¿Pero… estás loca?



No siempre comento aquí cuando salgo al monte a caminar, solamente lo hago de forma esporádica, pero podría hacerlo cada dos semanas o, al menos,  una vez al mes, que es con la frecuencia con la que procuro salir.

Lo bien es cierto que, cuando hace 15 años comencé a levantarme los domingos a las siete de la mañana (o antes) para irme a pasar el día al monte, caminando bajo la lluvia o el sol, con frío y con calor, comiendo un bocadillo sentada en los riscos o en los ribazos, andando todo el día y llegando a casa con las botas reventadas -figuradamente hablando- la gente con la que lo comentaba me decía “¡pero estás loca!” y es que claro, o las cosas se viven y se sienten… o no se comprenden.

Confieso que siempre he sido poco activa deportivamente hablando. Cuando estudiaba, en más de una ocasión me amonestaron por “pelarme” la clase de gimnasia ¡era un torro! Tampoco me impliqué en las actividades deportivas que había en mi colegio: balonmano y baloncesto. Era absolutamente nula para correr y darle a un balón.

Así, pasaron mis años jóvenes y nunca hice deporte, siquiera me atraía lo más mínimo. Cierto es que, cuando mis hijos eran pequeños, y con una terrible vergüenza… aprendí a nadar ¡algo es algo! Y posteriormente estuve acudiendo a natación por “recomendación médica”.

Pero lo del senderismo, para mí, va más allá de cualquier deporte, sobre todo porque no se trata de competir ni de demostrar nada a nadie.  Quizás sea esto lo que me enganchó…
Y fue hace muchos años cuando comenzó a despertar este interés.  Marido es montañero –más que senderista-  de siempre, desde que apenas era un adolescente. Cuando nuestros hijos eran pequeños, él se subía a las cumbres de Pirineos y yo me quedaba con ellos en el camping...

El año que el menor de mis hijos fue a la guardería, el día de final de curso y tras la fiesta, nos quedamos varias mamás charlando sobre qué haríamos en verano… y yo les comenté mi subida a la gran cordillera. Varias de ellas comentaron que a sus maridos también les gustaba la montaña pero que no solían ir. Y cosa de mujeres, organizamos una “kedada” para conocernos todos e irnos juntos a los Pirineos.
Y así fue.  Nos marchamos varias familias y eso dio lugar a la incipiente gestación de lo que luego sería mi club de senderismo.
Salimos en más ocasiones, varios veranos, se añadieron más familias amigas y así llegó el momento en que se pensó que, este grupo,  debía ser consolidado. Se crearon unos estatutos y en febrero de 1997 se le dio forma legal a  Ardillas Club de Senderismo. Y Marido, como socio fundador, tiene el número UNO en la lista de socios. Se lo merece.

Han sido domingos, fines de semana, vacaciones de Pascua y de verano, han sido horas… kilómetros recorridos por nuestra geografía.
Desde entonces he aprendido mucho de montañas y de valles, de ríos, de comarcas y de aldeas, de árboles, de plantas  y de insectos, de mi comunidad y de comunidades vecinas… porque lo que se ve, se toca, se siente, se vive  y se integra, eso… no se olvida.

Pero algo muy importante es que he conocido a muchas personas y que, algunas de ellas, hoy forman parte de ese grupo de “elegidos” que todos tenemos entre los amigos.
Porque como dicen los más mayores, “hasta que no se comen las sopas juntos, no se conocen a las personas”. Porque han sido horas compartidas, noches en saco de dormir junto a alguien que no concilia el sueño, senderos caminando en compañía, subidas a cimas en las que se necesita una mano amiga, cruces de ríos en los que te apoyas en los que tienes más cerca… y así, de esta forma y tras muchos kilómetros, es fácil encontrar una voz amiga y fiel.

Y no sé por qué razón, hoy me he acordado de aquello que me decían al principio y que ahora nadie osa decirme, aquello de si estaba loca…
Porque, definitivamente, la riqueza que he atesorado estos años es un bagaje que de otra manera, sentada los domingos cara a la caja tonta –por ejemplo-  no hubiera adquirido.


Este verano, en pocos días, caminaremos varios compañer@s de Ardillas durante una semana por la Ribera Sacra, en el sur de Galicia entre los ríos Sil y Miño.  Espero volver con el corazón henchido de paz y los ojos tintados de verde (si los incendios no lo impiden).

¿Realmente creéis que esto es una forma de locura? Yo... no lo creo.



Comentarios

  1. Lo que yo siento al leer eso de los Domingos a las 7 de la mañana es admiración. Sólo de pensarlo me siento exhausta. Yo el Viernes por la tarde tengo la energía bajo mínimos...
    Disfruta mucho! y quedamos a la espera de esos magníficos reportajes fotográficos que nos regalas después de cada una de tus salidas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Ja, ja! te comprendo, pero todo tiene su momento.
      Cuando vuelva, ya sacaré mi reportaje, ¡seguro!
      Abrazos.

      Eliminar
  2. No, no lo es. O no es más locura que cualquier otra, sea tocar el violín, o coleccionar sellos. Te entiendo perfectamente, tampoco me gustaba gimnasia pero caminar, ah.... caminar, trekking, senderismo, es otra cosa. Como bien dices, sin tener que competir ni demostrar nada a nadie, simplemente el placer de sentirse en la naturaleza y formando parte de ella, que muchas veces en el mundo de cemento y las rutinas cotidianas (con sus competiciones, prisas etc), se nos escapa. Sin sentirse ni más ni menos, sino simplemente siendo y estando ahí. Que ya es mucho!
    Disfrútalo, disfruta de esa locura, que ojalá fueran todas así, de las que dan serenidad, y hacen disfrutar y no de esas tantas y tantas locuras que cada vez que ves las noticias o las lees te las encuentras sin querer y te hacen desear irte para siempre de senderismo.
    Oye y si os animáis un día, con un chubasquero, aquí hay rutas preciosísimas ;D. Esta loca también lo está deseando.
    Besos mil

    pd no, no soy Ray...en finnnnnnnx :))

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, Esther, ojalá todas las locuras fueran así, desde luego mucho más sanas y constructivas que estar cara al TV pendiente de la vida de los demás... pero vaya, cada cual es cada cual.
      Y por aquí, por este país nuestro de contrastes y tan desconocido para los propios, todavía me queda mucho que recorrer y no me da vergüenza decir que sus distintos paisajes, culturas, gastronomía... no tienen nada que envidiar al resto del mundo. (Y no es que haga patria, te lo aseguro).
      Aunque no descarto -algún día- visitar las High Lands...
      Besos calurosos.

      Eliminar
    2. es que quién dijo que tenía que envidiar? si se puede, a por todo. Qué más da cuándo y qué va antes o después... lo importante es disfrutarlo ;)

      Eliminar
    3. Claro que sí, quien pueda y le apetezca ¡a por todo!
      Y lo de envidiar no lo dijo nadie, cielo, es una expresión hecha...
      Un abrazo.

      Eliminar
  3. amor=locura
    sí, efectivamente, "loca" pero amando, que es lo mismo que viviendo.
    No sé cuándo vas, pero pásalo muy bien.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me voy en agosto, querida Iranzu, y la sorpresa será el tiempo atmosférico que podamos encontrar, con lo que en la maleta irá de todo ¡ufff! eso es lo que peor llevo.
      Gracias por tu bonitas palabras.

      Eliminar
  4. Ufff dimelo a mi que voy de viaje ahora a Bilbao, La Rioja y Polonia. Llevo ropa para playa, montaña, paseo, boda (dos dias de boda en Polonia), lluvia, sol, río, piscina,...
    Pasalo muy bien y llénate de verde y de sol, que nos da mucha energía.
    Todo mi cariño para ti, no dejes de escribir eh?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Madre mía, Iranzu,! Necesitarás "el baúl de la Piquer". Pásalo bien tú también, cielo. Cuando volvamos, nos re-encontraremos.
      Besos para los tres.

      Eliminar

Publicar un comentario

Dime tu OPINIÓN, por favor, me interesa y mucho porque saber que a alguien le atrae lo que escribo, me anima a seguir haciéndolo.

Si no usas ninguna cuenta, ELIGE la opción Nombre/URL, luego ESCRIBE tu nombre o nick y deja en blanco URL.
Dale a continuar, escribe tu comentario, pincha en PUBLICAR un comentario...

Gracias por hacerlo.

Lo más popular este mes

Si ella no lo sabe, explícaselo (a tu madre, a tu suegra…)

A vueltas con FACEBOOK

Abuela "consentidora"

ABUELIDAD

¡Somos hembras mamíferas!

Carta de una madre a una madre joven.

El vello púbico

RELATO de mi PARTO