Doulas: volvamos a hablar claro.


 "La habitación del parto". Lawrence Alma-Tadema


Que el cuerpo de una mujer, por genética pura está preparado para concebir, gestar y parir…    Que un bebé intrauterino sabe cómo y cuándo es el momento de nacer...

Que si el parto se desarrolla en las condiciones apropiadas de intimidad, privacidad, respeto y ausencia de medicalización e intervención no tiene por qué presentar complicaciones… son realidades que conocemos quienes estamos en torno al nacimiento de los seres humanos.

Sin embargo, hay circunstancias por las que los partos no fluyen como deberían y aparecen situaciones que dificultan el nacimiento, poniendo en peligro la vida de la madre e incluso, la del bebé.

Yo no voy a entrar en cuáles pueden ser estas causas, ya sean físicas, ya sean emocionales, por los profesionales y/o prácticas,  o una mezcla de todas ellas.  Lo bien cierto es que estas circunstancias se dan aunque, afortunadamente, en menor medida frente a los partos y nacimientos con éxito.

Quiero hablar desde mi humilde experiencia, desde el poco tiempo que llevo acompañando a mujeres en el momento de dar a luz. Mi vivencia es pequeña frente a la de cualquier profesional que lleve años asistiendo partos. Sin embargo y puesto que yo me he preparado sola y exclusivamente para el acompañamiento emocional, sí presto mucha atención a lo que desde este punto de vista sucede. Y confieso que cada vez que acompaño en un parto, soy más prudente, más cautelosa y más respetuosa con lo que supone el proceso puramente fisiológico.

Yendo ahora en otra dirección, diré que me parece bien lo que cada mujer decida hacer con su cuerpo llegado el momento de parir.  Mujeres que quieren llegar al hospital, no enterarse de nada y de inmediato solicitar analgesia y/o anestesia. Mujeres que desean estar en su casa el máximo de tiempo para llegar a puntito de parir y evitar intervenciones innecesarias. Mujeres que desean fervientemente parir en sus hogares. Incluso mujeres que quieren parir sin acompañamiento sanitario, o sea, tener un parto autogestionado.

Entiendo que como personas adultas y responsables, en cualquiera de los casos, ellas eligen la opción y ellas asumen lo que felizmente pueda pasar… o lo que no llegue a ser tan feliz. He dicho que respeto sus decisiones, lo cual no quiere decir que las comparta.

Haciendo un inciso, comentaré que hace un par de semanas me llamó una mujer para interesarse por la formación de Doulas. Es madre de dos niños y  le atrae mucho este mundo del acompañamiento. Puesto que este año no ha sido posible, quedé en mandarle información para la próxima edición. Hace cuatro días me volvió a llamar para preguntarme si para ser Doula se debía de tener un perfil especial… pues sus amigas y conocidas le decían que ella no podría ser Doula porque había parido a sus hijos con epidural. Después de mi inicial sorpresa y de aclararle este mal entendido, me quedé pensativa pues sigue siendo real la poca y mala comprensión que hay respecto a lo que una Doula ES y no hace.

Y vuelvo al tema anterior.

En los días que llevamos de este año, he tenido la maravillosa oportunidad de acompañar en dos nacimientos, hechos que confirman y me reafirman en la prudencia a la hora de estar junto a una mujer de parto, junto a una familia.

A pesar de que ambas madres estaban bien informadas en cuanto a la fisiología del proceso, los protocolos hospitalarios y se hallaban emocionalmente muy preparadas, a pesar de que sus elecciones eran conscientes y consecuentes con su manera de ser y de vivir, los hechos no se desarrollaron como ellas habían previsto y deseado para el nacimiento de sus bebés.

En el primer caso, un parto muy largo y agotador llevó a la mamá a solicitar anestesia epidural, con la consecuente colocación de oxitocina sintética, la imposibilidad de movimiento y todo lo que conlleva la administración de medicación. La posición del bebé y la poca experiencia del personal sanitario del primer turno que la atendió, llevaron a que la madre se agotara hasta el punto de demandar aquello que no entraba en sus planes. Finalmente y gracias a la fuerza amorosa de esta madre, al sereno apoyo del padre y a la profesionalidad y destreza de la matrona entrante en el cambio de turno, el bebé nació feliz y vaginalmente tras más de 35 horas y desde un útero que había tenido una cesárea previa hacía unos años.

El segundo caso fue realmente serio. Una preclampsia en semana 36 obligó a una cesárea de urgencia. ¡Bendita operación y bendita atención medica! No voy a facilitar más datos porque la madre y su familia todavía no se han recuperado…

Y voy entrando en lo que me ocupa…

Por definición y desde el más completo convencimiento, la Doula es la mujer que acompaña a otra mujer en procesos de maternidad. Los decálogos de todas las asociaciones de Doulas, y las Doulas con las que comparto criterios, hacemos hincapié en que no somos personal sanitario y por tanto, no incurrimos en ninguna actuación de este tipo,  de la misma manera que insistimos en no acompañar partos autogestionados, esto es, sin presencia de personal sanitario.

Sin embargo,  para mi desdicha y de las mujeres que estamos trabajando para el reconocimiento y legalización de esta actividad,  sabemos que hay mujeres que se hacen llamar doulas que sí están dispuestas a atender partos sin estar cualificadas ni reconocidas legalmente para ello. Podría añadir muchas cosas, sin embargo solo aportaré mi indignación y lo que supone de falta de responsabilidad y de respeto hacia el resto de un colectivo que está sudando tinta para poder conseguir un lugar junto a las madres que las buscan, para las Doulas que queremos trabajar desde la legalidad y en armonía con el resto de profesionales que intervienen en los nacimientos.

Quiero creer que estas mujeres que están dispuestas a acompañar partos autogestionados tienen poca experiencia y que no se han encontrado con problemas serios en un parto, quiero creer que sus deseos los basan en idealismos… y temo pensar cómo se enfrentarían y defenderían la vida de la madre y de su bebé ante cualquiera de las situaciones que me he encontrado estos días.

El tema es lo suficientemente serio para llevarlo a reflexión. Como he dicho, respeto que una mujer quiera parir sola,  bajo un olivo o en medio de un río, respeto que quiera que la acompañe su mejor amiga o su panadera, pero no respeto que esa persona que acompaña se autodenomine Doula. Ni lo respeto ni lo voy a defender, así de claro. Puede llamarse de mil formas o no llamarse de ninguna, pero que no mancille esta denominación que hemos elegido quienes queremos hacer las cosas desde otra perspectiva, desde la legalidad que se nos permite en este país donde vivimos.

Por todo lo anterior, invito a toda mujer que quiera contar con una Doula en su parto, que pida referencias, que averigüe qué tipo de formación y de experiencia tiene la Doula en cuestión, que hable con otras mujeres a las que haya acompañado y que tras una conversación personal, decida si es quien merece este regalo de ser testigo del nacimiento de su hija, de su  hijo, desde la seguridad y la legalidad, desde lo que es ESTAR sin intervenir porque eso es lo que corresponde al personal sanitario preparado para tal efecto.

Sé que no voy a quedar libre de polémica, pero realmente no me importa. Posiblemente, si yo viviera en cualquier otro lugar o país donde hubiera tradición de partería, yo sería una buena partera por amor y convencimiento. Sin embargo, y puesto que para mí la vida humana y el derecho a nacer digna y legalmente, es  una posesión a defender, manifiesto todo lo anterior.

Espero y deseo que quienes se hacen llamar Doulas y no se ciñen a unos mínimos de cordura y sentido común, reflexionen y se desmarquen del resto de un colectivo que trabaja por el reconocimiento y la homologación de esta profesión tan bonita, tan hermosamente humana.







Comentarios

  1. Suscribo tu opinión, como siempre tan lúcida y sensata. Gracias Concha!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Dime tu OPINIÓN, por favor, me interesa y mucho porque saber que a alguien le atrae lo que escribo, me anima a seguir haciéndolo.

Si no usas ninguna cuenta, ELIGE la opción Nombre/URL, luego ESCRIBE tu nombre o nick y deja en blanco URL.
Dale a continuar, escribe tu comentario, pincha en PUBLICAR un comentario...

Gracias por hacerlo.

Lo más popular este mes

Abuela "consentidora"

Después del parto, la vuelta al hogar. La otra realidad.

El nacimiento de mi nieta Vera.

ABUELIDAD

el PARTO es MÍO

Carta de una madre a una madre joven.

RELATO de mi PARTO

La señora Carmen y el tarot.

Noche oscura del alma