Apatía y desánimo. Porque es Navidad.


Mi árbol de Navidad todavía está desnudo. En un lado del salón espera a que sus ramas sean decoradas con las bolitas de colores, con las tiras doradas, con los lazos rojos… pero no tengo ganas. Se acercan unas fechas que me han sido muy queridas, que las he disfrutado mucho y sin embargo, este año las enfrento desde la apatía.

Ahora mismo vengo de casa de mi madre. Ella sigue decorando su casa a pesar de los 89 años que cumplirá a principios del año que viene. Estando allí he recordado cuando mis hermanas y yo éramos pequeñas y venía toda la familia… mis tíos, mis primas, y bailábamos y cantábamos y lo pasábamos fenomenal. 

Más tarde, cuando mis hijos eran pequeños también nos juntábamos con mis hermanas y sus hijas. Cristina, la pequeña de mis hermanas tocaba la guitarra con mi hija y mi sobrina Yolanda y cantábamos villancicos junto a mis padres. Después íbamos todos juntos a la Misa del Gallo. Mis padres eran felices y nosotras también. Hoy, algunas de esas personas ya no están, se fueron por varias circunstancias y su ausencia está presente…

Son tradiciones que se viven y se recuerdan. Que se pierden. Y que se lloran.

Hoy lunes 21 todavía no sé que voy a hacer para cuando el día de Navidad venga toda la familia a mi casa a comer. Ni tengo ganas de pensarlo. A veces me gustaría cerrar los ojos y que fuera el día siguiente de Reyes con el fin de recobrar la normalidad, lo cotidiano… pero apenas hemos comenzado con las compras, las comidas, los encuentros… y me siento agobiada.

Porque también pienso en todas las personas que están saliendo de los países en guerra y se van a encontrar con una Navidad fría, desangelada, sin un bocado extra que llevarse a la boca, sin una cama caliente donde reposar, sin un árbol decorado donde encontrar sus regalos… Pienso en esas personas que se están dejando el pellejo por lograr un modo digno de pasar sus días y que dejan atrás país, familias, recuerdos y vida.

Veo la opulencia en otros lados. Veo el ansia de poder y las mentiras de los políticos. Veo cómo en el país que vivo van a continuar con los desahucios, la sanidad y la enseñanza en precario. Cómo vamos a seguir con una ley que no ampara a las mujeres víctimas de malos tratos, ni a las que quieren vivir su maternidad de forma consciente. Veo una situación económica donde seguirá haciéndose rico el que más dinero tenga y donde los pobres cada vez serán más pobres.  Veo tantas cosas que no me gustan…

Y me desanimo. Y quisiera cerrar los ojos para no ver nada. Pero es Navidad. Y he de sobreponerme aunque en estos momentos conecte con una soledad profunda, con la soledad que sienten todas las almas errantes, conecto con la tristeza del mundo… y me deshace la pena. Me desgarra el dolor ajeno. Y siento frío interno. Pero es Navidad.

Sé que estos momentos forman parte de mi presente y acepto como tal esta angustia que me sobrepasa, y me permito sentirme así y expresarlo porque, a pesar de lo afortunada que soy por todo lo que tengo, lo que hago y las personas que me rodean, estas emociones irrumpen en mi alma a modo de huracán. Siento que he de vivirlas y sobrepasarlas de la mejor manera. Sé que forman parte de mi naturaleza humana y por eso las acojo.

Sé que soy afortunada por lo que tengo, que soy amada y por ello doy gracias a la Vida con cierta frecuencia. Pero eso no quita que vea y escuche este perfil que, en momentos puntuales, también conforma mi ser.

También sé que estas emociones, una vez transcendidas darán paso a otras, las que me llevarán a ir al mercado a comprar lo mejor arreglo a mis posibilidades para preparar una deliciosa comida donde disfrutar junto a mis hijos, mis nietos, mi madre, mi marido… mis seres queridos.


Sé que decoraré el árbol de Navidad con las bolas de colores y los lazos rojos, y que pondré villancicos aunque mis hijos y mis nietos no los canten.  Que empaquetaré regalos y que disfrutaré cuando los abran. Que me hartaré de guisar, de fregar, de limpiar cuando todo acabe. Y sé que lo haré convencida y a gusto porque entonces estaremos todos contentos. Porque es Navidad.






Comentarios

Lo más popular este mes

Sobre las formaciones de doulas (otra vez)

Relato de parto: el nacimiento de Gael.

Adiós a mi padre

Noche oscura del alma

Ejerciendo como MADRE. Y como padre.

Patriarcado e igualdad

Cumpliendo años

Carta a una matrona

Ser madre más allá de cierta edad