Entra en el silencio de tu corazón y escucha.



"Yo estoy contigo desde siempre, listo a sostener todas las iniciativas positivas que decidas realizar, listo a tomar tu mano cuando estás por caer y a consolarte cuando te sientas abandonada y sola, sin embargo ... yo estoy dentro tuyo. Estoy en el centro de luz y hablo a tu corazón. Deja de buscar afanosamente en el exterior aquello que ya posees como parte integrante de tu ser, deja que tu mente se relaje y haga lugar a una percepción más profunda y más verdadera. Reencuentra el placer y la dulzura de la intimidad con el corazón. Entonces te darás cuenta que nada es demasiado difícil y demasiado pesado, porque en ti y a tu alrededor existe un Amor tan grande que puede sostenerte en cualquier prueba y puede satisfacer cada deseo verdadero. Encontrarás la felicidad, la verdadera, que nada y nadie podrá nunca arrancarte, porque es una conquista interior"

Comentarios

Lo más popular este mes

Sobre las formaciones de doulas (otra vez)

Relato de parto: el nacimiento de Gael.

Adiós a mi padre

Ejerciendo como MADRE. Y como padre.

Patriarcado e igualdad

Noche oscura del alma

Cumpliendo años

Carta a una matrona

Ser madre más allá de cierta edad