¿Parto respetado?


Tenía el pálpito de que este término llevaba a confusión a muchas personas que lo leían. Y  esta impresión se ha confirmado tras leer el comentario de alguien que me merece mucho crédito. “Yo no concibo el parto sin epidural” me dijo, “por tanto no puedo apoyar el parto respetado”. Cantado estaba. El término, efectivamente, confunde.

Porque, de entrada, no queda muy claro qué es parto respetado especialmente para quien no se mueve en torno a la maternidad,  ya que para unas mujeres su parto será respetado en base a unos criterios y para otras mujeres, estará en base a los suyos. Y no tienen por qué ser iguales.

Parto respetado en aquel en que la mujer es atendida en todas sus decisiones de una forma humana, digna y respetuosa por el personal sanitario que está con ella, ya sea en el hospital o en un parto en casa. Y que no se la somete a ninguna práctica sin su consentimiento.

Parto respetado es cuando la mujer, desde su información, quiere o no quiere unas prácticas en concreto. Y no por ello se le juzga, se le ridiculiza, se le da un trato vejatorio

Porque tan respetado puede ser un parto con epidural como uno sin ningún tipo de analgesia si ese ha sido el deseo de la mujer que ha parido.

Otra cosa es que nos basemos en lo que la evidencia y la experiencia nos dice en cuanto a ciertas prácticas, incluso lo que la OMS y organismos relacionados con la salud nos afirman.
Por ejemplo, se sabe de los efectos de un parto inducido, de una cesárea programada, del uso indiscriminado de la oxitocina sintética, de la episiotomía, de la maniobra de Kristeller, de la rotura de la bolsa del líquido amniótico, del uso indiscriminado de la epidural… actuaciones que no voy a desgranar ahora porque información al respecto ya hay mucha. Sabemos, como digo, lo que nos dice la evidencia pero si aún así una mujer decide parir con epidural y todo lo que conlleva y ella se siente feliz tras su parto porque el trato humano ha sido excelente ¿alguien puede convencerla de que no ha sido respetado? ¿Y si una mujer elige una cesárea porque la aterroriza el parto vaginal y es tratada correcta y amorosamente, alguien va a decirle que el nacimiento de su bebé no ha sido respetado?

Realmente resulta complicado sacar los pies del tiesto y siento que estoy haciendo de abogado del diablo porque yo defiendo la manera de nacer más natural y menos intervenida y sin embargo, sé que a muchas mujeres se las cataloga porque han tenido otro tipo de parto. Y enarbolamos la la bandera de lo natural y respetuoso sin tener en cuenta a esas mujeres que han parido de forma más intervenida y para ellas ha sido el parto más maravilloso del mundo.

He escrito estas palabras porque me sentía en deuda con la persona que me comentó lo que he dicho al principio. De hecho, estar tarde he hablado con ella y le he vuelto a explicar el tema y me ha dicho que ahora lo entendía pero que tal y como se plantea, muchas mujeres se sentirán excluidas por no considerarlas respetadas.

Esta es la Semana Mundial del parto y del nacimiento respetado con el lema "MI CUERPO, MI DECISIÓN, MI BEBÉ" y como en años anteriores pondré mi granito de arena. Precisamente por ellas, por las que al no tener suficiente información o por no dar con alguien que les explique opciones y posibilidades, se conformen con lo primero que encuentren creyendo y sintiendo que han hecho lo mejor.

Respeto es tolerar y hacer que se cumplan los deseos del otro. Para que el parto sea respetado es necesaria una campaña de concienciación y de información extensa y veraz que debería de comenzar desde la misma sanidad,  pública y privada,  por encima de sus intereses político-económicos, y cuyos profesionales deberían ser los primeros en velar para que se cumplieran  los derechos del paciente, los derechos de la mujer embarazada, los derechos del nacimiento.




Comentarios

Lo más popular este mes

El papel del padre en la lactancia (y en lo demás…)

Compartir información en las redes sociales

¿Necesito una Doula?

Relato de parto: nacimiento de Eneko en semana 35

Fibromialgia

Cuando los bebés deseados no llegan...

“Yo soy la Doula y me iré, tú siempre serás la abuela”

Confesiones de una Doula después de leer PARIR.

Estoy embarazada, y ahora ¿a quién acudo?