Tiempo de introspección




El otoño es tiempo de introspección.  Aunque algo tarde, han llegado los días fríos y apetece recogerse en casa. Los colores pierden vivacidad, la luz se torna mortecina, los rayos de sol pierden fuerza, la penumbra que da paso a la oscuridad avanza cada día un poco más.

Como mujer cíclica y madura, cada vez siento más los cambios en la Naturaleza, cada vez me siento más conectada a ella. 
Escucho los mensajes que el cuerpo me manda, los que me envía la Vida en este paso de mi otoño personal. Y aunque no siempre es sencillo ver y aceptar, es cuestión de, a través del aprendizaje, de la práctica, y de la voluntad coger las riendas de mi existencia.  Finalmente, el paso por el sendero transcurre consciente y tranquilo.

Hoy vivo y siento esa necesidad de recogimiento, de soledad e incluso de silencio. Son momentos de tejer el capullo y permanecer en él gestando el cambio y esperando a que se vuelva a producir la metamorfosis que dará pie al nacimiento de la nueva mariposa.  Son momentos de acoger la actitud de los tres monos sabios: ver, oír y callar. 

Imagen: "Monos Sabios" de Hidari Jingoro en el santuario Toshogu.

Comentarios

  1. mmm, te entiendo tan tan bien!
    yo creo que el cuerpo lo pide, lo necesita, y nunca me siento más feliz y bien que cuando le escucho
    Sabio Dios, sabia Naturaleza que nos da estos tiempos! para brillar y salir y abrirse y para descansar y recogerse y cargar nuevas energías

    Un beso enorme Amama!!! <3

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De eso se trata, cielo, de escuchar al cuerpo y hacerle caso, él es más sabio...
      Un abrazo.

      Eliminar

Publicar un comentario

Dime tu OPINIÓN, por favor, me interesa y mucho porque saber que a alguien le atrae lo que escribo, me anima a seguir haciéndolo.

Si no usas ninguna cuenta, ELIGE la opción Nombre/URL, luego ESCRIBE tu nombre o nick y deja en blanco URL.
Dale a continuar, escribe tu comentario, pincha en PUBLICAR un comentario...

Gracias por hacerlo.

Lo más popular este mes

El papel del padre en la lactancia (y en lo demás…)

Compartir información en las redes sociales

¿Necesito una Doula?

Relato de parto: nacimiento de Eneko en semana 35

“Yo soy la Doula y me iré, tú siempre serás la abuela”

Cuando los bebés deseados no llegan...

Confesiones de una Doula después de leer PARIR.

Relato de parto vaginal con oxitocina sintética y sin epidural.

Estoy embarazada, y ahora ¿a quién acudo?