Un adiós para una gran mujer: mi suegra.



Cumpliendo 93 años
Aunque no sepamos cómo ni cuándo, que nacemos para morir es la única certeza que tenemos en esta vida. Y que unas personas dejan más huella que otras, también es una realidad.

Mi suegra ya ha abandonado su cuerpo y hoy daremos la despedida a esa envoltura que la ha acompañado durante casi 94 años.

Era una mujer sabia. Una gran matriarca. Y como tal se ha ido. Ha estado en su casa, en su cama, durante cuatro días que ha durado su estado comatoso. En todo momento rodeada de su familia, de sus hijos y nietos. Ha sido el tiempo necesario para ir soltándola y para que ella se fuera despidiendo de cada uno de nosotros.

Sin embargo, yo lo hice hace cuatro años y así lo cuento aquí, en este relato de abril de 2012.

Ella supo cuánto la amé porque se lo dije en más de una ocasión. Me siento privilegiada por haber compartido con ella estos 42 años y por haberla acompañado en esta despedida. Y le agradezco el haber parido a su hijo, Marido, y haberle transmitido lo mejor que tenía.

La “bisa”, como le llamaban sus siete biznietos, ya no estará entre nosotros, sin embargo su esencia será imborrable.


Gracias Antonia. Permanecerás en mi corazón hasta que vaya a reunirme contigo.  





Comentarios

Lo más popular este mes

Sobre las formaciones de doulas (otra vez)

Relato de parto: el nacimiento de Gael.

Adiós a mi padre

Noche oscura del alma

Ejerciendo como MADRE. Y como padre.

Patriarcado e igualdad

Cumpliendo años

Carta a una matrona

Ser madre más allá de cierta edad