Feliz NAVIDAD


Sí. Feliz Navidad ¿por qué no?  Asombrada me he quedado al leer por ahí que no está bien desear Feliz Navidad en espacios públicos. Y francamente, me parece rizar el rizo demasiado. Porque si yo siento la Navidad y la vivo a mi forma, de la manera que creo he de hacerlo, mis deseos los hago extensivos. A todo el mundo. No me importa si creen en lo mismo que yo, o no. O practican cualquier otra religión o son agnósticos, o ateos.

Mis deseos son de Paz, de Amor, de Felicidad. Pero AHORA y siempre, y aunque pueda parecer un tópico, quizás estos días sean la excusa para recordar que está bien decirle a los demás que pensamos en ellos. Y que los amamos. Por el simple hecho de SER. Y de EXISTIR.
Así es que ¡FELIZ NAVIDAD! Como quiera que la vivas.


Con Amor. 


Comentarios

Publicar un comentario

Dime tu OPINIÓN, por favor, me interesa y mucho porque saber que a alguien le atrae lo que escribo, me anima a seguir haciéndolo.

Si no usas ninguna cuenta, ELIGE la opción Nombre/URL, luego ESCRIBE tu nombre o nick y deja en blanco URL.
Dale a continuar, escribe tu comentario, pincha en PUBLICAR un comentario...

Gracias por hacerlo.

Lo más popular este mes

Sobre las formaciones de doulas (otra vez)

Relato de parto: el nacimiento de Gael.

Adiós a mi padre

Ejerciendo como MADRE. Y como padre.

Patriarcado e igualdad

Noche oscura del alma

Cumpliendo años

Carta a una matrona

Ser madre más allá de cierta edad