Perfecta libertad



El momento en que nosotros le hayamos dado la libertad completa a todo lo que nos rodea, cuando ya no deseemos atar o limitar, cuando ya no esperemos nada de nadie, en ese momento nos encontraremos libres de todo el mundo: perderemos nuestros lazos, se romperán nuestras cadenas, y por primera vez en nuestra vida conoceremos la alegría exquisita de la perfecta libertad. Libres de toda atadura humana, seremos siervos felices y dispuestos sólo para nuestro Ser Superior.




http://saraccoannamaria.blogspot.com/2011/06/la-casita-en-el-bosque-la-casetta-nella.html

Comentarios

  1. "Cuando ya no esperemos nada de nadie..."
    Imposible, entonces. Somos seres en necesidad, desde que nacemos...
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  2. Pero lo importante quizás sea saber vivir sin necesidad, sobre todo de lo pasado. El texto está sacado las aplicaciones de unas Flores de Bach, precisamente para eso, para trascender lo pasado. Posiblemente así se entienda más...
    Como siempre, gracias.

    ResponderEliminar
  3. No estoy de acuerdo, Concha. En todo lo que hacemos hay una necesidad: de afecto, de reconocimiento, de coherencia personal, de realización. La clave es reconocer esas necesidades y elegir cómo satisfacerlas. La gratuidad absoluta no existe...(creo yo) :)

    ResponderEliminar
  4. Bueno, cuestión de opiniones... o de necesidades, como tú dices.
    Besos.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Dime tu OPINIÓN, por favor, me interesa y mucho porque saber que a alguien le atrae lo que escribo, me anima a seguir haciéndolo.

Si no usas ninguna cuenta, ELIGE la opción Nombre/URL, luego ESCRIBE tu nombre o nick y deja en blanco URL.
Dale a continuar, escribe tu comentario, pincha en PUBLICAR un comentario...

Gracias por hacerlo.

Lo más popular este mes

Si ella no lo sabe, explícaselo (a tu madre, a tu suegra…)

Abuela "consentidora"

A vueltas con FACEBOOK

ABUELIDAD

¡Somos hembras mamíferas!

Carta de una madre a una madre joven.

El vello púbico

RELATO de mi PARTO