MUJERES


Recientemente leí una noticia respecto a la aparente necesidad de las mujeres de refugiarnos en espacios estrictamente para nosotras.  Yo no sé lo que pensarán en resto de las féminas, pero yo sí que necesito momentos de intimidad con mujeres, espacios donde compartir minutos de complicidad desnudando el alma .

En alguna ocasión, mi marido me ha comentado que no entiende cómo las mujeres somos capaces de pasar toda una tarde hablando y en muchas ocasiones, sobre el mismo tema.
Y es cierto. Porque solemos quitamos las capas, porque nos desinhibimos, porque desdramatizamos sabiendo que al compartir aligeramos nuestro peso.  La naturaleza femenina es capaz de empatizar con otra congénere, es capaz de ponerse en la piel de la otra y sentir en sus propias carnes el dolor y la alegría, como si suyos fueran.



Porque una mujer acompaña en el duelo y comparte la vida. Porque acude a la llamada apenas la intuye, porque no son necesarias las palabras si se trata de transmitir… y aunque hay quien piense que no somos capaces de estar calladas… en silencio también lo podemos todo.

Una mujer Amiga cuida de los hijos de otra como si fueran propios y sabe mantener un secreto como si la vida le fuera en ello. Una compañera del alma está siempre cuando la llamas, ayuda a superar los malos momentos y aunque no se los pidas, te dará consejos, acertados o no… pero siempre pensando en lo mejor que te pueda suceder.

Por eso entiendo la necesidad de rodearse de mujeres, el resurgir de los grupos de apoyo en la lactancia, en la maternidad y crianza. El renacer de los “Círculos de Mujeres” que adquieren importancia y nueva necesidad tal y conforme nuestro particular tiempo va pasando.

Y hablo desde mi perspectiva, porque creo que cuando se es joven y la cabeza anda puesta en otros menesteres, a veces, las mujeres se consideran de otra forma pudiendo ser incluso una competencia. Y también soy consciente de que el peor enemigo para una mujer... es otra mujer cuando no se vibra en la misma frecuencia.

Pero conforme los años pasan y el cuerpo –que no la mente- envejece, considero a las mujeres de mi entorno como algo vital, como la recarga energética que solamente entre nosotras se puede dar. 

Y es curioso también, al menos en mi caso, que conforme voy cumpliendo años no doy valor a la diferencia de edad entre las demás. Cuento a mis mujeres entre una amplia gama de fechas de nacimiento, desde la más mayor quien con sus 75 años mantiene un espíritu jovial, actual y siempre está dispuesta para ir a tomar una cerveza, hasta las más jóvenes que voy conociendo a través de este mundo de maternidad y crianza en que ando metida. 

Por todo, considero que son motivos para maravillarme, para dar gracias a la Vida. Por las mujeres que tengo cerca, por las mujeres con las que voy estableciendo nuevos lazos y por las que los mantenemos atados a pesar de la distancia física, por las mujeres con quien comparto mi día a día.  

Y entre ellas incluyo a mi madre, que si bien no es mi amiga, es una de mis mujeres sabias de referencia. Y a mi hija, en cuyo espejo siempre me miro. Y a mi nieta, en quien veo el futuro.  Y a mis hermanas de sangre y de Vida, quien siempre han estado, están y estarán… Y en todas las demás MUJERES que SON, que están ahí y que asoman al oír su nombre a través de mi corazón.

Pero también están en mi esencia de mujer aquellas que no llegan a vivir la vida como por derecho propio les pertenece, a todas aquellas que sufren y no tienen quien las ampare. A todas las que son sometidas bajo cualquier tipo de abuso. A todas las que se enfrentan  al horror de la guerra y al dolor de la pérdida de sus hijos, de sus seres amados...

Todas las mujeres tienen cabida, en estos momentos de reflexión, en mi alma de mujer. Y por ellas lanzo esta petición de Amor hacia el Universo…

Comentarios

  1. Me ha encantado. En persona transmites todo eso que cuentas. Y más.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Gracias Iranzu. Eres un amor. Un besote grandote.

    ResponderEliminar
  3. Estoy de acuerdo con Iranzu en lo que ha escrito y contigo en que Iranzu es un amor.
    Besos.

    ResponderEliminar
  4. Anda que me pongo colorá. Vosotras sí que sois unos cielos y unos amores.

    ResponderEliminar
  5. Laura Fabra Perales8 de marzo de 2013, 12:39

    GRACIAS POR EXISTIR ¡¡¡ Eres todo un ejemplo de MUJER SABIA. Te queremos Concha.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Dichosos los ojos que así me miran! El amor es correspondido, cariño. Gracias a ti por SER como eres.

      Eliminar

Publicar un comentario

Dime tu OPINIÓN, por favor, me interesa y mucho porque saber que a alguien le atrae lo que escribo, me anima a seguir haciéndolo.

Si no usas ninguna cuenta, ELIGE la opción Nombre/URL, luego ESCRIBE tu nombre o nick y deja en blanco URL.
Dale a continuar, escribe tu comentario, pincha en PUBLICAR un comentario...

Gracias por hacerlo.

Lo más popular este mes

Sobre las formaciones de doulas (otra vez)

Relato de parto: el nacimiento de Gael.

Adiós a mi padre

Noche oscura del alma

Ejerciendo como MADRE. Y como padre.

Patriarcado e igualdad

Cumpliendo años

Carta a una matrona

Ser madre más allá de cierta edad