Tristeza


Hoy ando un poco de bajón.  El reencontrame con ciertas situaciones de la vida, el ver que algunas personas prefieren mantenerse alejadas de su propia esencia por no tomar contacto con su realidad, aunque sea desde su desconocimiento, me produce una sensación de tristeza que necesita de su tiempo para trascender.

Y aceptar que no puedo –no debo- hacer nada, me resulta… difícil. Porque por mucho que sepa que no me toca, que cada cual decide su vida, que cada cual goza del libre albedrío para elegir… por mucho que lo acepte, me sale el lado humano, racional… mi reminiscencia de “tabla salvadora”. 
Y me enfrento a la lucha de no intervenir más de lo que ha de ser.

Y a veces, me desanimo. Porque además, desde fuera me catalogan rápidamente. De mística, de pirada, de “rarita”… y aunque también estoy aprendiendo a que esas cosas no me afecten, la carne es débil.

Hoy, estoy así.  Porque algunos proyectos en los que había puesto algunas de mis energías se van al traste, porque puedo ver a algunas personas que estimo sumergidas en su dolor, en su lástima sin capacidad para cambiar sus patrones. Porque veo –y leo- a otras, desde su rabia y su pena andar juzgando y criticando de manera gratuita.

Y ahora necesito tiempo para saber cuál es el sentimiento que me invade.  Porque algo se me remueve… porque algo me hace saltar una alarma.  Intentaré encontrar un momento de reflexión, a pesar de las actividades que tengo previstas.

Hoy, ahora,  estoy así… tristona, reflexiva.  Luego, mañana… no lo sé. Esperaré a que  la luz y el calorcito del sol  me sirva de limpieza, de borrón y cuenta nueva. Y entenderé que ha sido un peldaño más… hacia arriba, hacia mi propio crecimiento.


Comentarios

  1. Después de darle muchas vueltas a posibles respuestas que escribir aquí...he decidido limitarme a decirte que estoy contigo y que te quiero mucho.

    ResponderEliminar
  2. Lo sé... lo siento. Gracias, como siempre, por ESTAR.

    ResponderEliminar
  3. Y yo te digo lo mismo, que aquí tienes mi oreja virtual (porque la real la puedes usar cuando quieras ;) ).

    Hay que pasar página. Hay que aprender que las cosas SON, y que no podemos hacer nada salvo darles la importancia justa. Para protegernos, para no sufrir y porque no merece la pena.
    Y que yo también te quiero.

    ResponderEliminar
  4. A ti, también, mis gracias son infinitas. Por lo mismo... por ESTAR.

    Con Amor.

    ResponderEliminar
  5. Lo he visto hoy y quizá ya hayas avanzado desde la tristeza a otro estado. Pero en cualquiera de los estados que te encuentres, te hago compañía yo también.

    ResponderEliminar
  6. Iranzu, gracias, corazón. La compañía grata siempre es bienvenida.

    ResponderEliminar
  7. Nada más cierto que esta realidad,observar y ver que nada ni nadie nos pertenece.
    que la tabla salvadora, está en nuestro interior.
    Y gracias porque nosotros somos los dueños de nuestra vida.
    Con Amor, compañera de Camino.

    ResponderEliminar
  8. Gracias compañera de Camino porque siempre estás. Lo percibo... tu cariño me llega desde lejos.
    Con Amor.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Dime tu OPINIÓN, por favor, me interesa y mucho porque saber que a alguien le atrae lo que escribo, me anima a seguir haciéndolo.

Si no usas ninguna cuenta, ELIGE la opción Nombre/URL, luego ESCRIBE tu nombre o nick y deja en blanco URL.
Dale a continuar, escribe tu comentario, pincha en PUBLICAR un comentario...

Gracias por hacerlo.

Lo más popular este mes

El papel del padre en la lactancia (y en lo demás…)

Compartir información en las redes sociales

¿Necesito una Doula?

Fibromialgia

Relato de parto: nacimiento de Eneko en semana 35

Cuando los bebés deseados no llegan...

“Yo soy la Doula y me iré, tú siempre serás la abuela”

Confesiones de una Doula después de leer PARIR.

Relato de parto vaginal con oxitocina sintética y sin epidural.