Fallas: muñecos indultados


Mi ciudad comienza a ser una fiesta.  Todos los días, a las 14:00 h se oye por doquier el estruendo de la colosal “mascletá” que se tira en la Plaza del Ayuntamiento.

Las calles ya están engalanadas, en breve será imposible circular de otra forma que no sea andando. Habrá cortes y cierres en avenidas y calles céntricas. Los motoristas comenzarán a hacer aparición y la ciudad se convertirá en un ruido constante… y seguramente muchos valencianos saldremos de la ciudad en busca de tranquilidad y dejaremos espacio para los que vengan a disfrutarlas, ya que las Fallas son unas fiestas especialmente atractivas pues se viven en la calle y si además, el tiempo lo permite, Valencia por unos días, se conviertirá en un colosal hormiguero humano.

Mientras, los artistas falleros están, a toda marcha, finalizando los últimos retoques. Las fallas han de ser plantadas en su totalidad el día 15 por la noche, aunque los esqueletos de las más grandes ya empiezan a vislumbrarse en algunas plazas.

Y algunos de los ninots que serán colocados en los monumentos, ya están a la vista de todos los que quieran ejercer un derecho que –oficialmente- desde 1934 realizan algunos valencianos amantes de esta fiesta: el derecho a salvar de la quema a uno de ellos, a uno de cada categoría: infantil y de adultos. Será el “ninot indultat” del año en curso.

Marido se ha llevado a su nieto a ver la “Exposició del ninot” donde se alberga a 760 figuras con aspiración a ser indultadas. Cada valenciano que por allí transcurra, elegirá a una de cada categoría y por votación popular, saldrán las elegidas.
Muchos son los temas que salen a flote en estas construcciones de cartón y madera.  Pero hay algunos especialmente recurrentes: los niños, la maternidad, los abuelos…

Y especialmente quiero hacer hincapié en la fotografía de portada en esta entrada, pues hacer referencia a un “Asilo de lactancia” que se instituyó en Valencia, sobre 1900, y donde las trabajadoras de la Fábrica de tabacos (la mayor parte trabajadores eran mujeres) acudían en sus horas estipuladas para amamantar a sus hijos.  Viendo este hecho y leyendo su historia, pienso –otra vez- que las madres, en cuanto a algunos derechos adquiridos (personales y sociales),  vamos caminando hacia atrás…

Y como no me quiero disgustar, pues ya estoy haciendo lo que está a mi alcance en cuanto al tema de la lactancia materna y su difusión, aquí dejo una pequeña muestra de alguna de estas obras de arte, porque lo son… sin duda alguna.

Las fotografías son de Marido, pero no hacen honor a lo buenas que podrían ser ya que están tomadas a través del cristal que protege a los ninots.



Comentarios

  1. Son verdaderas obras de arte. Qué pena que no puedan ser indultadas todas...
    Respecto a los derechos que comentas los funcionarios si tenemos una reducción de jornada por lactancia durante el primer año de vida del niño. En mis tiempos eran 9 meses, y el Psoe lo aumentó en tres más. A ver cuanto dura ahora...
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los "ninots indultats" se guardan en el Museo Fallero y hay algunos desde 1934. Si se indultaran todos ¡no cabrían!
      En cuanto a lo de la hora de lactancia... conozco el tema, Carmen. Pero lo curioso del caso referido en la falla es que las madres tenían a los bebés CON ELLAS, A SU LADO, mientras estaban trabajando y salían a un espacio (Asilo de lactancia, aunque no suena muy bien...) para amamantarlos y tener un momento de tranquilidad. En 1900 lo "normal" era amamantar, bien la propia madre o bien una ama de cría.
      Gracias por venir. Abrazos.

      Eliminar
  2. Claro, era lo normal porque la LA no estaba suficientemente desarrollada...en cuanto la leche de fórmula avanzó lo suficiente como para alimentar a los niños sin que se disparara la mortalidad infantil aumentaron los "problemas" para dar el pecho.
    Respecto a las tabacaleras, el avance que citas no era tal: justo por esos asilos de lactancia las mujeres cobraban mucho menos que los hombres, y eran el principal argumento para ello, pues tenían que interrumpir su jornada laboral". Además, existían porque las madres se reincorporaban al trabajo a veces el mismo día del parto...

    ResponderEliminar
  3. qué xulos!!
    Gràcies per apropar-nos a les falles als que no estem ahí, i per la grata sorpresa de veure com es representen els temes de criança!!
    muuuuaks!!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Dime tu OPINIÓN, por favor, me interesa y mucho porque saber que a alguien le atrae lo que escribo, me anima a seguir haciéndolo.

Si no usas ninguna cuenta, ELIGE la opción Nombre/URL, luego ESCRIBE tu nombre o nick y deja en blanco URL.
Dale a continuar, escribe tu comentario, pincha en PUBLICAR un comentario...

Gracias por hacerlo.

Lo más popular este mes

Sobre las formaciones de doulas (otra vez)

Relato de parto: el nacimiento de Gael.

Adiós a mi padre

Noche oscura del alma

Ejerciendo como MADRE. Y como padre.

Patriarcado e igualdad

Cumpliendo años

Carta a una matrona

Ser madre más allá de cierta edad