Fin de semana "espinoso"


De nuevo, he asistido al Congreso Nacional de Cactus y Plantas Suculentas que se celebra anualmente en Cheste, población cercana a mi ciudad.

Esta es la mejor forma de percibir el calor humano: abrazando a los amigos y conocidos de hace tiempo, reencontrándonos para compartir esta chifladura por semejantes plantas.

Estar cara a cara hablando de cómo sigue la familia, de nuestras plantas perdidas tras el invierno y de las nuevas adquisiciones, de qué haremos con ellas cuando no las podamos cuidar… y de todo lo que se tercie,  es un ejercicio de escucha y de empatía…



Abrazar con inmenso cariño a quien comenzó en la Asociación cuando apenas era un joven curioso y hoy es padre de familia y un gran viverista.  Conversar durante la comida con los amigos de la Asociación y con los que vienen de Málaga, saludar a los que acuden desde Cataluña y Cantabria, desde Alcalá de Henares, desde Venezuela. Comprar plantitas a quien las trae desde Holanda, desde Bélgica o desde Francia… Y asistir a las conferencias, interesantes según nos decantemos hacia un tipo de planta u otro.

Pero sin duda, lo que me produce un inmenso placer es volver a escuchar las palabras de Joël Lodé, personaje singular y carismático donde los haya.

Jöel nació en Nantes (igual que Julio Verne), Francia, hace tantos años como yo, y desde entonces ha desarrollado múltiples actividades hasta llegar a la situación en que hoy se encuentra.  
Es miembro de la IOS, Comisión Botánica de la UNESCO, creador de una asociación y revista que ya es editada en tres idiomas: “Cactus Aventuras”.

Él se define como Naturalista y como tal, pone pasión en todo lo que hace, todo lo vivido en sus viajes  que nos cuenta y nos muestra con imágenes. De insectos, de reptiles, de cactus y palmeras, de paisajes, de todo tipo de plantas, de cielos estrellados… de personas.  Una conferencia de Jöel  es un paseo por la Vida, sin tiempo ni espacio limitado…

Comienza su periplo en bicicleta a través del mundo,  medio con el que recorre todos los desiertos del planeta durante 15 años.  Atraviesa por situaciones de peligro por temas políticos, de salud, de supervivencia…. En varias ocasiones visita España, hasta que en el año 2000, le ofrecen un trabajo y decide quedarse en nuestro país.
Tras recuperarse de un infarto de miocardio,  realizó un viaje a la isla de Socotra, al sur de Yemen en la Península Arábiga.

Tiene varios premios concedidos en defensa del medio ambiente, ha creado varios Jardines de Cactus y  Jardines Botánicos, es creador de la Fundación Joël Lodé  en España, en Cuevas del Almanzora, Andalucía.

En esta ocasión nos ha presentado las plantas suculentas de las Islas Canarias y su libro sobre este tema recientemente publicado. Todas estaban fotografiadas y maravillosamente presentadas.

Jöel comentó que necesitaría un siglo más de vida para poder realizar todas las ilusiones que tiene, para poder visitar los lugares que aún no ha conocido, para finalizar los proyectos que ha emprendido…

Viendo y conociendo a seres como éste, a veces me pregunto cuántas personas de a pie pueden imaginarse algo parecido, pueden saber que hay hombres y mujeres que son fieles a sus instintos, a sus necesidades y que para ello, dedican su vida al estudio de la Naturaleza, de la Vida en sí.

Y  siento verdadera tristeza al ver cómo, este país nuestro y su televisión con todo el poder que supone, dan valor a cualquier personajillo del mundo  del famoseo, cuyo “mérito” consiste en haberse acostado con no sé quien, haber estafado a no sé cuantos, poner verde a todo el que se le pone a tiro…

Hasta el año que viene, Joël… si el Universo nos lo permite.


    Joél Lodé con Mili, su esposa. Y una servidora.


Agradezco a Olga el haberme facilitado algunas fotografías... ¡Me dejé la cámara en casa!


Comentarios

  1. jajajja, al leer el título pensé que habías pasado un finde complicado. Me alegra que no sea así.
    Es verdad que no hay nada que una más que compartir una...no aficción, sino pasión, como es vuestro caso. Besos.

    ResponderEliminar
  2. ¡Ja! Es el mensaje subliminal... Estando rodeada por las espinas de los cactus, de ahí el título.
    Gracias, linda.

    ResponderEliminar
  3. Totalmente de acuerdo con todo lo que has dicho.
    Gracias, entrare más a menudo, tengo mucho que aprender de lo que hay por aquí.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Bienvenida Olga, éste también es tu espacio. Gracias por venir y opinar.
    Bendiciones.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Dime tu OPINIÓN, por favor, me interesa y mucho porque saber que a alguien le atrae lo que escribo, me anima a seguir haciéndolo.

Si no usas ninguna cuenta, ELIGE la opción Nombre/URL, luego ESCRIBE tu nombre o nick y deja en blanco URL.
Dale a continuar, escribe tu comentario, pincha en PUBLICAR un comentario...

Gracias por hacerlo.

Lo más popular este mes

Sobre las formaciones de doulas (otra vez)

Relato de parto: el nacimiento de Gael.

Adiós a mi padre

Noche oscura del alma

Ejerciendo como MADRE. Y como padre.

Patriarcado e igualdad

Cumpliendo años

Carta a una matrona

Ser madre más allá de cierta edad