Relación de SINCERIDAD y CONFIANZA.



Le estaba comentando mi forma de trabajar a una futura mamá que me había contactado sobre el tema del acompañamiento. Le decía que suelo entablar una serie de visitas –en función de la necesidad de cada mujer- antes del parto para conocernos bien y establecer, de esta forma, una relación basada en la sinceridad y en la confianza.  Esta chica se quedó un poco extrañada pero rápidamente comprendió el por qué…

Muchas mujeres se lamentan de que cada vez que van a su centro de salud hay una profesional distinta, llegando a visitarlas tres o cuatro personas desconocidas a lo largo del embarazo. Después, en el hospital donde paren, también se encuentran con personal que no conocen y con el que han de compartir algunas horas, añadiendo además los cambios de turnos si el parto se desarrolla arreglo al tiempo que cada mujer necesita para completar naturalmente el proceso.
Me comentan lo fría que es esta relación, que muchas veces no se atreven a decir cómo se sienten, a hablar, a expresarse por temor a que la persona que está enfrente no las entienda e incluso pueda llegar a reñirlas desde este desconocimiento a su carácter y necesidad.

La relación entre la Doula y la mujer acompañada se basa en ese tú a tú, en ese poder expresarse desde la absoluta seguridad de que va a ser escuchada sin ser juzgada, ni mal interpretada y muchísimo menos, amonestada.

Y para ello hemos de ser muy sinceras, ambas partes.

Entiendo que como Doula no me conciernen detalles personales pero sí puede ser interesante llegar a conocernos al máximo para que cuando llegue el momento del parto y compartamos juntas las horas necesarias, sepa yo interpretar sus señales y estar atenta y complaciente a sus necesidades. Y ella, la madre de parto, se pueda mostrar segura y con la intimidad suficiente generada a través de la confianza.

Por eso suelo hacer hincapié en estas premisas: confianza y sinceridad, porque facilitan el trato, porque de esta forma no hace falta hablar, porque una sola mirada es suficiente para saber si la mujer que está pariendo necesita un abrazo, o unas palabras de ánimo o simplemente quiere estar sola…

Cuando esta embarazada y yo terminamos de hablar, tras poco más de una hora de conversación,  me comentó que había oído hablar de las Doulas pero desconocía hasta qué punto este acompañamiento puede aportar a la madre serenidad basándose,  precisamente,  en la sinceridad y confianza que se produce en estos encuentros a lo largo del tiempo del embarazo.


Gracias por tu escucha y por tu comprensión, querida. Y por reconocer el trabajo que realizamos, aunque no sea algo "oficial".  Como tú, son cada vez las madres que se informan y deciden por quien quieren estar acompañadas en el nacimiento de sus hijas e hijos. Y te aseguro que para mí, VUESTRA elección es la que vale.


Comentarios

Lo más popular este mes

Si ella no lo sabe, explícaselo (a tu madre, a tu suegra…)

A vueltas con FACEBOOK

¡Somos hembras mamíferas!

Carta de una madre a una madre joven.

RELATO de mi PARTO

El vello púbico

Estoy embarazada, y ahora ¿a quién acudo?

Noche oscura del alma