.

Este no es un blog de partos, de maternidad o de crianza solamente, sino que parte de mi experiencia de mujer, de lo vivido, de lo sentido, de lo que me llega... para seguir hacia lo que queda por hacer, hacia lo que puedo y quiero realizar.

Mi evolución como mujer que acompaña a otras mujeres, me muestra un camino del que cada día aprendo y gracias al cual mi sentido de la Vida se amplía y evoluciona en una dirección sin retorno.

Por y para las mujeres. Por y para todos los seres. Porque confío y doy Gracias.

lunes, 23 de febrero de 2015

Por la montaña: ¡4.000 km andados!





Me apetecía salir a caminar, realmente lo necesitaba tras una semana muy dura de contención emocional. Además, con esta salida completaba mis cuatro mil kilómetros andando por la montaña y contabilizados por mi Club de Senderismo, Ardillas. 
 
El Cavall Verd

La caminata prevista correría por la Sierra de Parcent, en la provincia de Alicante. La idea era llegar a lo más alto y cruzar este pequeño macizo, cresteando.
El parte meteorológico anunciaba vientos, pero aún así, el autobús iba casi lleno.
 


La vista desde el pueblo, al dejarnos el autobús,  no mostraba lo que una vez comenzado el sendero en continuo ascenso desde el principio, nos iba descubriendo.

Efectivamente el viento soplaba fuerte, pero como íbamos de cara al sol, empezamos a sentir su calorcito y con él compensábamos lo gélido que era el aire.




Confieso que lo que peor llevo son las subidas tan constantes. Hay ratos en los que el corazón se me dispara con una    taquicardia que me obliga a parar para respirar y retomar el ritmo cardiaco… y confieso que, en momentos así, maldigo la hora en que tomé la decisión de salir a caminar…

 Conforme íbamos subiendo el viento se percibía con más fuerza, en algunos tramos y desde el lado sur era misión casi imposible avanzar. En más de una ocasión tuve que falcarme con los palos para que el viento no me tumbara.

A pesar de que mi vista iba pendiente del camino, de vez en cuando me paraba para alzar la mirada y ver lo que había más allá… y empezaba a quedarme maravillada.

El camino era cada vez más pedregoso, teníamos que avanzar por grandes riscos y mucha piedra suelta, lo que necesitaba la alerta de mis cinco sentidos. Además, luchar contra el viento duplicaba el esfuerzo, con lo que sentía tensión hasta en las pestañas…

Al remontar el collado y cambiar de vertiente, el viento nos dio de lleno. Hubieron momentos en los que me agarraba a cualquiera que pasaba por mi lado, realmente el aire me tumbaba con fuerza y sentí que me fallaba el equilibrio. 
Además, las nubes comenzaron a cubrir el cielo y la temperatura se percibía realmente baja. Hubo un momento en que, aún llevando guantes, las puntas de los dedos las sentía congeladas…


Subiendo y bajando las distintas crestas, alcanzamos la más alta. Allí nos paramos y pudimos contemplar, a ambos lados las siluetas de algunas de las montañas más altas de Alicante: el Puig Campana, el Ponoig, La Sierra de Bernia, el Montgó,  el Cavall Vert, la Sierra de Ferrer… y recortado sobre el azul Mediterráneo, los edificios de Benidorm.


Desde allí y tras unas apresuradas fotografías, comenzamos el descenso para ir a parar al cobijo de un restaurante alemán al abrigo de la Peña del Coll de Rates en cuya terraza juntamos unas mesas y pedimos unas cervezas, como no, alemanas y un buenísimo strudel, pastel de manzana con canela y helado de vainilla.

Comenzamos el descenso ya sin parar por un precioso sendero de herradura, que en otros tiempos fue usado para el transporte de uvas pasas. 
A esa altura apenas percibíamos el viento y por la hora que era, el sol tenía más fuerza, con lo que la mochila ya iba cargada con toda la ropa que sobraba.




 Tomamos el autobús y para colofón, uno de los coordinadores nos obsequió con una estupenda “coca de llanda” y unos chupitos de mistela para quien quiso, claro.











En el autobús, había recibido un mensaje de que mis hijos estaban reunidos en casa de uno de ellos y se habían llevado a mi madre a pasar el día. Así es que cansada a más no poder y sin dejar las cosas ni ducharnos, nos fuimos a su casa, donde estuve un ratito disfrutando de mi madre, mis de hijos y de mis queridos nietos.


Una vez en casa y tras la reconfortante ducha, me puse a leer los mensajes recibidos y a responder cartas en el ordenador.

Benidorm, al fondo.


Y tras aclarar una serie de ideas, tomé una decisión importante que llevaba rondando algún tiempo.

Al fondo, la Peña del Coll de Rates

Strudel












Hoy, lunes por la mañana, con la mochila montañera vaciada, y con la mochila personal bastan más ligera, me pongo a relatar esta aventura que me ha vuelto a reconectar poniendo los pies en la tierra y el corazón en el cielo, dando gracias a la Vida por todo ello. 
















 Las preciosas fotografías son de Marido. Gracias, amor.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Dime tu OPINIÓN, por favor, me interesa y mucho porque saber que a alguien le atrae lo que escribo, me anima a seguir haciéndolo.

Si no usas ninguna cuenta, ELIGE la opción Nombre/URL, luego ESCRIBE tu nombre o nick y deja en blanco URL.
Dale a continuar, escribe tu comentario, pincha en PUBLICAR un comentario...

Gracias por hacerlo.