Senderismo (de nuevo)



El otoño es, quizás,  la estación del año más bonita para caminar por la montaña. La gama cromática que nos ofrece es un regalo para la vista, un deleite para los sentidos.
Este domingo he retomado mi actividad senderista. Había una salida hacia Castilla-La Mancha, por la provincia de Albacete y hacia allí nos desplazamos para realizar la ruta que nos conduciría desde Jorquera hasta Alcalá del Júcar. Poco más de 15 kilómetros.
Durante los últimos días de la semana estuve pendiente del pronóstico meteorológico pues aunque caminamos bajo cualquier situación, hacerlo lloviendo y bajo una gran capa de PVC no es lo más agradable. Aún así, en mi club de senderismo,  Ardillas,  nunca se ha cancelado una salida por amenaza de tormenta.
Ciertamente el día amaneció muy nublado en la Comunidad Valenciana, pero conforme pasaban las horas y nos adentrábamos en La Mancha, las nubes comenzaron a escampar y apareció el astro rey. Cuando llegamos a Jorquera y comenzamos a andar, ya me sobraba la ropa que, en previsión, me había colocado y me quedé con camiseta técnica de manga corta ¡y menos mal! Porque conforme el día iba transcurriendo, el calor iba aumentando.



El camino transcurría por el margen del río Júcar que bajaba muy caudaloso, posiblemente a causa de las lluvias ocurridas desde su cabecera. Los chopos (populus nigra y populus alba), los nogales, los almendros y las higueras, algún almez, los pinos, los rosales silvestres con sus escaramujos, las huertas labradas a la vera del rio… todo ello nos ofrecía sus colores dorados y rojizos, sus aromas húmedos y dulzones… y así recorrimos el sendero acompañados por el constante murmullo del agua deslizándose por el cauce principal y por algunas acequias y canales para el riego.


No voy a describir la sensación que me causó la llegada a Alcalá del Júcar, pues voy a dejaros unas imágenes para que podáis juzgar vosotros mismos, solamente decir que pude sentir la interactuación del hombre y la naturaleza una vez más: casas enclavadas en unas impresionantes moles de capas calizas, viviendas incrustadas en las rocas…



Al poco de terminar la comida, Eolo comenzó a soplar con fuerza y se hizo casi de noche, las hojas caídas de los árboles organizaron en el suelo un espectáculo de remolinos, los truenos comenzaron a resonar con gran estruendo, las nubes comenzaron a soltar su preciada carga y así apareció la lluvia que, tras un breve pero fuerte chaparrón, cesó y dio paso de nuevo a la luz.  Después de dar una vuelta por la población, sacar cientos de fotografías y tomarnos un té caliente -la temperatura había descendido considerablemente a las 18:30 horas- emprendimos el regreso a Valencia, con la satisfacción de un día completo.


El día al aire libre en contacto con la naturaleza y recargándome de sus energías, el plácido caminar cerca del río, alguna conversación más profunda con alguien que está en mi onda y la siempre agradable compañía de los compañeros de sendero, me han proporcionado la energía necesaria para comenzar la semana con una dosis extra de optimismo. Y he de confesar que esto -el senderismo- es una droga: ¡engancha que da gusto! (y nunca mejor dicho).


Gracias especiales a Marido (en esta ocasión las fotografías son suyas), a Ricardo y Amparo, a Pepe y Chelo,  por las risas que compartimos.

Comentarios

  1. Desde luego las fotos son preciosas...la de las casas en la roca, impresionante. Y la salida en sí, tal como la describes, genial. Me alegro de que la disfrutaras tanto!!

    ResponderEliminar
  2. Gracias Carmen, lo necesitaba. Ya digo que es como una droga... cuando llevo cierto tiempo sin salir, tengo "mono".

    ResponderEliminar
  3. Corroboro a Carmen, nunca había ido a Alcala del Júcar. Son impresionates las fotos. Estoy esperando a que los peques crezcan algo mas para repetir, en lo que se pueda, el Camino de Santiago . Y bueno por aquí en Escocia ya te digo, impresionantes paisajes y rutas para echar a caminar sin parar. A ver si a los dos les inculco ganas de darle al pie!!! Y luego lo que ayuda a estar divinaaaaaaas!!! :)))

    ResponderEliminar
  4. Pues ya ves Esther, llevo casi 3500 km andados con mi Club y en cambio no he hecho el Camino... lo tengo pendiente, pero todo llegará. Y ya me gustaría hacer senderismo por Escocia, ya. ¡Pero en verano.
    Besotes, linda.

    ResponderEliminar
  5. hola!!

    La verdad es que es precioso!

    Me alegro de volvieras a salir, y de que lo pasaras tan bien!

    A ver si la nuestra sale bien!

    Besos!

    ResponderEliminar
  6. Gracias, bombón. La vuestra saldrá bien, seguro. ¡Confía!
    Besotes.

    ResponderEliminar
  7. Que ruta tan bonita!y enhorabuena por las fotos de tu marido, es un artista.
    Ya me recomendaras algunas minirutas para hacer con mis peques.
    Un beso

    ResponderEliminar
  8. ¡Hey, Rosana! Cuando quieras...
    Abrazos endorfínicos.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Dime tu OPINIÓN, por favor, me interesa y mucho porque saber que a alguien le atrae lo que escribo, me anima a seguir haciéndolo.

Si no usas ninguna cuenta, ELIGE la opción Nombre/URL, luego ESCRIBE tu nombre o nick y deja en blanco URL.
Dale a continuar, escribe tu comentario, pincha en PUBLICAR un comentario...

Gracias por hacerlo.

Lo más popular este mes

El papel del padre en la lactancia (y en lo demás…)

Compartir información en las redes sociales

¿Necesito una Doula?

Relato de parto: nacimiento de Eneko en semana 35

Cuando los bebés deseados no llegan...

“Yo soy la Doula y me iré, tú siempre serás la abuela”

Confesiones de una Doula después de leer PARIR.

Relato de parto vaginal con oxitocina sintética y sin epidural.

Estoy embarazada, y ahora ¿a quién acudo?