Mujer, madre, abuela y Doula




En algún sitio leí a una señora comentando que para ella era una tontería presentarse como mujer, porque es evidente que una lo es…

Yo me presento como mujer, madre, abuela y Doula. Y puede ser evidente que lo soy, pero además me gusta hacer hincapié en ello. Me gusta reivindicar estas “atribuciones” porque algunas me las he ganado a pulso.

Fisiológicamente soy mujer porque así nací. Pero esta palabra, para mí, implica mucho más que una marca genética.  Soy mujer y lo afirmo, porque significa tener consciencia de lo que soy como SER, de los privilegios que me han sido conferidos a través de la memoria ancestral de todas las mujeres que me han precedido a través de la historia. Las que vivieron y fueron felices, pero también las que lucharon, las que fueron humilladas, violadas, asesinadas. Las que murieron en la lucha, las que se quedaron sin vida en los partos. Las quemadas en la hoguera, las sometidas y las expatriadas… Y por ellas, reivindico este derecho a serlo en libertad, a ejercerlo con empoderamiento, a mostrarlo con orgullo. Y por todas las que, aún hoy, no pueden decirlo, ni manifestarlo, ni apenas mostrarse… lo digo tantas veces sea necesario: soy mujer.

Soy Madre. Porque mi toma de consciencia en estos momento me lleva a utilizar esta palabra con mayúsculas.  Porque ser Madre no es simplemente parir hijos, porque es el compendio de muchas más cosas que solo se pueden comprender desde la integración del Amor Incondicional.  Y porque ahora, en estos momentos de mi existencia,  le doy la importancia que tiene, tanta como jamás antes le había conferido. Tanta, que de solo decirlo me emociono.

Soy abuela. Porque la Vida me ha regalado tres maravillosos nietos.  Y es otro tesoro incalculable el que tengo. Porque son los hijos de mis hijos. Suficiente motivo para ocupar un espacio en mi corazón y dibujar en mis labios una permanente sonrisa.

Y soy Doula. Porque ha sido mi eterna vocación acompañar en la vida, porque ahora gracias a la situación de privilegio en la que me encuentro debido a los años que han pasado, he podido realizar la formación necesaria para poder ofrecerme como compañera en este camino de la maternidad.


Así es que sigo con mi lema: soy mujer, madre, abuela y Doula.  Y con el corazón henchido de alegría, sigo dando gracias.

Comentarios

  1. Un cuadro está formado por miles de pinceladas. Cada pincelada es importante . Cada una forma la obra de arte que estamos llamados a ser...
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  2. Siempre me emociono cuando leo tu posts.

    Muchos besos.

    ResponderEliminar
  3. Gracias por vuestras palabras... la verdad es que animan.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Dime tu OPINIÓN, por favor, me interesa y mucho porque saber que a alguien le atrae lo que escribo, me anima a seguir haciéndolo.

Si no usas ninguna cuenta, ELIGE la opción Nombre/URL, luego ESCRIBE tu nombre o nick y deja en blanco URL.
Dale a continuar, escribe tu comentario, pincha en PUBLICAR un comentario...

Gracias por hacerlo.

Lo más popular este mes

Sobre las formaciones de doulas (otra vez)

Relato de parto: el nacimiento de Gael.

Adiós a mi padre

Noche oscura del alma

Ejerciendo como MADRE. Y como padre.

Patriarcado e igualdad

Cumpliendo años

Carta a una matrona

Ser madre más allá de cierta edad