Grupos de apoyo y asesoras de lactancia. Ayuda PROFESIONAL


No es la primera vez que hablamos de la  confusión en cuanto a temas relacionados con el apoyo en la lactancia materna.
Y la finalidad de esta entrada es, aclarar al máximo los roles de las distintas personas o grupos que colaboramos para que las mujeres alcancen una lactancia feliz.

Comenzaremos por definir qué es una asesora de lactancia, y para ello aportaremos lo que al respecto escribió una compañera IBCLC pues creemos que deja bien claro qué es una asesora y cuál es su cometido.

“Las asesoras de lactancia son mujeres que dan horas de su tiempo realizando actividades voluntarias en asociaciones que desarrollan servicios gratuitos de apoyo a mujeres que quieren amamantar, basados en la ayuda mutua y el apoyo entre iguales. Se trata de una tarea asociativa y de voluntariado, no de un trabajo remunerado. La titulación de ASESORA la otorgan las diferentes asociaciones prolactancia a sus miembros siempre que cumplan los requisitos estipulados (experiencia, formación, etc) y simplemente quiere decir que esta madre está autorizada por la asociación a la cual pertenece para coordinar servicios de voluntariado dentro de esta asociación” (1)

Los grupos de apoyo a madres (GAMs) en los que suele haber asesoras de lactancia, ya sean en asociaciones, ya sean de iniciativa privada, no dejan de ser eso: un número de madres que, desde su propia experiencia y algunas desde su formación en asesoría, comparten inquietudes y dudas.
El papel de los grupos de apoyo es muy importante ya que se trata de un espacio entre iguales donde se habla sin temor al juicio y donde todas las mujeres-madres están en igualdad de condiciones.  O así debería de ser.

Los grupos de apoyo a madres, aún con asesoras, no son suficientes para solucionar problemas serios de lactancia.  Pueden aportar información y sobre todo, apoyo emocional pero hay casos en que la lactancia presenta dificultades serias (en la madre, en el bebé o en ambos) que requieren de la ayuda de un profesional.

“Los grupos de apoyo a la lactancia materna surgieron espontáneamente en un marco de ayuda mutua entre mujeres y con profesionales sanitarios, y están presentes y coordinados en objetivos y en acciones en todo el mundo, siendo la lactancia materna una gran perjudicada por la globalización economicista. Los grupos de madres de apoyo a la lactancia materna nacen impulsados por la fuerza que da a las mujeres vivir con gozo y libertad la experiencia de la lactancia materna, y a través de la cooperación como acto esencial que impulsa la vida se encaminan hacia una revolución”. (2)

“Las monitoras acreditadas como representantes oficiales de La Liga de la Leche guían dichas reuniones, aportan información y favorecen un clima de apoyo y respeto que permite la expresión de experiencia y sentimientos que llevan a una lactancia satisfactoria”. (3)

La ayuda profesional relacionada con las dificultades en la lactancia, requiere de una formación específica, exhausta, continua y actualizada.
Aunque cada vez hay más profesionales dedicados a ello, no quiere decir que todos los que están trabajando dentro de la sanidad estén formados para tal efecto.

Recientemente otra compañera IBCLC y médico, ha compartido este artículo con el cual estamos absolutamente de acuerdo.

“Durante los estudios de medicina, (nada más y nada menos que 6 años), mi formación (y la de mis compañeros) en lactancia materna fue de escasas dos horas (¡tirando por lo alto!). Durante ese tiempo, nos enseñaron lo buena que es la leche materna (porque es lo mejor, claro que sí), la composición de la misma (que teníamos que saber al detalle) y poco más. Nadie nos habló de la fisiología de la lactancia, de la lactancia a demanda, de la importancia de la buena posición al pecho para una lactancia eficaz, ni los posibles problemas que pueden derivarse, y ni mucho menos, cómo solventarlos”. (4)

Con todo lo visto, es lógico que ante un problema de lactancia que impida el amamantamiento de forma satisfactoria, recomendemos la ayuda específica y profesional de una IBCLC, incluso la de un médico, pediatra, matrona que estén debidamente formados y actualizados en este tema concreto.

“Una Consultora de Lactancia Certificada (IBCLC, International Board Certified Lactation Consultant por sus siglas en inglés) es una profesional de la salud especializada en el manejo clínico de la lactancia materna. IBLCE (International Board of Lactation Consultant Examiners) es el organismo internacional independiente encargado de certificar a todas las IBCLCs del mundo”. (5)

Reconocemos la importancia de las asesoras de lactancia, de los grupos de madres y/o círculos de mujeres y sabemos cuánto de bueno se está haciendo desde ahí. Sin embargo, también sabemos de situaciones que han llegado a ser peligrosas en cuanto a empeorar las dificultades surgidas en la lactancia por no tener la suficiente formación y no haber derivado al profesional competente a tiempo.

Nuestro deseo es que aún definiendo los roles, se llegue a trabajar desde la colaboración entre los distintos profesionales haciendo gala de una virtud necesaria cuando estamos entre madres y bebés: la humildad.  Y la suficiente honestidad para reconocer los límites y derivar a tiempo a quien esté más capacitada para solucionar dificultades desde la formación y conseguir que cada mujer que desee amamantar supere las barreras que pueda encontrar para alcanzar su lactancia feliz y exitosa. 

Laura Villanueva,  IBCLC 2011











Comentarios

Entradas populares de este blog

Custodia compartida: las niñas y los niños “maleta”.

Relato de parto vaginal con oxitocina sintética y sin epidural.