Compartiendo aprendizajes



Hoy me pongo a escribir bajo los efectos de un subidón de endorfinas.  Este fin de semana, sábado y domingo,  he estado completando mi formación de Doula con un seminario específico sobre el periné de la mujer y el parto en casa, impartido por Inma Campos, una especial matrona con alma de Doula.

Ayer, pasadas unas horas del comienzo y tras parar unos minutos para tomar un refrigerio, me llevé otra de estas “sorpresas” que de vez en cuando me aporta la vida.  Conocí en persona a una de las chicas con las que intercambié información sobre ser Doula en un foro de maternidad en el que participé y que por algún motivo dejé de hacerlo. Al presentarnos, se echó a mis brazos y con lágrimas en los ojos me dijo las ganas que tenía de conocerme… ella estaba muy emocionada, pero yo estaba además de emocionada, tan sorprendida que apenas daba crédito.  Al lado suyo, había otra chica que al oírnos comentó que ella también me conocía del foro ¡y me había escrito, en su día, por privado!  Y como no hay dos sin tres, otra joven,  aún esta tarde me ha dicho que también seguía mis aportaciones en el susodicho foro… He de añadir,  que en la formación, además, estaba una compañera mía de Sina, la asociación de apoyo a la lactancia materna a la que pertenezco  y una madre que había asistido a una charla que impartí sobre Doulas en una población  cercana a  Valencia. 

Y estas situaciones son las que día tras día, me sorprenden con gran alegría. Porque ciertamente es una maravilla comprobar cómo nos  encontramos en el camino a personas con una misma inquietud, con una misma necesidad…Cómo las personas con un denominador común estamos moviendo los mismos hilos, cómo los seres con intereses más allá, al final se unen.

Y ha sido increíble sentir cómo, en un grupo ya estructurado de 25 mujeres y 5 padres especialmente involucrados, mi presencia se ha integrado como una más de ellas. Y he vuelto a palpar la energía  con toda su fuerza, y vuelvo a percibir esa conexión más allá, esa conexión que se siente al encontrarte con las personas que van en tu mismo sentido. Y de nuevo me he permitido recibir sus abrazos, los abrazos del grupo como si de un gran útero se tratara…
Porque cuando se reúnen tantas mujeres, algunas  con sus bebés  lactantes enganchados a la teta, y otras embarazadas… la energía se palpa y hablar de parto es algo especial, pero hablar del parto en casa es algo mágico. Y escuchar las experiencias de cuatro de estas  mujeres, de sus partos de loto, ha sido para mí, una sensación tan sorprendente y placentera como si lo estuviera sintiendo en mis propias carnes.

Así es que he terminado el seminario con una nueva esperanza al ver a estas chicas, a estas jóvenes madres tan concienciadas con su cuerpo, con su maternidad.  Y me reconforta verlas con tanta confianza en los procesos naturales, con tanta confianza en el proceso de creación de vida.
Sé que, aunque cada vez hay más, aún son una minoría, sé que queda mucho por hacer y que mi corazón y mi alma de Doula se entristece frente a una madre desconectada, frente a una madre que todavía le da su poder a los otros, a los de fuera, en vez de buscar dentro de ella y confiar en el proceso y en su instinto de mujer mamífera, en su capacidad para parir, alimentar y criar a sus hijos.

Acepto que así es y que todo necesita de su tiempo, porque mi naturaleza es de confiar, de querer ver el lado positivo.  Así, por lo que aprendo, por lo que comparto, por lo que puedo transmitir… y por todo lo que me queda por hacer, estaré aportando mi granito de arena hasta que las fuerzas me acompañen. 
Y seguiré dando gracias a la Vida

Comentarios

  1. Si es que pocas cosas unen más que la maternidad compartida...qué bien que hayáis podido encontraros!!
    Y por cierto, preciosas las imágenes de la entrada. Abrazos.

    ResponderEliminar
  2. El mundo es un pañuelo y cuando se tienen pensamientos y formas de ver la vida similares mucho más.

    Me alegro de que te hayas encontrado con estas chicas, hayas podido conocerlas y ellas a ti, y seguro a partir de ahora podeis compartir muchos mas momentos que seguro seran buenos para todas.

    Muchos besos Concha.

    Con Amor Maria.

    -----

    P.D. solo queda una semana y porfin acabo! (por esta vez)

    ResponderEliminar
  3. Qué bonito lo que cuentas! (y cómo lo cuentas).

    Yo ya siento, con el poquito tiempo que llevamos cruzándonos por el mundo virtual, que para mi próximo embarazo (si todo funciona como debe funcionar) me vas a hacer mucha falta. Me encantará tenerte a mi lado, y siento no haberte tenido a mi lado con mi primera hija.

    Un besito

    ResponderEliminar
  4. Gracias, corazones. Por compartir mis alegrías.

    ResponderEliminar
  5. Bueno pues yo ya fui madre y muy joven, tengo dos hijas maravillosas y la experiencia de una hermana, que me ayudo en su momento a criar a mis hijas.
    Hoy en dia, estando en la distancia, estamos muy unidas, cada una con su trabajo...creciendo,ayudando y entendiendo que la vida, es estar en paz y vivir aqui en el ahora en el momento presente.
    Gracias por ser y estar.
    Bendiciones.

    ResponderEliminar
  6. Concha cariño, te leo ahora y me sigo emocionando de recordar el momento en q te conoci en persona, un lujo y un privilegio.
    Un abrazo de luz

    ResponderEliminar
  7. ¡Jo! ¡Que alegría, cielo! Yo aún recuerdo tu abrazo y tu sonrisa, tus ojos... esas son las emociones que engrandecen en corazón.
    Gracias por venir y vuelve cuando quieras, aquí tenemos un rinconcito las Doulas.
    Con Amor.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Dime tu OPINIÓN, por favor, me interesa y mucho porque saber que a alguien le atrae lo que escribo, me anima a seguir haciéndolo.

Si no usas ninguna cuenta, ELIGE la opción Nombre/URL, luego ESCRIBE tu nombre o nick y deja en blanco URL.
Dale a continuar, escribe tu comentario, pincha en PUBLICAR un comentario...

Gracias por hacerlo.

Lo más popular este mes

Si ella no lo sabe, explícaselo (a tu madre, a tu suegra…)

Abuela "consentidora"

A vueltas con FACEBOOK

ABUELIDAD

¡Somos hembras mamíferas!

Carta de una madre a una madre joven.

El vello púbico

RELATO de mi PARTO