No me gusta



No me gusta la envidia. Conforme me adentro en los entresijos de lo que se mueve en la red y desde una postura observadora, me doy cuenta de que NO todas estamos en lo mismo, aunque lo parezca.  No podemos juzgar y descalificar a quien no hace las cosas de la misma forma que nosotras.  No podemos ponernos medallas y pensar que somos las más guay. No podemos erigirnos en abanderadas de causas justas esperando tener un reconocimiento por ello.

No me gustan las zancadillas. Si apostamos por una crianza con apego y respetuosa desde el momento de la concepción, hemos de ser comprensivas y pacientes con quien desconoce esta manera de hacer. Y transmitir información, y colaborar en la comprensión y el porqué de las cosas desde una postura clara, objetiva y lo más razonada posible, sin olvidar las cuestiones del corazón y de la emoción.

No me gusta la presión desde el poder. No por hablar más alto, no por gritar más fuerte se entiende mejor el mensaje. Paso a paso y con humildad, sin presión y sin fuerza, se consigue más y mejor. De la otra forma, las enemistades crecen en la sombra. Y eso perjudica a tod@s.

No me gusta la desunión.  Porque siempre he creído que la unión hace la fuerza, aunque suene a tópico. Y si pretendemos cambiar el mundo desde lo que estamos convencidas, cuando más y más unid@s estemos, mejor.

No voy a dar más razonamientos, quien quiera entender que entienda.  O como decíamos de niñas “a quien le pica, ajos come”.

Comentarios

  1. Chapeaú. A mí también me gustó.
    Más besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Seguro! en esto estamos de acuerdo.
      Gracias por manifestarlo.
      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Todo es violencia, sutil, pero violencia.
    Y a mí tampoco me gusta.

    Sin embargo parece que la respiramos, está intrínseca en nuestros actos, en nuestro trato a los demás. Y aún abanderando un tipo de crianza, o unas ideologías pacifistas ésta se cuela por los finísimos agujeros de nuestro inconsciente.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, darme cuenta de que desde el pedestal se pretende sentar cátedra no me va nada. Y me encuentro con más personas de las que esperaba en esta situación de falta de humildad. No, no me gusta.
      Gracias por asomarte por aquí.
      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Has dado en el clavo de lo que me molesta a mi tambien y que hace que tome la postura contraria, tampoco buena del todo, de callar y dejar hacer sin abanderar ninguna causa.
    'por sus actos les conocereis'....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya, es algo que a muchas personas nos molesta pero con la tendencia a callar, damos el consentimiento.
      Yo he callado mucho, Iranzu, pero ahora hay cosas que creo deben de ser "denunciadas".
      Y conste que en este tema me refiero a temas que se cuecen por la red, temas de crianza, de maternidad, de blogs, facebook y mujeres...
      No es oro todo lo que reluce.
      Gracias por opinar. Besos.

      Eliminar

Publicar un comentario

Dime tu OPINIÓN, por favor, me interesa y mucho porque saber que a alguien le atrae lo que escribo, me anima a seguir haciéndolo.

Si no usas ninguna cuenta, ELIGE la opción Nombre/URL, luego ESCRIBE tu nombre o nick y deja en blanco URL.
Dale a continuar, escribe tu comentario, pincha en PUBLICAR un comentario...

Gracias por hacerlo.

Lo más popular este mes

Si ella no lo sabe, explícaselo (a tu madre, a tu suegra…)

A vueltas con FACEBOOK

¡Somos hembras mamíferas!

Carta de una madre a una madre joven.

RELATO de mi PARTO

El vello púbico

Noche oscura del alma

Estoy embarazada, y ahora ¿a quién acudo?