PARIR


¡Qué preciosa palabra! Me suena a fuerza, a esplendor, a Vida.

Parir es el resultado de un maravilloso viaje iniciático de diez meses lunares que comienza tras el seductor baile entre un óvulo y un espermatozoide en una mágica danza que culmina con la penetración y fusión de uno en otro y una rápida multiplicación de células que van conformando al bebé intrauterino.

Parir es un hecho fisiológico normal, potente e involuntario que se produce cuando el bebé decide que está preparado para nacer y comienza a transmitir señales al cerebro de su madre,  y que tiene lugar mediante un potente reflejo de expulsión, el más fuerte que puede experimentar una mujer: el reflejo de eyección del feto.

Y puesto que parir es un hecho fisiológico natural e involuntario, de la misma forma que lo es respirar, o hacer la digestión o incluso –y aunque sea escatológico- defecar, no necesitamos que nadie nos diga cómo hemos de hacerlo.  Ni cómo respirar. Ni en qué postura colocarnos. Ni tan siquiera que nadie acompañe (digo acompañe sin intervenir, no asista o atienda profesionalmente)en ese momento a la persona que pasa por el trance, hablando desde el punto de vista puramente físico. 
Solamente hay que escuchar lo que el cuerpo está pidiendo y dejarse llevar.

El cuerpo de cualquier hembra mamífera está perfectamente diseñado para parir cuando su cría está madura. Sin embargo, no todas las hembras mamíferas son capaces de hacerlo sin que puedan surgir problemas. Y hablamos de las hembras humanas.

Porque parir es, además, un proceso en el que entran en juego unos factores muy importantes: las hormonas. Y las emociones. Y aquí es cuando comienza a complicarse el tema. Porque no todas las mujeres tienes sus emociones a punto para cuando llega su momento de parir.

Está más que demostrado que las emociones generan distintos tipos de hormonas. El estrés produce adrenalina y el bienestar produce oxitocina. No voy a profundizar más.

Parir de una determinada forma es el resultado de un trabajo personal que debería de comenzar en el momento de pensarse madre. Y cada mujer, llegada la hora de la verdad,  y si se lo permiten, parirá como ella es. Desde mi experiencia lo afirmo y también son muchas las autoras que lo constatan.

Una mirada interior para saber por qué una quiere ser madre y cuál es el bagaje que va a llevar durante la travesía de su embarazo. Y aquí, durante esta trayectoria emocional sí que le va a venir bien un buen acompañamiento, la presencia y disponibilidad de una persona experta que sepa y comprenda lo que las emociones son capaces de desencadenar. Y que conozca en profundidad a la persona que está acompañando.

Porque cuando llegue la hora de parir, para la persona que vaya a su lado no será necesario saber en qué posición está el bebé, ni si tiene estreptococo negativo, ni siquiera de cuántos centímetros está dilatada

Porque cuando una mujer está de parto necesita a su lado alguien que la conozca, que sepa cuáles son sus miedos y sus fortalezas, que con una sola mirada vea qué siente, o qué puede estar necesitando. Y que posea las herramientas adecuadas para acompañar y para contener. Y este también es un trabajo que se hace con anterioridad porque, llegado el momento, ya está todo resuelto. Y no es momento de intentar cambiar nada.

Parir es fuerza, es Vida. Parir es dejar salir la fiera que una lleva dentro y permitir que el cuerpo se manifieste en su máxima expresión. Y no hay que minimizar la importancia del acompañamiento apropiado porque de este momento en que pueden surgir fantasmas, tal vez dependa la memoria de toda una vida.


Y ahora, con la información en la mano y tu poder de decisión, elige a quien quieres que te acompañe. Todavía estás a tiempo.





Comentarios

Lo más popular este mes

Sobre las formaciones de doulas (otra vez)

Relato de parto: el nacimiento de Gael.

Adiós a mi padre

Noche oscura del alma

Ejerciendo como MADRE. Y como padre.

Patriarcado e igualdad

Cumpliendo años

Carta a una matrona

Ser madre más allá de cierta edad