SATURACIÓN





Me saturan las (malas) noticias que se escuchan por la radio, que se emiten por televisión. Good news, no news, dicen los periodistas. Las redes sociales me saturan también. Me satura tanto negocio, tanta lucha para conseguir propósitos lucrativos básicamente personales, tanto yo, tanto ego en pedestal…

Me interesan las personas, los hombres buenos, las mujeres y sus crías. Por encima de todo. Me interesa su bienestar, el que ELLAS elijan, aunque no sea el mismo según mi criterio. Me interesa ESTAR y brindar y compartir lo poco que tengo, lo que apenas sé… desde mi trabajo de hormiga, sin lucha. Y sin intereses más allá de lo digno.

Me satura el supuesto respeto y la supuesta educación respetuosa. Algo que no concibo desde el ataque irreverente a quien no piensa de la misma forma en cualquier ámbito de su vida.

Me satura y me vuelve a saturar ver tanta loba con piel de cordera.

Mi padre decía que no se conoce a una persona hasta que no se ha comido sopas con ella. Por eso me saturo todavía más, porque hay con quien casi he comido sopas. Y con quien sí he comido.

Me satura la negatividad constante, las imágenes dolientes sin ninguna justificación y las palabras hirientes. Me satura el morbo.

Porque hay mucho de lo que disfrutar en la vida creo en la bondad, creo en el amor y en la paz. En las personas libres y generosas. En quien da a cambio de nada y en quien recibe “ciento por uno” a cambio de poco.

Todo lo otro (lo del lado oscuro) no lo negaré, pero tampoco le daré mi fuerza. No. No haré la bola más grande. Bastante se está lamentando nuestra Madre Tierra para que le mande más energía negativa. Bastante se lamenta nuestra Pachamama por tanto despropósito y avaricia. No le aportaré ni un mínimo haz de mi pequeña luz.

Estoy saturada y me duele el alma. Y a veces el estómago. Necesito alejarme. Quedo disponible para quien acuda a mí desde el amor y la verdad, desde la humildad y la llamada incondicional. Necesito reponerme. Necesito recargar mis energías agotadas frente a tanta tristeza.

Si, decididamente necesito desconectar por un tiempo. 



Comentarios

  1. Hola Concha
    Estoy igual
    Saturada
    A veces pienso que no puedo con tanto dolor,pones la TV y cuando no muere una persona hablan de enfermedad cuando no de guerras,,,
    En internet x igual
    Y llega un momento que afecta que toca el alma que es demasiado
    Te comprendo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo creo que somos muchas las personas que estamos así y si especialmente te mueves por redes sociales ¡apaga y vámonos!
      La diferencia quizás esté en que yo necesito expresar...
      Gracias por tu aportación.

      Eliminar

Publicar un comentario

Dime tu OPINIÓN, por favor, me interesa y mucho porque saber que a alguien le atrae lo que escribo, me anima a seguir haciéndolo.

Si no usas ninguna cuenta, ELIGE la opción Nombre/URL, luego ESCRIBE tu nombre o nick y deja en blanco URL.
Dale a continuar, escribe tu comentario, pincha en PUBLICAR un comentario...

Gracias por hacerlo.

Lo más popular este mes

Si ella no lo sabe, explícaselo (a tu madre, a tu suegra…)

A vueltas con FACEBOOK

¡Somos hembras mamíferas!

Carta de una madre a una madre joven.

RELATO de mi PARTO

El vello púbico

Noche oscura del alma

Estoy embarazada, y ahora ¿a quién acudo?