Sé Feliz (Be happy)



Me asombra (y me entristece) saber hasta qué punto una persona puede quedar dañada en su totalidad tras un tiempo sin ser ella, sin sentirse como quien es realmente, siendo humillada, perdiendo su integridad, sin opción a opinar, a ser, a actuar como individuo único. Y vivir esta situación de la mejor forma porque es lo que toca, porque es lo que le han transmitido y enseñado. Porque es lo que “se ha de hacer por amor a los demás”.

Son muchas las mujeres de mi generación que fueron educadas para actuar así. Servir a su familia, a su marido y a sus hijos, para luego servir a los padres. Y en muchos casos, también a los nietos. Y es curioso porque a pesar de que se supone que los tiempos han cambiado, que nuestra “civilización” ha adelantado, todavía me encuentro con mujeres que han olvidado quienes eran…

He conocido a una de ellas. Encantandora, amable, cariñosa, discreta, atractiva… pero apenas recuerda quién es. Tras muchos años de matrimonio y sometida a una obediencia que le llevó a renunciar a sus propias ideas, vivió un divorcio que la llevó directamente a un estado de depresión profundo. Tras salir de él y retomar el trabajo -que afortunadamente tenía-  ahora está buscando un espacio donde poder sentirse bien. 


Con los hijos criados e independizados, no resulta fácil para muchas mujeres encontrar un grupo con el que poder hacer cosas, con el que poder compartir las horas y la vida que queda.  Mujeres como ella con un potencial humano muy grande, con tantas cosas para poder compartir y con tanto para dar, están perdidas sin saber dónde acudir. Solamente les queda la opción de seguir dedicándose a cuidar a los suyos, porque al fin y al cabo es lo que tiene grabado en su memoria. Pero en el fondo de su corazón saben que no es sólo eso lo que desean.

Por eso, lo primero que necesitan es creer de nuevo en ellas mismas.  Creo que el Universo con toda su bondad tiene reservado para ellas un espacio, estoy convencida de que a poco que sean capaces de reencontrar su norte, acudirán a su vida personas que vibrarán en su misma frecuencia, aparecerán situaciones que les permitirá volver a  ser aquellas que fueron antes del paréntesis (demasiado largo en muchas ocasiones) que supuso vivir una vida de esta forma. Y aprendida la lección, seguir caminando hacia el frente.

Alzo mi voz y mi plegaria para que todas ellas sean capaces de salir de estas situaciones alienantes, para que retomen su fuerza y su capacidad. Para que la gran energía femenina fluya de nuevo por sus venas y sean capaces de enfrentarse a sus miedos para poder eliminarlos. Y así puedan disfrutar de todo lo bello que la Vida sigue ofreciendo. Porque se lo merecen.

Dedicado a I.  con Amor.

Comentarios

  1. Desde distintas perspectivas hemnos escrito sobre lo mismo, sobre las consecuencias que para muchas de nosotras tiene el haber nacido mujer: aún hoy, aún aquí. Hay paises y situaciones tan escandalosas, con una violación tan grande a los derechos humanos que la lucha que hay que emprender está clara. A nosotros, en cambio, nos queda lo sutil, lo socialmente aceptado. Y quizá esa lucha sea mucho más larga.

    ResponderEliminar
  2. Si cariño, y es que la mezcla de dolor y de impotencia nos lleva a la necesidad de expresar en nombre de las demás...
    Y de nuevo, nuestras frecuencias se han encontrado en las ondas ¡qué bueno! (y que "curioso" ¿no?)

    ResponderEliminar
  3. ...¡¡¡y lo primero que me encuentro al abrir la página es un hermoso corazón a la oriila de una playa con el mar de fondo!!!
    LA MAGIA DE LA VIDA.
    Con amor.
    Cristina

    ResponderEliminar
  4. Ja, ja, no te quepa duda, Hermana. ES la MAGIA de la vida.
    Abrazos de Luz.

    ResponderEliminar
  5. Me ha encantado el vídeo-libro. Qué difícil se nos hace a veces vivir el día a día y contentarnos con lo que tenemos, ¿verdad?

    ResponderEliminar
  6. Si, a veces lo olvidamos, pero siempre tendremos a alguien que con su simple mirada nos lo haga recordar. Es cuestión de querer verlo...

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Dime tu OPINIÓN, por favor, me interesa y mucho porque saber que a alguien le atrae lo que escribo, me anima a seguir haciéndolo.

Si no usas ninguna cuenta, ELIGE la opción Nombre/URL, luego ESCRIBE tu nombre o nick y deja en blanco URL.
Dale a continuar, escribe tu comentario, pincha en PUBLICAR un comentario...

Gracias por hacerlo.

Lo más popular este mes

Sobre las formaciones de doulas (otra vez)

Relato de parto: el nacimiento de Gael.

Adiós a mi padre

Noche oscura del alma

Ejerciendo como MADRE. Y como padre.

Patriarcado e igualdad

Cumpliendo años

Carta a una matrona

Ser madre más allá de cierta edad