Sobre la huelga de CUIDADOS.



Siempre me han molestado sobremanera esas personas que, con tono patriarcal,  te dicen lo que has de hacer porque creen saber lo que es mejor para ti, especialmente si se trata de un hombre. No se lo he consentido a nadie, ni a mi padre. Ahora le llaman mansplaining. Antes era un tocanarices.

No sé por qué regla de tres, hay personas que se creen en el derecho de decirles a otras lo que han de hacer… Y de eso va el tema centrándome, ahora, en las mujeres.

Cuando una mujer se informa y quiere parir de determinada manera, ya sea sin epidural, ya sea en su casa… siempre hay voces que pretenden protegerlas de un futuro posible desastre, y les dicen que no lo hagan “por su bien y el de su bebé”.  Si hablamos de cierto tipo de crianza, parte de lo mismo, y qué decir de las mujeres que informadas y conscientes deciden ser acompañadas por una doula… al final dicen que se trata de mujeres engañadas porque alguien les ha comido la cabeza, o les han vendido la moto.

El caso es que, al final, las mujeres, aparecemos como si no tuviéramos criterio, como si realmente estuviéramos discapacitadas para elegir aquello que consideramos mejor. El caso es que, por hache o por be, hay alguien que dice saber lo que es mejor para nosotras y con toda su cara, opinan e inducen a hacernos creer que somos tontas.

En estos días ya ha salido la convocatoria de una huelga general de mujeres con carácter internacional para el día 8 de marzo, Día de la Mujer. Huelga laboral, huelga estudiantil, huelga de consumo, huelga de trabajo doméstico y huelga de cuidados.

No voy a ir en contra de los motivos que inducen a esta macro manifestación porque estoy de acuerdo al 90%, así a groso modo. Sin embargo, no deja de llamarme la atención que sean las propias mujeres quienes convoquen a una huelga de cuidados. De entrada, esto me lleva a pensar que la mayoría -o todas- las feministas que convocan esta huelga no tienen hijos, no están criando ni amamantando. Porque si tienen bebés lactantes ¿Quién les va a dar la teta?  ¿los hombres? ¿de esa forma pretenden equiparar los cuidados con sus compañeros varones?

Y las madres solteras ¿Quién va a cuidar de sus hijos a lo largo de todo el día? ¿sus abuelos?  ¿sus vecinos?  Hombres, no abuelas o vecinas, claro, porque estarían de huelga también…

Y si una mujer está enferma y no tiene más que una o cinco hijas -no hijos- que la puedan cuidar ¿dejan de hacerlo en este día?  Que no coma, que no beba, que no vaya al servicio… ¿o contratan a un hombre para que lo haga?

Y en los hospitales ¿la huelga es para médicas, enfermeras, auxiliares, y resto de profesionales mujeres?  Entiendo que seguirán atendiendo y cuidando los hombres que estén de guardia ese día…

Podría estar poniendo cantidad de ejemplos, pero rayaría lo absurdo. Porque ¿qué pretenden con inducir a una huelga de cuidados?  El cuidar y ser cuidado es inherente al ser humano, sin género, porque forma parte de la vida, desde el cariño, desde el amor a una misma y a los demás, o al menos así lo siento yo.

No niego que en determinadas culturas las mujeres sean educadas para eso, para cuidar a los demás y que haya un efecto rebote precisamente por lo que lleva de obligación (como cualquier otra circunstancia hecha a la fuerza y con desagrado). Sin embargo, no creo que sea esa nuestra situación a día de hoy.

No niego que los hombres están tan capacitados para cuidar como las mujeres y que pueden hacerlo igual de bien, o de mal. No es cuestión de sexo, de género,  sino de amor al prójimo, vuelvo a repetir.

Hoy domingo, y con mis nietos mayores (11 y 8 años) en casa, ha sucedido algo que me ha llevado a plantear este tema y tal vez es por eso que lo escribo.
Ibai, que es el mayor, está con fiebre todo el día. Tumbado en el sofá y sin apenas ganas para moverse. Su hermana Naia, de manera absolutamente natural y voluntaria, está cuidando de él. Me enternece ver cómo le lleva agua, como le acerca un pañuelo, como le pone la mano en la frente para ver si tiene fiebre, como le cambia los paños de agua fría que le hemos puesto para bajar la temperatura corporal… cómo se sienta a su lado...

Nadie, nadie, le ha dicho que lo haga. Le ha nacido, es innato en ella. No es porque alguien le haya dicho que ha nacido mujer y su obligación es cuidar a los demás como algo heredado del patriarcado bla, bla, bla… ¡no!  Es que la chiquilla ama a su hermano, y simplemente, lo cuida. Y estoy segura de que él haría lo mismo. 
Entonces ¿por haber nacido mujer ha de dejar de hacerlo?

Hace pocos días que ha fallecido mi madre. Sus tres hijas –yo una de ellas-  han estado a su lado, día y noche, cuidándola hasta que se ha muerto. Por amor, por ser nuestra madre, porque se lo merecía. Y estoy segura que si hubiera tenido un hijo lo habría hecho igual, de la misma forma que estuvieron sus nietos a su lado, cogiéndole la mano y hablándole con ternura.  Nadie les dijo que no lo hicieran por ser hombres.

No sé si finalmente habré podido transmitir lo que siento en este momento, porque se me mezcla la rabia y un sentimiento de tristeza. Porque, si me molesta profundamente que los hombres me digan, como mujer, lo que tengo que hacer, me jode hasta el infinito y más allá que sean las mismas mujeres las que nos hagan comulgar con ruedas de molino.

No sé qué haré el día 8 de marzo. Seguramente iré a la manifestación convocada en mi ciudad para reivindicar mediante mi presencia esa igualdad en derechos y obligaciones, pero desde la diferencia que nos confiere la Naturaleza. 


Los hombres pueden y saben cuidar. Las mujeres también. Y no voy a consentir que alguien me diga que deje de hacerlo. Porque quiero cuidar, porque amo cuidar, porque me gusta ser cuidada. Porque todas las personas merecemos cuidados. Porque hemos de cuidar este desastre de mundo que estamos dejando a nuestras generaciones venideras…


Comentarios

Entradas populares de este blog

Relato de parto vaginal con oxitocina sintética y sin epidural.

Sobre las formaciones de doulas (otra vez)