Cortesía, educación… o yo qué sé.



Soy consciente de que las normas de educación han cambiado. Sé que los valores no son los mismos ahora que cuando yo era pequeña. Sin embargo, creo que nada tiene que ver la libertad con la buena educación.  O tal vez es que ese concepto también haya desaparecido…

Hace poco, en una charla feminista a la que acudí porque me habían invitado, se hablaba sobre las mujeres filósofas en nuestra historia. Una de ellas, no recuerdo el nombre ahora, fue quien dijo que abrir la puerta, o ceder el asiento, o ayudar a ponerse el abrigo a una mujer era señal de machismo, de presuponer que la mujer es inferior al hombre ¡Me quedé alucinada! Porque me parece que eso es confundir churras con merinas. Porque, sinceramente, creo que es un tema de buena educación de la misma forma que abrirle la puerta a un hombre si se tercia o ayudarle a ponerse una chaqueta ¿Qué tiene que ver esto con el sexo?  ¿De verdad somos así de retorcidos?

En más de una ocasión se ha comentado en algún foro el tema de cederle el asiento a una mujer embarazada ¿Se trata de machismo? ¿De buena educación?  ¿O de respeto al prójimo?  De la misma forma que hacerlo cuando se trata de una persona mayor, o discapacitada…

Utilizo bastante el servicio de transporte público y me alucina ver cómo los mayores e incluso las embarazadas van de pié con el autobús o el metro lleno… en cambio los asientos están ocupados por niños.  No bebés en brazos de sus madres, no, niños.  De 6, 8, 12 años…  y jóvenes universitarios. Puede que el hecho de ceder el asiento ya se considere anticuado, o discriminatorio…

La verdad es que no quería haber hablado de esto, sino de la falta de cortesía al no responder cuando se les envía un mensaje, una carta…
Cierto es que todo el mundo está muy ocupado, que lo urgente no permite hacer lo necesario, que el tiempo está limitado y las prisas nos invaden… pero ¿ni un minuto para responder y decir por lo menos gracias, lo he visto?

En serio, yo no sé si es falta de ganas, de implicación o de ponerse en lugar de la otra persona y valorar su tiempo, su trabajo o su esfuerzo.  Porque cuando se envía una misiva es por algo, o al menos, en mi caso lo es.  No malgasto mi tiempo en naderías y me parece una falta de consideración que los demás no lo valoren. Y no porque sea yo sino por el hecho en general de no tomar en consideración que el tiempo de los otros, también vale. Lo mismo que el mío.


En fin, hoy ando revuelta, muy revuelta.  El día está gris y oscuro. Llueve. Una persona a la que amo muchísimo está en trance de muerte. Hace frío. Y estoy sola en casa.  Con lo que doy rienda suelta a los dedos ante el ordenador.  Y sale… lo que sale.  Lo que tiene que salir. Seguro.







Comentarios

  1. Quien así piensa y se manifiesta, en este caso una mujer; lo de feminista no me importa y lo de filosofa ¡menos! Pues si la filosofía es lo que dice el Diccionario de la Lengua, recomiendo a la misma que acudan a esa cita Académica y realicen esa y otras consultas lingüísticas. Y tal vez entiendan, que ser educado que no es una actitud prepotente.
    Es evidente, qué la actitud feminista radical obedece a un complejo social, a una carencia de identidad y de formación, qué no precisa de radicalismos sociales; precisa de leyes y de educación.
    Posiblemente, aquellas qué así se manifiestan no conocen palabras como:
    -gentileza
    -urbanidad
    -cortesía
    -amabilidad
    -comedimiento
    ni su significado. Ni la atención y los buenos modales

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Dime tu OPINIÓN, por favor, me interesa y mucho porque saber que a alguien le atrae lo que escribo, me anima a seguir haciéndolo.

Si no usas ninguna cuenta, ELIGE la opción Nombre/URL, luego ESCRIBE tu nombre o nick y deja en blanco URL.
Dale a continuar, escribe tu comentario, pincha en PUBLICAR un comentario...

Gracias por hacerlo.

Lo más popular este mes

Sobre las formaciones de doulas (otra vez)

Relato de parto: el nacimiento de Gael.

Adiós a mi padre

Noche oscura del alma

Ejerciendo como MADRE. Y como padre.

Patriarcado e igualdad

Cumpliendo años

Carta a una matrona

Ser madre más allá de cierta edad