El parto de una partera




El miedo a lo desconocido produce bloqueos que no nos dejar actuar y aunque sea necesario para la propia supervivencia, en muchas ocasiones es un impedimento que no nos permite fluir.  

El parto es algo que desencadena miedos desde el desconocimiento, en un principio,  de la fisiología del cuerpo de la mujer y del proceso en sí.  Añadiendo que han sido muchos años de ceder a otros el poder del cuerpo y de la voluntad, añadiendo que son muchos los intereses creados –básicamente económicos- en torno a la maternidad, hemos llegado a una situación en que el parto natural se considera casi una excepción.

Nos quieren hacer creer que NO se puede parir sin hospitales, sin artilugios, sin anestesias… y SI SE PUEDE.


Comentarios

Lo más popular este mes

Sobre las formaciones de doulas (otra vez)

Relato de parto: el nacimiento de Gael.

Adiós a mi padre

Noche oscura del alma

Ejerciendo como MADRE. Y como padre.

Patriarcado e igualdad

Cumpliendo años

Carta a una matrona

Ser madre más allá de cierta edad