Algunas veces me asusto…



Sí. Algunas veces me asusto de lo que siento cuando ciertas personas pasan por mi lado, de lo que me transmiten algunos mensajes que leo por ahí, de lo que veo en ojos que desvían sus miradas, de lo que escucho en palabras que me suenan a truenos…

Durante un tiempo he escrito mucho. En una época en que estaba saliendo de las profundidades, la palabra escrita era una necesidad, era un bálsamo. Ahora, y siendo que mi tiempo está más ocupado, mi mente está más lúcida y mi alma está serena, ya no escribo tanto a no ser que de repente, sienta una necesidad imperiosa de decir algo. Como ahora.

También me sorprendo de lo que en algún momento escribí y al releerlo luego, con el paso del tiempo,  no recuerdo haberlo hecho, no le reconozco la autoría, como si al estar escribiendo entonces me hubieran soplado las palabras al oído.  ¡Ja, ja! tiene gracia porque alguien me dijo que, seguramente, cuando escribía,  “otros” me lo estaban dictando… Yo ahí lo dejo, no quiero averiguar más.

Y me sobrecoge la sensación de sentir extraño el cuerpo frente a algunas cosas que leo por el mundo virtual. Con algunas me veo identificada como si de mí se tratara, y me mimetizo con lo que leo. En otras, es algo más extraño todavía, percibo algo como si no fuera cierto, como si fuera puro drama, teatro o comedia. Como si un gran interés se escondiera tras un halo de aparente bondad y de marketing bien estudiado. Y me asusto como un bebé indefenso  porque es muy real. Es algo que me paraliza y que rápidamente me pide pasar página. No me toca, no es mi vida, no soy quién para decir ni siquiera para sentir nada que no sea mío… ¡pero es que se repite tan a menudo!

Aunque hay ciertas cosas aparentemente inexplicables que me atraen, no quiero pensar en capacidades más allá de lo considerado “normal”, ni en comunicaciones, ni en nada intangible, pero de vez en cuando me pregunto qué narices me pasa.

En este otoño de mi existencia estoy aprendiendo muchas cosas y una de las que más me cuesta es callar… callarme todo esto que percibo, que lo vivo como real y que siento que en demasiadas ocasiones puede perjudicar a otras buenas gentes. Pero como he dicho antes, sé que no me toca, y hago el esfuerzo de aprender ¡siempre aprendiendo! a callar, a separar lo que no es mío, a dejar que cada cual tome sus decisiones caminando y apartando sus propias piedras del camino.


El hormigueo en el plexo solar, el encogimiento de estómago, la aceleración del pulso se repiten ante ciertas situaciones como si del aviso un peligro inminente se tratara. Y no quiero ver más, poco a poco, me alejo… tal vez aún no esté preparada…






Comentarios

  1. A mi me pasa lo mismo, sobre todo en lo de escribir.Lo demás... creo que son energías que chocan, se atraen, conectan o se repelen. Voy aprendiendo a hacer caso de mis reacciones sin absolutizarlas, porque también se equivocan a veces...
    Díficil, esto de escucharse, coonocerse e intentar al mismo tiempo no juzgar...

    ResponderEliminar
  2. Ah, se me olvidaba mandarte un abrazo fuerte. :)

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Dime tu OPINIÓN, por favor, me interesa y mucho porque saber que a alguien le atrae lo que escribo, me anima a seguir haciéndolo.

Si no usas ninguna cuenta, ELIGE la opción Nombre/URL, luego ESCRIBE tu nombre o nick y deja en blanco URL.
Dale a continuar, escribe tu comentario, pincha en PUBLICAR un comentario...

Gracias por hacerlo.

Lo más popular este mes

Sobre las formaciones de doulas (otra vez)

Relato de parto: el nacimiento de Gael.

Adiós a mi padre

Noche oscura del alma

Ejerciendo como MADRE. Y como padre.

Patriarcado e igualdad

Cumpliendo años

Carta a una matrona

Ser madre más allá de cierta edad