Quiero...


Quiero
sentirme libre
para mirarme a los ojos.

Para pensar en tu nombre
sin ahogarme en mis derrotas continuas.

Para encontrarme con todos
(para encontrarme contigo)
sin huir
ni esconderme
ni temblar.

Quiero
reencontrarme conmigo
como una página en blanco,
sin esbozos de sueños
mil veces empezados,
mil veces rotos.

Quiero
reconocer mi historia
sin sentirme perdida,
sin fantasmas ni sombras,
sin heridas abiertas.

Quiero
descubrirme inocente,
y nombrarme en el deseo
que resiste al cansancio,
al dolor,
a las lágrimas. 

Quiero
Cambiar el color de mis manos…
y de mi piel…y de mis pasos…
y de mi voz…y de mi rostro…
y de mi sangre…y de mis labios:
y dejar de ser, a veces, oscura.

Quiero
creer que si duermo
(creer que si pierdo), 
si sigo sin verte,
sin ser lo que sueñas que sea,
sin ser lo que yo misma quiero
Arroparás mi cansancio
Y me recibirás al fin
con un beso…

Comentarios

Publicar un comentario

Dime tu OPINIÓN, por favor, me interesa y mucho porque saber que a alguien le atrae lo que escribo, me anima a seguir haciéndolo.

Si no usas ninguna cuenta, ELIGE la opción Nombre/URL, luego ESCRIBE tu nombre o nick y deja en blanco URL.
Dale a continuar, escribe tu comentario, pincha en PUBLICAR un comentario...

Gracias por hacerlo.

Lo más popular este mes

El papel del padre en la lactancia (y en lo demás…)

Fibromialgia

Compartir información en las redes sociales

¿Necesito una Doula?

Siete cosas que debes saber sobre el PUERPERIO

Relato de parto: nacimiento de Eneko en semana 35

“Yo soy la Doula y me iré, tú siempre serás la abuela”

Cuando los bebés deseados no llegan...

Confesiones de una Doula después de leer PARIR.