Senderismo


Desde hace bastantes años, una de las cosas que me resultan muy gratificantes es salir al monte y lo hago bien acompañada por un grupo de senderistas, algunos de ellos ya amigos después de recorrer juntos un montón de kilómetros y compartir alguna que otra peripecia.


Este fin de semana, nos hemos ido a Enguera, población que se encuentra situada en el suroeste de la provincia de Valencia, enclavada en las estribaciones de la sierra a la que da nombre y abarcando un término municipal de 240,25 km2 y que ofrece  diversos y bellos parajes de montaña, barrancos y cerros, así como bosques de tipo mediterráneo con mayoría de pinares y encinas.

Sentía la necesidad de notar el aire frio en la cara, la necesidad de cansarme disfrutando de una costosa subida. Necesitaba escuchar el silencio entre los bosques y las palabras amables de algunas de mis compañeras de camino. Anhelaba pisar la tierra dura y compacta, saltar entre piedras por el barranco, resbalar en otras zonas por el barro acumulado tras estas últimas lluvias. Echaba de menos andar en silencio, fatigarme, notarme las piernas cansadas… sentir mi cuerpo físico.

Y así ha sido este fin de semana.  Completo. Por la  aventura vivida, por las risas, por el buen yantar y sobre todo por la buena compañía.   Ésa que siempre te recibe aunque haya pasado tiempo sin verte, ésa con quien compartes la bota de vino… y algunos de tus pesares.  Esas personas que se enamoran de esta afición que nos aporta optimismo, que te hace vivir el compañerismo, que te enseña a respetar y donde te sientes respetada.

Luego, las agujetas para recordarme esos músculos que tenía olvidados, para decirme que no he de estar tanto tiempo sin hacer camino, porque ésta es mi otra gran afición y no quiero aparcarla, hacer senderismo con los míos, con los de siempre y con los nuevos.

Así es, como en la Vida, andando, mirando al frente, con quien vaya llegando para compartir sendero. 
Felizmente y dando gracias, de nuevo.




Comentarios

  1. Lo has descrito a la perfección, es tan sano un paseo por el monte... nos oxigena cuerpo y espíritu, nos da energía positiva. Si además es compartido con amistades, nos llena de buenos momentos.
    Algún día me veo como tú por las montañas de Alicante, espero que un día no muy lejano...

    ResponderEliminar
  2. Alicante tiene muy bonitos paisajes, desde el interior hasta la costa...
    ¡Ánimate! Bebé en la mochila a la espalda y a caminar. ¡Es tan gratificante!
    Gracias por tus palabras, cielo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Dime tu OPINIÓN, por favor, me interesa y mucho porque saber que a alguien le atrae lo que escribo, me anima a seguir haciéndolo.

Si no usas ninguna cuenta, ELIGE la opción Nombre/URL, luego ESCRIBE tu nombre o nick y deja en blanco URL.
Dale a continuar, escribe tu comentario, pincha en PUBLICAR un comentario...

Gracias por hacerlo.

Lo más popular este mes

Sobre las formaciones de doulas (otra vez)

Relato de parto: el nacimiento de Gael.

Adiós a mi padre

Noche oscura del alma

Ejerciendo como MADRE. Y como padre.

Patriarcado e igualdad

Cumpliendo años

Carta a una matrona

Ser madre más allá de cierta edad