Desprestigia... que algo queda.


El pasado mes de diciembre, desde el Ministerio de Sanidad, se emite un “informe”  en el que dicen que las terapias alternativas, especialmente la homeopatía funcionan bajo un efecto placebo,  negando sus efectos curativos y beneficiosos.  Y lo cierto es que, me gustaría saber si en este estudio han incluido también el efecto placebo que produce en los niños y en los animales… porque en ellos también se utiliza y cada vez más.

No negaré que la farmacopea convencional está ahí para cuando es absolutamente necesaria, solo que se receta y se toma de forma abusiva e indiscriminada, sin atenerse -en la mayoría de los casos  y es algo que personalmente he podido constatar- a los posibles efectos secundarios y de interacción con otras medicinas, que son muchos.  Y no negaré que he recurrido a ella en más ocasiones de las que ahora y desde mi toma de conciencia me hubiera gustado… pero en estos momentos, tengo claro de qué forma he de tratar mis malos-estares,  cuando surgen.

Y es que no hay nada como lanzar por TV para llegar a la mayoría de los hogares.  A las personas que tenemos más información (por suerte) y que somos más anchas de miras (por suerte, también), noticias como éstas nos causan más tristeza e indignación que otra cosa. Porque somos cada vez más las personas que, como yo,  sabemos que nuestro cuerpo es mucho más, que somos un compendio de mente-cuerpo-espíritu… y como tal entendemos la salud de otra forma. Y  tratamos de procurar a este ente, que es nuestro cuerpo, la mejor calidad de vida. Y no me refiero a un sentido básicamente económico…

Así, las personas que en ocasiones han recurrido a la homeopatía –y/o a cualquier otro tipo de terapia “no oficial”- y han encontrado solución a sus problemas sin tenerlo demasiado integrado, les ha producido un efecto desestabilizador. Porque ahora dudan…  porque otros supuestamente “más listos” han dicho que no funciona… porque era la gota que les ha colmado el vaso para dejar de confiar…

Y realmente, me da igual lo que cada cual haga con su vida, pero me ha parecido muy seria esta noticia que han lanzado desde las altas esferas.  Por lo que tiene de falta de rigor. Y no quiero ser desconfiada, pero intuyo detrás a los laboratorios farmacéuticos dando gracias y frotándose las manos, pues eso de ver sus ganancias menguadas a causa de las curaciones producidas por efecto placebo… no debe de haberles hecho mucha gracia.

Yo no he realizado ningún estudio, no lo necesito.  Pero sí que hay que se ha tomado la molestia de hacerlo y con él, aportar los datos que el Ministerio no ha tenido a bien darnos.  Seguramente porque no se han ocupado en hacerlo y desde luego, porque no les interesa.

A continuación enlazo el informe que desde TENACAT (Federación de Asociaciones de Profesionales de Terapias Naturales y de la Cultura de la Salud).  Vale la pena leerlo completo.

La salud es una cuestión personal, como otras muchas cosas en la Vida. Cada cual que elija y que permita a los demás… elegir, también.   Vive y deja vivir.

Comentarios

  1. ...Y no han dicho nada, tampoco, de la cantidad de médicos titulados que son a la vez homeópatas o recurren a la medicina natural, demostrando que ambas son compatibles con la tradicional.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  2. Ja, ja, Carmen, de eso doy fe. Yo he sido tratada con homeopatía por médicos de la Seguridad Social que también visitan por privado...
    Y pediatras "legales" que tratan a los niños con homeopatía, cada vez conozco más.
    Recuerdo este tema en cierto foro... seguro que tú también.
    Gracias por tus palabras (as ever!)

    ResponderEliminar
  3. En el libro "la biología de la creencia", Bruce H. Lipton cita un importante estudio que concluye que las enfermedades iatrogénicas (enfermedades resultantes de los tratamientos médicos) son la primera causa de muerte en Estados Unidos y que las reacciones adversas a los fármacos recetados son responsables de más de trescientas mil muertes cada año.
    También comenta que el efecto placebo es un testimonio extraordinario de la capacidad de sanación de la unión cuerpo-mente. Pero que no recibe la suficiente investigación porque si el poder de la mente puede curar ¿por qué íbamos a ir al médico?¿para qué íbamos a comprar medicamentos?
    Cuando la mente cambia, afecta por completo a tu biología¡¡¡
    Una saludo con cariño¡¡

    ResponderEliminar
  4. Así es, Sol, gracias por recordarlo. Lo que dice este hombre es muy interesante, de hecho publiqué algo sobre él en su día.

    http://amamaconxa.blogspot.com/2011/07/bruce-lipton-la-biologia-de-la-creencia.html

    El poder de la mente es infinito...

    ResponderEliminar
  5. Hola Concha,
    Quería decirte que el enlace que has puesto me sale en blanco, a lo mejor le falta alguna letra o es que ya no está colgado.
    También quería dejar constancia de que algunas personas que intentamos ser amplias de miras y no nos consideramos ignorantes ni timadas por las compañías farmacéuticas, de las que desconfiamos mucho y conocemos sus lobbies, tampoco creemos en la homeopatía y la consideramos un timo "alternativo" al timo de las farmacéuticas. Simplemente, no se ha demostrado su eficacia.
    En muchas ocasiones, precisamente por confiar en nuestro cuerpo, lo que se necesita son cuidados: algo caliente, descanso, cama... A esto son muy sensibles los niños y los animales, efectivamente. Y vender eso en un bote de 15 euros en formato gotas sigue siendo una tomadura de pelo.
    La mayoría de procesos (como un resfriado, insomnio…) para los que la gente toma estas diluciones, el cuerpo es perfectamente capaz de superarlos solo y mejoran con simples cuidados que han quedado en el olvido porque las farmacéuticas nos han hecho creer que es mejor sustituirlos por aspirinas, jarabes, pomadas, pildoritas... Y existe un abuso de los fármacos, fomentado por los médicos, estoy totalmente de acuerdo. También en que la salud es algo global y el estado mental y anímico afecta a la salud física. Eso es algo asumido y demostrado. Si hay médicos que no lo ven, es que no son buenos profesionales. Seamos exigentes con el sistema y los profesionales.
    Ir en contra de las farmacéuticas y sus timos ofreciendo otro timo revestido de pseudociencia y recomendada incluso por médicos, es un timo serio que por una vez ha preocupado a altos organismos como en este caso el ministerio.
    Aplaudo esta preocupación.
    Y si es cuestión de creer o no creer, sin que sean necesarios estudios científicos ni demostrar los efectos, a eso se le llama placebo.
    Quiero destacar que me produce mucho respeto el efecto placebo y las creencias, por lo que no es mi deseo atacar ni ofender a nadie.
    Concha, me encanta tu blog!!! Enhorabuena y feliz año!!!!!!
    Mar

    ResponderEliminar
  6. Es asombroso que se diga que lago tiene efecto placebo cuando durante muchísimo tiempo en la historia del hombre han sido las únicas medicinas que había, que funcionaban entonces y lo siguen haciendo ahora, y más aun cuando la mayoría de los productos que tanto apoyan están extraídos en su esencia de plantas con las propiedades que se buscan.

    Besos!

    ResponderEliminar
  7. Querida Mar, me gusta tu comentario porque es tu visión de las cosas y aunque en parte estoy de acuerdo no termino de compartir todo lo que expones. Agradezco tus palabras y el tono respetuoso con que siempre te expresas.
    Y viniendo de quien viene... ¡es un honor que te guste mi blog! me hace muy feliz saberte por aquí.

    María, eres un "bicho raro" pues siendo bióloga no te "pega" el creer en homeopatía y terapias alternativas... ¡Es broma, cielo! Ya sé que también recurres a ellas en más de una ocasión.

    Gracias y abrazos, para las dos.

    ResponderEliminar
  8. Vaya por delante mi total respaldo al informe del Ministerio. Llevo mucho tiempo y mucho esfuerzo dedicados a luchar contra la charlatanería, el curanderismo y el chamanismo, y intentando enseñar cómo separar la ciencia creíble de la que no lo es, y aún estoy esperando encontrar alguna prueba seria de que la homeopatía funciona mejor que el agua bendita. No discutiremos acerca de su mecanismo, porque ya se sabe que a partir de ciertas diluciones o "dinamizaciones" no quedan en el disolvente de los medicamentos homeopáticos ni moléculas, pero, ¡oh, milagro!, queda el agua en la que se ha impreso un "molde" de las moléculas que ha contenido y ha modificado sus propiedades para convertirse en curativa. Sin duda habrá gente que creerá en eso, pero la diferencia entre curar con homeopatía o con agua bendita es nula.
    Un lugar común en este tipo de debates es atacar al contrario: "y tú más". Puede que la medicina ortodoxa (la que cura) no sea perfecta pero se somete a procesos continuos de discusión y refundación de acuerdo con los parámetros que consideramos científicos, cosa que no hacen las terapias alternativas. Y no sirve el "pues a mí me va bien" porque las relaciones de causalidad son muy complejas; a ver si nos va a pasar como a aquel gallo que creía que el sol salía por la mañana porque él cantaba.
    Hay que reconocer que también en la medicina ortodoxa hay engaño, y contra eso luchamos los que nos empeñamos en hacer un hueco a la medicina basada en la evidencia en la práctica clínica, pero ni eso ni los efectos adversos de los medicamentos (que los tienen) legitiman ni justifican otro tipo de terapias llamadas "naturales" (¿qué hay de natural en la homeopatía o en la terapia craneosacral o en la imposición de manos?).
    Esa espiritualidad, en mi opinión falsa, que envuelve las llamadas terapias naturales es, desde luego, un componente nada desdeñable de su éxito, pero no puedo resistirme a pensar cuál sería la actitud de los "creyentes" en esas terapias si la próxima vez que acudieran a su médico de cabecera por un resfriado o un dolor lumbar les recetara el paracetamol en una consulta envuelta en olor a sándalo, con música india de fondo y acompañara la receta con una lectura de la Biblia (o de cualquier otro texto religioso, tanto da). ¿Quedarían más contentos? Yo, desde luego, saldría huyendo en busca de alguien más ortodoxo.
    Una recomendación final: para los que se atrevan con la iconoclastia absoluta, duden de todo lo que no se pueda demostrar y sean víctimas, como yo, de la "escepticemia", les sugiero el libro "Mala ciencia", de Ben Goldacre ( http://atsf.foroactivo.com/t345-libro-recomendado-mala-ciencia-por-ben-goldacre). Si disfrutan (y aprenden) con él sólo la mitad que yo, me daré por satisfecho.

    Eduardo

    ResponderEliminar
  9. Eduardo, no le conozco y este no es un foro de discusión, por lo tanto no voy a responder a su comentario.
    La salud es una cuestión personal, como otras muchas cosas en la vida. Cada cual que se informe, que elija y que permita a los demás elegir también.
    Gracias por la visita.

    ResponderEliminar
  10. Había vuelto a entrar en el foro tras leer el informe (por llamarlo así) de la TENACAT y comentar lo que tan destacada organización entiende por "basado en la evidencia", pero me faltan palabras y me sobra indignación.
    Concha, yo no discuto porque no expongo opiniones, expongo hechos fríos y tercos. Pero en un blog como este me parece extraño oír que no es un foro de discusión, porque en el extremo contrario de la discusión y el debate se sitúa el dogmatismo. Que cada cual elija en qué posición se sitúa.
    Claro que la salud es una cuestión personal, pero no vivimos aislados, sino en sociedad, y la salud pública es una cuestión colectiva. Hacer propaganda de terapias de efectividad no demostrada, en muchos casos costosas y no siempre exentas de riesgos no es precisamente una ayuda a la salud pública.
    Todos los seres humanos debemos tener la suficiente libertad (que algunos llaman el libre albedrío) como para decidir qué hacer con nuestra salud; esto es lo que se llama en bioética el principio de autonomía. Pero para poder tomar las decisiones con el suficiente grado de autonomía es necesario tener la suficiente información de las opciones existentes y juzgar de acuerdo con las evidencias disponibles. A partir de ahí, que cada uno elija.

    Eduardo

    ResponderEliminar
  11. Eduardo, estoy totalmente de acuerdo contigo y precisamente me estoy leyendo "Mala Ciencia", que me está encantando!!!!! Buenísimo libro, lo recomiendo.

    María, estoy de acuerdo contigo también. Durante toda la historia del hombre, eran los únicos remedios que se utilizaban, pues no había otros.
    Por el mismo motivo no se utilizaban más que “anestesias” rudimentarias y poco seguras, como media botella de bebida alcohólica fuerte, porque no había otra cosa. La medicina ha avanzado muchísimo, atrás quedaron sanguijuelas, embrujos, etc. y es un sinsentido renunciar a los avances. Por ello, me parece inaceptable sacarse una muela irrecuperable sólo con un lingotazo en el cuerpo. Pero también me parece me parece inaceptable sacarse una muela recuperable porque el dentista necesita hacer caja… No estoy defendiendo medicar ni tratar nada que se pueda tratar con “remedios naturales”. Eso es perjudicial, y es hacer un mal uso de los medicamentos y la medicina. Una vez me dijo un médico: “te voy a dar un fluidificante, el mejor: agua”. ¡Casi le aplaudo! Si me vende agua en un frasquito a 15 euros el bote, eso se convierte en tomadura de pelo, aunque dijera que es un médico homeópata y que usa “remedios naturales”. (Estaba en la consulta por un fuerte dolor en las costillas, creyendo que era una rotura, agravado por crisis alérgica con tos y estornudos.)

    Como bien dices, los principios activos de muchos medicamentos se obtienen de plantas. Eso es fitoterapia, no homeopatía, que es a lo que nos estamos refiriendo.

    Para mí el tema está tan claro que no da lugar a discusión. Es creencia, y sobre eso no se puede discutir. Puede estar demostrada la ineficacia, pero si te lo crees, para ti se convertirá en intocable y hasta te ofenderás si te lo demuestran.

    Tampoco creo que sea una visión de las cosas. Está demostrado o no.

    Yo creo que los caramelos de menta y el agua me van genial para la garganta y me previenen y curan afonías y afecciones menores. Aún así, no digo que tomo remedios naturales de plantas aromáticas y homeopatía (el agua del grifo o incluso de mananatial lleva muchas diluciones). Pero en según qué sitios quedaría de lo más vistoso…

    Concha, gracias por tus palabras!! Besos para ti.

    María, por lo qeu

    ResponderEliminar
  12. No es lo mismo fitoterapia que homeopatía. El problema es que se suelen confundir muy amenudo.
    Yo también soy ancha de miras y no me considero ni ignorante ni timada por las compañías farmaceuticas y sin embargo sé que la homeopatía es un timo.
    Po favor, lean por ejemplo este libro: La homeopatía ¡vaya timo! de Víctor-Javier Sanz.
    Colección ¡Vaya timo!, 176 páginas. ISBN: 978-84-92422-18-0
    Y lean estos enlaces donde se explica más que bien el timo de la homeopatía:

    http://elmundodearmandilio.blogspot.com/2011/07/por-que-la-homeopatia-no-funciona-con.html
    http://elmundodearmandilio.blogspot.com/2011/07/homeopatia-por-que-no-funciona-incluso.html
    http://elmundodearmandilio.blogspot.com/2011/07/homeopatia-por-que-no-funciona-incluso_12.html
    http://www.bebesymas.com/salud-infantil/homeopatia-para-bebes-el-timo-de-los-medicamentos-homeopaticos-especificos

    Saludos
    Y enhorabuena por el blog

    María T

    ResponderEliminar
  13. Claro que me pega!!! como biologa reconzco la capacidad de las plantas medicinales mejor que nadie! jeje no quedaria bonito que me enseñaran las plantas toxicas y no las buenas! jejeje

    Besos!!!!

    P.D He de decir, sin querer entrar a discutir ni querer oferden a nadie que la medicina "convencional" o "actual" como queramos llamarla, no es para nada economica, se gasta mucho dinero en la fabricación de medicamentos dinero de los cuales solo ganan unos pocos y que además tampoco esta libre de riesgo, en esta vida pocas cosas hay libres de riesgo, y puesto que es así, cuanto mas natural mejor, no nos olvidemos que a fin de cuentas animales somos.

    María

    ResponderEliminar
  14. María, nadie está defendiendo la medicina convencional. Decir que algo es un timo (la homeopatía en este caso) no significa alabar las compañías farmacéuticas, que son empresas movidas por ganar dinero, como cualquier otra empresa, ni tampoco la sobremedicación y empastillamiento que vivimos hoy en día. Apoyada por sanitarios que no son buenos profesionales porque fomentan su abuso y personas a las que desde pequeños se les ha criado en esta cultura de la sobremedicación como solución a todo.
    La tecnología no es mala: existe un buen o mal uso de ella. Los antibióticos no son "malos": existe buen o mal uso de ellos.
    Y lo más natural frente a una dolencia menor son remedios naturales, cuanto más naturales mejor: caldos calentitos, cama, cuidados, descanso...
    Como te decía antes, estamos de acuerdo!!!!!
    María T, gracias por recordar las magníficas entradas de Armandilio sobre el tema y al diferencia entre fitoterapia y homeopatía. Se suele meter todo lo "natural" en el saco de la homeopatía. Hasta los buenos días con una sonrisa es natural y saludable!!!!!! Disfrutemos de todo lo natural. Hoy por ejemplo hace un Sol estupendo... : ) ¡¡y gratis!! No por ello menos valioso y saludable.

    ResponderEliminar
  15. No es la primera vez -ni será la última- que este tema de las terapias alternativas levanta ampollas. Finalmente, cada cual se quedará con sus ideas, pues nadie pretende convencer a nadie y creo que así ha de ser.
    Sinceramente, gracias por vuestras intervenciones.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Dime tu OPINIÓN, por favor, me interesa y mucho porque saber que a alguien le atrae lo que escribo, me anima a seguir haciéndolo.

Si no usas ninguna cuenta, ELIGE la opción Nombre/URL, luego ESCRIBE tu nombre o nick y deja en blanco URL.
Dale a continuar, escribe tu comentario, pincha en PUBLICAR un comentario...

Gracias por hacerlo.

Lo más popular este mes

Sobre las formaciones de doulas (otra vez)

Relato de parto: el nacimiento de Gael.

Adiós a mi padre

Ejerciendo como MADRE. Y como padre.

Patriarcado e igualdad

Noche oscura del alma

Cumpliendo años

Carta a una matrona

Ser madre más allá de cierta edad