¿Derechos de los niños?


Este hecho sucedió ayer.  Y necesito contarlo aquí.  Para que sirva de ejemplo. Para que no suceda más. ¡Por favor!
Una  IBCLC (Consultora Certificada en Lactancia Materna) ha llevado a su nena al hospital para hacerle unas pruebas y se ha enfrentado a esto:

“Hoy he tenido que ir con mi hija de 32 meses a un gran hospital de Valencia. Tenían que hacerle una analítica de sangre y una radiografía de la mano.

La analítica se la han hecho estando yo con ella. Tumbada en una camilla, una enfermera le inmovilizaba un brazo mientras yo le daba a mi hija la otra manita y le acariciaba la cara y le hablaba. Vale, entiendo que era su primera analítica y si no se le inmovilizaba el brazo no habría habido manera.

Después hemos ido a radiología pediátrica. He pasado con ella y me han puesto un delantal de plomo. La placa era de la misma mano en la que le han pinchado, y la niña (que llevaba un esparadrapo super apretado donde le han pinchado) se quejaba de que le dolía y no quería estirar el brazo. (Que digo yo que por qué no hacen primero las placas y luego las analíticas para evitar eso, pero bueno...)

Mi hija seguía en ayunas y estaba muy nerviosa, así que le he propuesto a la enfermera ponérmela al pecho para que se calmara y mientras explicarle que debía estirar el bracito y poner la mano donde la luz para que le hicieran una foto.

Pues va una enfermera y me suelta que si estoy lactando no puedo estar con ella ¡QUE SE ME ESTROPEA LA LECHE! Me ha dejado blanca. Le he explicado que eso no era cierto, que la radiación no iba a afectar en absoluto a la calidad de mi leche. Y otra enfermera me ha preguntado que cómo sabía eso. Le he dicho que soy Consultora de Lactancia, que parte del trabajo que desempeño consiste en formar a profesionales sanitarios en lactancia, y la primera que ha soltado la burrada ha espetado "¡pues se lo voy a decir al médico, porque eso no puede ser!"

Mientras tanto, y como había bajado la guardia, me he girado al oír los gritos de mi hija y estaba tumbada sobre la tabla y tenía a cuatro ¡CUATRO! sanitarias encima de ella: una le bloqueaba cabeza y espalda, otra culete y piernas, otra le estiraba el brazo y la mano y la cuarta, con un plástico transparente, le apretaba la mano contra la mesa de Rayos para que la mantuviera abierta. Espanto. Llanto. Aún he oído a una gritar que si no se estaba quieta le iba a atar con una sábana. ¡Por Dios, si no tiene ni tres años y estaba asustada!

Les he dicho que se quitaran, que yo la cogía y la tranquilizaba, y que me dejaran sola con ella. Se han puesto a renegar, que si la lactancia, que si bloquearla, que si patatín, que si patatán... Afortunadamente, la enfermera a la que he dicho que era Consultora de Lactancia se ha apiadado de nosotras y nos ha traído una silla para que me sentara a darle teta y probara a ver si conmigo quería estirar la manita. En ese momento me ha confesado que ella tenía un bebé de 18 meses y que le denegaron el permiso de lactancia por riesgo, con lo cual entendía que no había problema ninguno para la lactancia.

Pues aún ha entrado una auxiliar, que debía tener 150 años por lo menos, a decirme que por protocolo las embarazadas y las lactantes no podían estar ahí, y yo le he alegado la Carta de Derechos del Niño Hospitalizado. La enfermera "buena" ha mediado diciendo que el médico me había autorizado, que si no me la como allí mismo.

Total, que nos hemos sentado, le he dado teta a mi hija, le he explicado dónde tenía que poner la manita y que debía estarse quieta, le han hecho la placa estando tranquila, y ya está.

1- Supongo que el personal de Radiología PEDIÁTRICA verá frecuentemente a madres lactantes. Entonces... ¿por qué c*** no se (les) forman en compatibilidad de lactancia y radiología?
2- Me he quedado tannn flipada que no he puesto ni queja.

Y para colmo, cuando se lo he contado a mi cuñada, que es enfermera de ese mismo hospital y me ha acompañado pero se ha quedado fuera de Radiología, me ha dicho que soy una exagerada y que es imposible que cuatro sanitarias bloquearan a mi hija…"

¡Ver para creer! Lo cierto es que toda realidad… supera la imaginación. Y este caso me ha superado.  La niña en cuestión ES mi nieta.

Comentarios

  1. La única forma de parar esto es denunciarlo en atención al paciente. Si cada vez que pasa se encuentran con una denuncia se lo pensarían dos veces.
    Ya está bien, hombre, ya está bien...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto es, es algo tan "normalizado" que encima el bicho raro es la madre que protege a sus hijos.
      Se lo está planteando, no creas.

      Eliminar
  2. En todo caso, me imagino que será una queja, no una denuncia ¿no?
    Oyendo estas cosas parece que el personal que trabaja en la sanidad pública (o sea, la de todos) sean unos desalmados. Esto desde luego no es así, cosa en la que todos estaremos de acuerdo, y ese tipo de comentarios le hacen un flaco favor, estimulando las comparaciones con la privada y dando armas a los que quieren ganar dinero con esto. Y luego nos quejamos cuando privatizan.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El tema de esta entrada no es sanidad pública o privada. Por desgracia, tanto algunos sanitarios de un sector como los del otro, tienen escasa o nula formación en lactancia materna. Si la tuvieran, este hecho no se habría producido. Y si fueran conocedores de LOS DERECHOS DEL NIÑO HOSPITALIZADO, las cosas serían más fáciles para los niños y para sus padres.
      No era este el tema de mi entrada. No mezclemos por tanto.
      Y si las cosas no se dicen... no se saben y no se solucionan.
      Gracias por opinar.

      Eliminar
    2. Hola Anónimo, soy la madre en cuestión, la autora del relato. ¿He dicho en algún sitio que el hospital fuera público? Me parece que no...
      Y sí, por supuesto es una queja en Atención al Paciente y no una denuncia. O quizás lo plantee como una Sugerencia de Mejora, que quizás surta más efecto. Estoy meditándolo...

      Eliminar
  3. Fíjate, anónimo, yo no me he fijado en si el hospital en que ha pasado era público o privado. Ni tampoco he metido en el mismo saco a todo el personal sanitario. Lo que he escrito es que cada vez que pase esto habría que poner una queja (cuando hablo de "denunciar" no me refiero a nada penal), para que esos comportamientos no se repitan. Soy maestra de la pública y opino exactamente lo mismo cuando esos comportamientos se dan en el profesorado. Los que trabajamos con niños tenemos una responsabilidad, y las consecuencias al no asumirla son mucho más graves que en otros trabajos, pues afectan a los más vulnerables.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De acuerdo contigo, Carmen. Los niños son los seres más vulnerables y parece que han de aguantarlo todo. Efectivamente en mi entrada no trato de comparar sanidad pública y privada. En el tema que me ocupa, la lactancia materna y su gran desconocimiento, no hay distinciones. Tristemente.
      Un abrazo.

      Eliminar
  4. Cuando leo estas cosas, me doy con un canto en los dientes. Y es que es increíble que en apenas dos horas de vuelo, las cosas vayan de 0 a 100 (y viceversa) en cuestión de salud. Por no hablar de la lactancia, que también tiene tela...
    ¿Alguien oyó hablar alguna vez de los elementos básicos de psicología infantil o es que son rayadas de otros países? Inconcebible que esto que comentas pasara en la RI de Edimburgo y desgraciadamente, éramos asiduos. Y también andan saturados, y con problemas y demás, pero jamás jamás jamás se trató a un niño y a una madre (lactante o no) de esa manera. En ningún área - y he estado en varias, incluyendo radiología y embarazada. Espero que esa mamá jamás vuelva a encontrarse en una situación parecida. Menudo trago, pobres mías.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida Esther, estos principios básicos de la psicología infantil se resumen en dos palabras: amor y empatía.
      Y ambas son necesarias para estar en un servicio cara al público, sobre todo si es sanitario.
      Aquí las cosas -aún- son de otra manera... ¡qué te voy a contar!
      Un abrazo.

      Eliminar
  5. Bueno...Anónimo ya venía con sus prejuicietes en la mochila...en el post no pone en ningún sitio que el hospital sea "público". Es lo que tiene venir en pié de guerra.
    Espero que con una dosis respetable de mimos se le haya pasado a la peque el mal cuerpo...por cosas así luego los niños ven una bata blanca y lloran, y es imposible que te colaboren o disminuirles el nivel de estrés. Lástima.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes razón, Mommyblue. Mi hija sufrió un ingreso hospitalario a los 4 meses (las anécdotas de aquello darían para escribir una biblia), y tiene TERROR a las batas blancas. Creo que por eso yo en consulta tengo una bata rosa ;-)
      Esther, empatía y psicología las trabajamos mucho las Consultoras, así como las "técnicas de Consejería" que enseñamos a quienes formamos como asesoras de lactancia. Lástima que en otras profesiones no se incida tanto en su importancia.

      Eliminar
    2. Tienes razón, por algún extraño motivo, a veces se circula con la escopeta cargada...
      Gracias por tus palabra, son de agradecer y más teniendo en cuenta tu profesión, doctora.
      Besotes.

      Eliminar
    3. Lau, solo una anecdota del RI de Edimburgo. Mi marido solito el pobre operado de apendicitis, nene y yo visitandole en las horas de visita (no tenemos familia). Viene un enfermero nos cuenta bla bla bla. Vale. Viene una enfermera, nos empieza a hablar y me la quedo mirando sospechosamente, uy que dulce es, que sonrisa, que amable, nos trata como a nenes... le espeto: tu vienes de pediatría verdad? Y me dice sí,acabe mi rotación alli. Le digo, se nota. Y me dice, bueno, es que no podemos tratar ni hablar igual a niños que adultos y cuando pasas mucho tiempo con peques, al final te acostumbras a tratar a todos los enfermos casi como niños. Y salvo operaciones importantes, y casi te diria que por ley, un niño no se queda solo sin sus padres y con los médicos, y estos quieren nenes tranquilos antes que perder el tiempo con pollos. Pero es mi experiencia solo aquí "arriba" con niños y medicos, desafortunadamente leo y me cuentan muchas de España que son muy parecidas a la tuya. Y si no saben estar con personas, enfermas, y por lo tanto vulnerables y asustadas...que no estén

      Eliminar
  6. Por "descargar la escopeta": ¿Qué "gran hospital" privado hay en Valencia? Hay cosas que no es necesario decirlas, algunas personas con un CI superior a 70 somos capaces de suponerlas sin demasiado riesgo de error.
    Por cierto, resulta curioso hablar de "escopetas cargadas" en este blog, en el que hay temas que parece que no se pueden tocar sin exponerse a las iras cósmicas de las Furias desatadas. ¿Colgamos todos la escopeta o nos liamos a tiros?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mi me resulta extraño conversar con alguien que no se identifica, pero en cualquier caso, en Valencia en la Avda. Valle de la Ballestera hay un gran hospital privado que además es uno de los que a mí me corresponde.
      Y en este blog se tratan los temas que a SU AUTORA le interesan. No es un foro de discusión, es un lugar para compartir experiencias y no para liarnos a tiros.
      Todas las personas respetuosas con los temas expuestos tienen cabida en él y son bienvenidas.
      El acceso es libre y la puerta de salida también.
      Saludos.

      Eliminar
  7. Pues no sé, anónimo, soy de Madrid y no he estado nunca en Valencia...ya ves que no todo depende de CIs...:)

    ResponderEliminar
  8. ¡Uf! Madre mía, cómo están de encendidos los ánimos. Yo creo que aquí queda bastante claro que no se está cuestionando ningún sistema sanitario, sino la manera de actuar de algunos profesionales sanitarios ante determinadas circunstancias. Sobretodo el hecho de que un profesional sanitario no debe de hacer afirmaciones en el tema de la lactancia sin haberse informado antes, las cosas no se pueden hacer al tuntún, y eso pasa en el sector público y en el privado.
    En fin, a mi hija, que ahora tiene 26 meses, también le da pavor las batas blancas. La última vez que la llevé fue para que la pediatra me hiciera el informe para matricularla en la guardería. Llegado el momento de pesarla y medirla se puso histérica, estaba roja, chillando y llorando. La pediatra la metió en un cuartito anexo a la consulta para hacerlo y me dijo que esperara fuera. No le hice caso, entré y mi niña se quería bajar del peso y venir corriendo a mí. Entonces la pediatra llamó a la enfermera para que la ayudara a sujetarla, yo esperé fuera del cuartito, ella seguía chillando, llorando y llamándome. Cuando acabó la pediatra, entré y la vi sin parar de chillar y llorar, roja y como paralizada de miedo. Mientras estaba pasando todo eso yo me preguntaba si no había otra forma de hacerlo sin que ella se pusiera así, pero no veo factible tenerla a la teta mientras la pesan. En fin, ya ha pasado, espero tardar en volver a ver una bata blanca con mi hija, ella lo pasa muy mal, y yo, de verla así, también.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí que hay otras formas de hacerlo, Carolina. Leyendo, aprendiendo e integrando que los niños tienen SUS derechos como cualquier persona adulta y que, con más motivos, por no "racionalizar", necesitan ser atendidos desde el respeto, la empatía y el amor.
      La próxima vez que tengas que pasar por ésto, para pesarla puedes cogerla al brazo y pesaros juntas, luego te pesas tú sola y la diferencia será el peso de la niña. Aunque no sea muy exacto ¿qué importancia tienen unos gramos de más o de menos? Así ella no se asustará.
      Las cosas son mucho más fáciles de lo que las hacemos.
      Gracias por tu aportación.
      Un abrazo.

      Eliminar
    2. Exacto, Carolina, de esa manera pesé yo a Naia. Y fui sugerencia del pediatra. :-)
      Un beso

      Eliminar
    3. Pues no se me ocurrió esa alternativa, una pena. Lo comentaré en el muro del facebook que tenemos el taller de lactancia al que pertenezco por si alguna otra mamá pasa por lo mismo que yo.
      Un besazo.

      Eliminar
  9. Veo que, de acuerdo con lo que ya pensaba y dije en mi comentario anterior, hay opiniones que levantan ampollas. Parece que sólo vale estar de acuerdo con las opiniones de la AUTORA (con mayúsculas mayestáticas), porque de lo contrario te señalan la puerta ("El acceso es libre y la puerta de salida también"). Bueno, resulta gratificante que le confirmen a uno las opiniones, aunque no tanto que le echen de un foro presuntamente libre.
    Dos cosas más: respecto a la identificación, creo que da igual poner Anónimo que poner Carmen o Carolina o Lau, todos dicen lo mismo, pero, como Ulises a Polifemo, si queréis un nomnbre que valga Nemo.
    Por último, llamar "gran hospital" al que está en Vall de la Ballestera es como llamar "hipermercado" a la frutería del barrio.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  10. Querida/o Nemo.
    Efectivamente este es un blog libre. Pero creo que deberíamos tener claro este concepto.
    Yo participo en muchos blogs y no siempre pienso de la misma forma que su autor/a. Si estoy en su línea se lo digo, pero si no es así, no opino y no descalifico. Porque son sus opiniones, sus vivencias y sus pensamientos. Simple y llanamente por eso ¿Tan difícil resulta aceptarlo?
    Si necesitas que te confirmen tus opiniones, crea tu propio blog (desconozco si ya lo tienes) y verás que ahí te sentirás bien, será TU casa. Y nadie debería de entrar a decirte cómo has de mantenerla.
    Respecto a la identificación, a mi no me es lo mismo... porque a Carmen, Lau, Carolina... las conozco, como a la mayoría de personas que por aquí vienen a comentar. El hecho de que seas Nemo, sigue sin aclararme tu identidad. A eso me refiero.
    Y lamento que un comentario respecto a la sanidad (pública o privada) te haga levantar ampollas, porque en mi caso, es algo que conozco y tengo asumida la situación desastrosa -humanamente hablando- en la que vivimos.
    Y lo dicho, la puerta de entrada sigue abierta. Serás bienvenido/a cuando entres con un mensaje constructivo. En caso contrario, la puerta de salida permanecerá abierta también.
    Saludos.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Dime tu OPINIÓN, por favor, me interesa y mucho porque saber que a alguien le atrae lo que escribo, me anima a seguir haciéndolo.

Si no usas ninguna cuenta, ELIGE la opción Nombre/URL, luego ESCRIBE tu nombre o nick y deja en blanco URL.
Dale a continuar, escribe tu comentario, pincha en PUBLICAR un comentario...

Gracias por hacerlo.

Lo más popular este mes

Sobre las formaciones de doulas (otra vez)

Relato de parto: el nacimiento de Gael.

Adiós a mi padre

Ejerciendo como MADRE. Y como padre.

Patriarcado e igualdad

Noche oscura del alma

Cumpliendo años

Carta a una matrona

Ser madre más allá de cierta edad