en aprendizaje continuo en forma de cursos, conferencias, talleres, lecturas, revisión de actuaciones y trabajo personal. Tiene la fortaleza necesaria para aguantar horas o días prestando sus servicios con la misma calidad. Y sabe cuándo tomar los descansos necesarios en su profesión.
9.  La Doula se compromete a garantizar la confidencialidad respecto a cualquier información de índole médica, personal, familiar, documental que haya obtenido en su trabajo de acompañamiento, y a no utilizarla salvo consentimiento expreso por parte de la mujer/pareja.
10. Las Doulas trabajamos para que nuestra labor sea reconocida y valorada, anteponiendo siempre la protección, el apoyo y el respeto a las necesidades de las mujeres/madres y de sus bebés, y dirigiendo nuestro esfuerzo al cambio social para que el nacimiento y la maternidad sean reconocidos como expresión de salud.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Dime tu OPINIÓN, por favor, me interesa y mucho porque saber que a alguien le atrae lo que escribo, me anima a seguir haciéndolo.

Si no usas ninguna cuenta, ELIGE la opción Nombre/URL, luego ESCRIBE tu nombre o nick y deja en blanco URL.
Dale a continuar, escribe tu comentario, pincha en PUBLICAR un comentario...

Gracias por hacerlo.