¡Qué barbaridad!


Estos días, se oye a cerca de las desafortunadas palabras que el Ministro de Trabajo ha dicho en torno a la escolarización desde recién nacidos.

“Si tuviera que elegir una sola medida por encima de todas las demás para estimular la igualdad y, al mismo tiempo, la eficiencia de una economía, la capacidad, la producción y la riqueza a medio y largo plazo, esa sería que todos los chicos pudieran estar escolarizados inmediatamente después de su nacimiento”

Muchos blogs de crianza consciente,  están haciendo eco de la barbaridad que estas palabras suponen, de lo que sería para nuestros niños que alguún día se realizara tamaño despropósito.


Este buen hombre, (desconozco su tiene hijos) debería de hacer una formación en crianza, debería de asistir a cursos para saber de la psicología infantil, de la prevención en cuanto al desarrollo psico-afectivo-emocional de los niños a través de su desarrollo. De la importancia de sus primeros años vividos en un ambiente de seguridad, confianza, cariño y Amor. O sea, con su madre, con  sus padres.


Creo que lo que debería de proponer es un programa de conciliación donde las madres que lo deseen puedan estar con sus hijos al menos los dos primeros años, tan básicos en su evolución. Y desde luego de una forma remunerada y sin perder su puesto de trabajo ¿Utopía? Tal y como está el país, tal vez...

Desde aquí me uno al sentir de tantas madres y tantos padres que consideran una aberración esta posibilidad que propone el ministro, un ataque a la dignidad y al desarrollo de sus hijos.

Como abuela consciente, quiero hacer oír también mi voz.  Señor Gómez, rectifique por favor, deshaga el entuerto por el futuro de los niños, básica y principalmente. Y por el suyo…








Comentarios

  1. Esta es la visión de las personas que dan más valor a la economía que al afecto, los valores y la educación familiar. Mientras el mundo siga movido por el dinero, estos pensamientos primarán en las mentes de quienes nos gobiernan.
    Espero que próximas generaciones se den cuenta del error.

    ResponderEliminar
  2. Y tristemente es el dinero y el ansia de poder lo está moviendo el mundo.
    Ojalá comience el cambio y que éste pase por tener una escala de valores donde el dinero-poder ocupe uno de los últimos puestos.
    Gracias por tu comentario.

    ResponderEliminar
  3. Qué barbaridad de barba dijo el barbero de Barbastro.
    Hacía tiempo que no leía una gilipollez tan grande, si me permites la palabra, sino edítalo. Si realmente quisieran una sociedad que progrese, deberían dedicar más recursos a potenciar el ámbito familiar, y la productividad por sí sola aumentaría.

    ResponderEliminar
  4. Yo es que me enciendo sólo con leerlo...

    ResponderEliminar
  5. Lo verdaderamente terrible es que se ha quedado "tan pancho". Esperemos que impere el sentido común y se quede en caldo de borrajas...
    Gracias por venir, chicas.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Dime tu OPINIÓN, por favor, me interesa y mucho porque saber que a alguien le atrae lo que escribo, me anima a seguir haciéndolo.

Si no usas ninguna cuenta, ELIGE la opción Nombre/URL, luego ESCRIBE tu nombre o nick y deja en blanco URL.
Dale a continuar, escribe tu comentario, pincha en PUBLICAR un comentario...

Gracias por hacerlo.

Lo más popular este mes

Si ella no lo sabe, explícaselo (a tu madre, a tu suegra…)

A vueltas con FACEBOOK

¡Somos hembras mamíferas!

Carta de una madre a una madre joven.

RELATO de mi PARTO

El vello púbico

Estoy embarazada, y ahora ¿a quién acudo?

Noche oscura del alma