El Nacimiento de mi hija Lucía. PVDC


Este es el relato del parto de Charo, del nacimiento de su hija Lucía y como bien se define ella, ciertamente es una mujer poderosa.   Me lo ha regalado para que lo inserte en este blog con motivo de la 18 Semana Mundial por un Parto Respetado.
De nuevo, he tenido el privilegio de acompañar a una mujer a la hora de dar vida a la Vida  y por ello, me siento agradecida y animada a seguir en este camino del acompañamiento por el que soy doula.

"Y aquí me encuentro al fin, sentada en mi rincón favorito, dispuesta a contarte mi experiencia, mi intensa e irrepetible experiencia. 
Soy madre de tres hijos:
 - Ángel, que vino al mundo tras una inducción fallida (demasiado corta) que terminó en una cesárea innecesaria (al menos en aquel caso), ni siquiera me había puesto de parto, tampoco había cumplido la semana 40 de gestación, pero se aproximaba un puente y sucedió lo que tantas veces ocurre en la sanidad privada, demasiada prisa.
 - Mi bebé estrella que anidó en mi vientre durante diez semanas, una experiencia que fue determinante para todo lo que pasó después.
 - Y Lucia, un nacimiento respetado, acompañado por una Doula y diferente a todo cuanto habíamos vivido hasta entonces.

Decidí mucho antes de quedarme embarazada que tendría una Doula a mi lado si volvía a ser madre, me gustaba pensar en la sensación de sentirme acompañada y sostenida por una mujer con experiencia y respeto, en este mundo donde todos tienen prisa porque nazca el bebé y poco respeto en un momento tan crucial.

Mis dificultades con la lactancia tras la cesárea me llevaron a conocer en una Fiesta de la Lactancia a Concha. Ya la había leído, bueno, había devorado su blog, en el que narra sus experiencias en la vida y con las mujeres a quienes acompaña. Me llegó desde el primer momento, con apariencia serena, con una luz que pocas personas irradian, clara y firme en sus palabras y con unos principios muy definidos. Tiempo después concretamos una cita, me interesaba mucho el acompañamiento, no sabía por qué, pero algo me hacía caminar con los ojos cerrados hacia un destino que apenas imaginaba en aquellos momentos.

Mi marido y yo habíamos hablado de ampliar la familia, pero entre unas cosas y otras iban pasando los años y nos habíamos olvidado un poco. Tiempo después llegaba la noticia: embarazada. La alegría duró apenas diez semanas, algo no andaba bien y el embarazo se interrumpió por sí solo. Tras el legrado y la nefasta experiencia que supuso la falta de empatía y respeto por parte del personal de aquel hospital, decidimos que si volvíamos a ser padres, no sería allí ni mucho menos. Y así cada una de las cosas que iban sucediendo, ponían un punto y una coma en esta historia que ahora paso a contaros.

Doce semanas, ese fue el tiempo que esperamos para dar de nuevo la noticia. Todavía había quien se acercaba a ver si mi barriga ya asomaba (de mi anterior embarazo) y se encontraba con la noticia de que ya no estaba. Fue duro, complicado, tuve que esconderme para llorar en más de una ocasión, y aunque todavía no lo sabía nadie, estaba embarazada de nuevo.

Y entonces llegó el momento, quedé con Concha… empezó este camino de bendiciones que he recorrido por iniciativa propia, con el apoyo incondicional de mi marido y acompañados por ella, nuestra Doula.  Digo nuestra porque nos ha acompañado a ambos, formamos un equipo inigualable, con una confianza y complicidad cuyo recuerdo nos acompañará siempre.

Concretamos la primera de las citas. Concha me había acompañado durante la pérdida y tras varios Círculos de Maternidad y alguna formación compartida, conocía mi historia en profundidad. Hablamos de lo que sentía, de lo que esperaba, de cómo quería vivir y “prepararme” para aquel momento. 
Surgió entonces la idea de practicar yoga, creo que esa ha sido una de las mejores decisiones que he tomado, no solo en mi embarazo, si no en mi vida en general, y conocí a Ana y a Ainara, ¡qué importantes fueron y siguen siendo en mi vida!, no hay palabras para agradecer tanto cariño recibido.

Llegó el momento de entrevistarnos con Concha los dos, fue muy importante ver que mi marido conectaba con ella y confirmar lo que yo llevaba tiempo sintiendo, era nuestra aliada perfecta, nos hablaba con claridad de cada uno de los temas que le íbamos planteando, resolvía nuestras dudas como nadie lo había hecho hasta entonces, fue reconfortante sentir que tanto mi marido como yo teníamos la misma confianza con ella y podíamos hablar de cada cosa de una forma como no habíamos hecho con nadie.

Y así llegamos hasta nuestro Blessingway, organizado por ella y con la compañía de mis mujeres montaña, para mí fue uno de los días más mágicos y emocionantes que he vivido en toda mi vida.

Los días transcurrían entre clases de yoga y la tranquilidad del hogar, se acercaba la fecha y llegó la Navidad, salía de cuentas el 1 de enero y solamente le pedía al Universo que sucediera un día en que nadie estuviera presente, no quería a la familia dando vueltas y sin querer, despistándome de mi objetivo. Hubo quien lo entendió sin problemas y aún a pesar de no compartir nuestro sentir, respetó hasta el último momento nuestros deseos; hubo quien no fue capaz de contenerse y nos puso en algún aprieto…  tampoco voy a detenerme mucho en este tema.

Nochevieja: yo estaba a punto de salir de cuentas así que decidimos hacer la cena familiar que había prevista en nuestra casa y de la forma más sencilla posible, ya que yo lo había pedido así. Mi cuñada y yo pasamos la tarde en casa, “jugando” con mis potingues y poniéndonos guapas para la ocasión, el resto de la familia fue llegando, faltaba solo mi cuñado, que venía de trabajar y llegó sobre las 22:30 h. Recuerdo perfectamente cuando le saludé al llegar como una sensación absolutamente nueva recorría mi cuerpo: ya esta, pensé, ya estamos todos y me invadió una sensación de paz infinita.

Entonces sucedió, habíamos ido al servicio mi cuñada y yo, y lo sentí… un instante después me di cuenta de que acababa de hacer pis en el baño y que aquello era “otra” cosa. Le pedí por favor que no dijera nada, yo sabía que aquello no era motivo de alarma y no quería que los demás armasen revuelo pensando en que había que salir corriendo para el hospital o algo así, ni tampoco quería que se pasaran el rato cuestionándome u observándome por si sucedía algo más.
En cuanto me fue posible hablé con Concha y seguimos a la expectativa de lo que iba a suceder, me encerraba en el baño y le hablaba a mi pequeña diciéndole que estaba preparada y que tenía muchísimas ganas de tenerla en mis brazos.
Terminé la cena sentada en la pelota y en cuanto nos tomamos las uvas todos se marcharon para dejarnos descansar. El proceso había comenzado y de forma espontanea, me sentía feliz como en pocas ocasiones, ¡lo íbamos a conseguir!. Nos despedimos de nuestro hijo, que marchó con sus abuelos y le dijimos que ya faltaba muy poco para  conocer a su hermana.

Hacia las 00:45 h empecé a notar las contracciones, felicidad de nuevo y un poco de miedo, pues habían empezado muy rítmicas y mi desconocimiento del proceso me asustó. Llamé a Concha sobre las 2:30 h de la madrugada y a las 3:00 h estaba con nosotros en casa. Pasamos la noche entre la pelota y el sofá, con luces tenues, dejando fluir las contracciones y la oxitocina por mi cuerpo… ¡maravilloso!

Durante la noche se fueron deteniendo mis contracciones y al alba, definitivamente habían desaparecido, no recuerdo la hora, solo sé que había salido el sol. Hablamos con Concha y decidimos que lo mejor para todos era irnos a descansar, nosotros nos metimos en la cama y ella se fue a casa. Al mediodía comimos los dos, tranquilos, emocionados por lo que estábamos viviendo. Hacia las 16 h empecé a tirar el tapón, me sentí entonces algo abrumada, pues éste era sanguinolento y a pesar de que mi Doula me dijo que era normal, que no había que alarmarse, me poseyó el miedo y decidí ir al hospital.
Me precipité, lo reconozco, apenas había estado una noche de preparto y sabía que todo estaba bien, pero los fantasmas de mi perdida anterior revolotearon sobre mí y me poseyeron inesperadamente.

Al llegar al hospital no encontré empatía en el personal, incluso me ofrecieron acelerar el proceso de forma artificial, pero yo me negué, sabía a qué tenía derecho y también sabía que aún era pronto y que existía la posibilidad de que aquello siguiera su curso. Tras una noche interminable de contracciones improductivas, me rendí. Concha había hablado con mi marido, y sabía por las molestias que yo tenía que Lucia estaba bastante alta todavía y en posterior, por lo que aquello seria largo y un tanto complicado.

Solicitamos hablar con la ginecóloga, ya que Concha le había comentado a mi marido los riesgos que conllevaba un parto instrumentado frente a una posible cesárea. Nuestra idea era detener el proceso y solicitar voluntariamente la cesárea, pues me sentía agotada ya que las contracciones no habían cesado desde la noche anterior y eran cerca de las 8:30 h de la mañana, así que valoramos los pros y los contras para pedir la cesárea.

Y entonces sucedió lo inesperado, al llegar la ginecóloga, al ver su cara, sus gestos, me dieron calma, me devolvieron la confianza sobre todo sus palabras: “Tranquilos, a tiempo de hacer una cesárea siempre vamos a estar, vamos a esperar 4 horas más…” Al momento apareció ella, Lena, LA MATRONA, a quien le agradezco su saber hacer y su mimo en cada gesto con nosotras.
Lo primero que me dijo, jamás lo olvidare: “Hola, soy Lena, tu matrona y vengo de leerme tu plan de parto”. Al fin recobraba el control, estuvimos hablando de lo que sucedía y entonces me sugirió que la epidural en mi caso, llegados a este punto, era una buena opción. Para mi sorpresa utilizaron una modalidad que llaman “walking epidural” que no te permite caminar pero sí relativa libertad de movimientos y sobre todo, sentir y dirigir el proceso. A continuación me sugirió que un poco de oxitocina y una postura determinada me ayudarían y por supuesto seguí sus indicaciones, me sentía muy confiada de nuevo y entonces tras un buen rato de sueño más que reparador y alguna posición más, llegaba la buena noticia… Estaba en dilatación completa. Lloré, agradecida, feliz, lo íbamos a conseguir, mi marido se mantenía a mi lado en todo momento, y a Concha no la dejaron pasar por los dichosos protocolos, pero sabía que estaba en la puerta de paritorios atenta a cada paso que dábamos.

En un momento determinado nuestra matrona nos indicó que en el momento de la comida, el papá podía ser relevado por nuestra Doula, por supuesto así lo hicimos… Yo llevaba un rato sintiendo las contracciones poderosas, Lena entraba casi a cada momento, pendiente de todo, con una dulzura y una maestría en sus cuidados infinita.
Y entonces llegó Concha, y lloré de nuevo, lo íbamos a conseguir, ella me animaba, me decía lo guapa que estaba, me iluminaba con su luz, me cogió la mano y nos miramos a los ojos, nadie nos iba a detener en nuestro objetivo.

¡Tan solo unos instantes con mi Doula al lado y ya comenzaba a pujar! Concha salió a avisar a Lena, comenzaba el expulsivo: eres una campeona, me decía mi Doula querida y se marchó, respetando todas y cada una de nuestras decisiones, para dejar que mi marido volviera a entrar.

Todo iba muy deprisa… llegó mi marido, la matrona, auxiliares… Lena sugirió pasar al paritorio, pues allí en la sala de dilatación, no tenía todo su material… accedí de nuevo con la condición de que mi marido estuviera a mi lado en todo momento. En apenas unos minutos estaba en paritorio, agarrándome con fuerza a unas asas que tenia aquella cama-potro en el que me encontraba semi-incorporada. Recuerdo que alguien, muy sutilmente colocó unas esponjas entre mis manos y las asas. Recuerdo la luz que entraba por la ventana, era como magia, tras todo el trabajo realizado, tras las incontables horas de espera, había llegado el momento, mi momento, nuestro momento, ¡iba a parir! y nada ni nadie me lo iba a impedir. Mi marido parecía dar saltitos, su preciosa sonrisa brillaba como pocas veces había brillado y me animaba, se deshacía en halagos y ánimos. Lena seguía muy cerca, controlando el proceso con un respeto y un cariño que jamás olvidaré, sus escasas palabras, su cara de felicidad animándome en cada contracción: “ya asoma la cabecita, dame la mano que la vas a sentir…” ¡jamás olvidare esos momentos, jamás!.

Las poderosas contracciones no daban tregua, entre una y otra debía apresurarme y oxigenarme para seguir en aquella maratón que estaba a punto de terminar.

2 de enero de 2017, 15:08 h. Lena dice:Dame las manos que ya está aquí, la vas a coger”  y con mis propias manos sujeté a mi hija, dándole la bienvenida al mundo exterior y colocándola sobre mi cuerpo, tal y como tantas y tantas veces había soñado: ¡Qué bonita es, Lucía ya estás aquí, ya estás con mamá, qué bonita eres mi amor! … ella me mira con sus ojos bien abiertos, siento su cuerpecito húmedo y caliente, sobre mí, entre mis brazos ¡lo había logrado!

Lo que a continuación sucedió se queda para mí. Intimidad y respeto por parte del personal del hospital y por supuesto de nuestra Doula, que nos dejó con la condición de volver al día siguiente.

Y aquí termina mi historia,  nuestra historia,  la de una mujer poderosa que decidió tener a su lado una Doula porque así lo sintió, porque con su luz iluminó cada uno de nuestros pasos y nos acompañó en el nacimiento de nuestra hija con respeto, cariño y mucho saber hacer.

Gracias, Amama, por cruzarte en mi camino, gracias por tus sinceras y necesarias palabras en cada momento, gracias por permanecer a mi lado y no dejar que me rindiese, gracias infinitas por tu cariño hacia nosotras, siempre formaras parte de nuestras vidas de un modo muy especial.

Gracias a Lena la matrona, a quien no he tenido aun la oportunidad de agradecerle tanto en un momento tan importante.

Gracias a las mujeres que han formado parte de mi camino, que me han acompañado en todo el proceso y han contribuido en mi trabajo personal, con su apoyo, con sus abrazos, con sus velas y su energía transmitida, a las que cada día siguen luchando por que el parto no sea respetado sino normal".



Comentarios

Lo más popular este mes

El papel del padre en la lactancia (y en lo demás…)

Fibromialgia

Siete cosas que debes saber sobre el PUERPERIO

Compartir información en las redes sociales

¿Necesito una Doula?

Relato de parto: nacimiento de Eneko en semana 35

Cuando los bebés deseados no llegan...

“Yo soy la Doula y me iré, tú siempre serás la abuela”

Grupos de apoyo y asesoras de lactancia. Ayuda PROFESIONAL