Felices FIESTAS, como quieras que las vivas.





La verdad es que dando una mirada al panorama mundial, poco apetece echar las campanas al vuelo. Entre las guerras y genocidios, las masacres, las hambrunas y la constante violencia machista que está saliendo a la luz,  el futuro es cada vez más incierto. Y eso, me entristece.

Sin embargo, me niego a entrar en la negación y el oscurantismo, por lo que desde YA os hago llegar mis mejores deseos de felicidad y prosperidad en estos días del año que termina, y para los venideros. Para siempre, vaya.

Porque para mí, lejos de ser un tópico, estas fiestas navideñas y los días siguientes hasta el 6 de enero, siempre han sido motivo de alegría, de encuentro familiar, de compartir horas y sobre todo, de buenos deseos para aquellas personas que amo. Y también para las que no conozco.

Las redes sociales entran en todas las casas y ya voy viendo los mensajes de negación. Que si las fiestas son un montaje comercial, que si la religión es nosécuantascosas, que si a los niños se les vende una mentira… ¿y qué? ¿O acaso todxs somos tan conscientes y coherentes que nuestros actos están revestidos de la más pura y auténtica verdad?  Y en todo caso ¿de qué verdad?  ¿La tuya o la mía?

Quienes me conocéis sabéis que la palabra respeto es una de mis preferidas. Evidentemente no voy a pedir respeto hacia el hombre machista y asesino que se carga a una mujer porque ésta necesita alejarse de él para poder vivir. No voy a pedir respeto para los países ávidos de poder que fabrican y venden armas para que la gente se mate y así obtener pingues beneficios. No voy a pedir respeto para los gobernantes megalómanos que desean controlar el mundo. No voy a pedir respeto para muchas situaciones que no lo merecen...

Me voy a quedar, ahora,  en lo cercano, en lo que tengo aquí al lado. Y voy a pedir lo mejor que le pueda suceder, lo que necesiten y pidan,  o lo que simplemente les dé fuerza para seguir adelante en esos días aciagos.  Y es por ello que pienso en esos niños que sí tienen una ilusión y por muy pequeña que sea, merece ser tenida en cuenta. Por esos adultos que cultivan una tradición y se reúnen en torno a una mesa la Nochebuena o el día de Navidad. Por esas personas que, aún siendo de otro credo, celebran estos días a su manera. E incluso por ti, que no crees en nada.

Voy a seguir pidiendo por una Paz Mundial por muy utópico que parezca. 
Voy a seguir pidiendo por el sentido común, la coherencia y la humanidad en los gobernantes que manejan los hilos. 
Voy a seguir pidiendo por todas las mujeres que este año han sido ASESINADAS a manos de una persona que en algún momento amaron. Y para que dejen de producirse estos hechos aberrantes.
Voy a seguir pidiendo por todos los niños del mundo que están viendo truncada su infancia a consecuencia de los desastres, tanto humanos como naturales. 
Voy a seguir pidiendo por todas esas mujeres que se enfrentan a un parto violento a causa del desconocimiento y la poca profesionalidad de quienes las atienden. 
Voy a pedir por todos los bebés que nacen en condiciones poco humanas que les marcarán de por vida.
Y voy a pedir, con todas mis fuerzas por los míos. Por mi familia, por mis amigxs, por las personas de mi entorno.

Que el espíritu de la Navidad pueble TODOS los corazones y nos colme de Paz, Amor, Salud y Prosperidad.


Sí. A ti también te incluyo, aunque no creas en estas cosas.



Comentarios

Lo más popular este mes

El papel del padre en la lactancia (y en lo demás…)

Fibromialgia

Compartir información en las redes sociales

¿Necesito una Doula?

Siete cosas que debes saber sobre el PUERPERIO

Relato de parto: nacimiento de Eneko en semana 35

“Yo soy la Doula y me iré, tú siempre serás la abuela”

Cuando los bebés deseados no llegan...

Confesiones de una Doula después de leer PARIR.