¿Qué eres Doula? Pues demuéstramelo.

     

  
Estoy convencida de que las personas hemos de ser muy honestas y hablar muy claro en un mundo donde la globalidad oculta realidades y da paso a mundos ficticios y de fantasía.
Sobre este tema ya he hablado en otras ocasiones pero es que no se termina nunca puesto que al no haber una homologación ni una formación común y reglada, está siendo una caja donde todo tiene cabida. Me refiero a las formaciones de Doulas.

Puede que se me tache de intolerante, especialmente por un sector más…  happyflower donde todo es paz,  felicidad y amor. Pero tristemente, día a día, constato que no todo el mundo que llega aquí tiene las mismas intenciones... Y que en el mundo de la maternidad,  del parto y del nacimiento, surgen circunstancias duras e incluso complicaciones, para las que hay que estar muy preparada a muchos niveles.

Yo no entro a juzgar a las personas de forma individual. Cada cual tiene su historia y la portea como puede. Pero sí me voy a referir a quienes tenemos la responsabilidad de compartir y gestionar desde las formaciones,  unos mínimos y unos máximos para poder ejercer como Doula.  Y aquí sí que no me vale todo.

Reitero constantemente mi convencimiento de que una persona para ser Doula ha de ser mujer y madre, aunque hayan venerables excepciones en mujeres que no lo sean. Y que emprender una formación para ser Doula sin tener las heridas propias sanadas y las emociones bien saneadas, generalmente, conduce a confusión y a tomar la formación como algo que no es: una terapia personal.

Cierto que ser Doula es, para mí, una actitud de vida por lo que entiendo que el equilibrio, la serenidad, la honradez y la honestidad, con una misma y con la mujer a la que acompaña,  son imprescindibles.

Cuando una mujer sufre un desequilibrio emocional por una circunstancia vivida y que ha dejado una herida profunda (infertilidad, pérdida…) y sin solucionar su duelo, sin completar su proceso de sanación se pone a “ayudar” a otras mujeres, creo, sinceramente que es un peligro en potencia.

No puedo, ni debo, citar casos y nombres, pero veo con estupor cómo está afectando esto en un ámbito bastante amplio. Y de qué forma se repite y pasa impunemente porque nadie se atreve a hablar, a denunciar ante el miedo de ser juzgada, señalada con el dedo e incluso repudiada por algunas compañeras de esta joven y todavía débil profesión…

Cuando hace unos años comencé en el tema del acompañamiento y movida por el ímpetu y el desconocimiento de esta realidad,  decía que me movía “por mí y por todas mis compañeras”. Pero ahora, conforme el tiempo pasa y tengo los ojos más abiertos, manifiesto abiertamente que solamente puedo hablar y responder por mí y por algunas Doulas que conozco más íntimamente y que son, francamente,  muy  pocas.

En fin, esto ha vuelto a ser una confesión abierta por algo que he visto a través de las redes sociales.
Que llamarse Doula sirva para una promoción personal cuando se es una profesional con todas las de la ley, no me parece mal. Pero si se aprovecha el tirón para decir que es Doula siendo que detrás puede haber una mentira, me parece injusto.
Y con este tipo de personas no quiero que se me relacione. Así de claro.






Comentarios

Lo más popular este mes

Si ella no lo sabe, explícaselo (a tu madre, a tu suegra…)

A vueltas con FACEBOOK

Abuela "consentidora"

ABUELIDAD

¡Somos hembras mamíferas!

Carta de una madre a una madre joven.

El vello púbico

RELATO de mi PARTO