A solas




Es inevitable que tenga presentes las palabras de mi padre, máxime cuando hace poco que se ha ido. Él, sobre todo en sus últimos años hablaba de la soledad que sentía. Nosotros le decíamos que cómo podía decir eso si estaba con su mujer, si siempre había alguien que estaba allí o que le llamaba para hablar… pero él decía que era algo más profundo, algo inexplicable a pesar de ser consciente de lo afortunado que era con su familia. Y aunque murió rodeado de sus seres queridos, mirándolo mientras se apagaba,  pude sentir que la soledad fue su única compañera en este su último viaje.

Y es cierto. Hace algún tiempo, durante mi terapia personal,  unos de los momentos más intensos fueron cuando conecté con esa soledad profunda, con ese sentimiento de estar a solas con una misma, viendo y entiendo esa realidad de nacer sola y morir en solitario. Aunque haya personas que te quieren a tu alrededor.

Cuando una mujer está criando, cuando tiene a sus hijxs pequeños, parece que el tiempo no corre. Porque una apenas se da cuenta de que ella también existe, porque la relación madre-hijos-pequeños es tan placentera y tan gratificante que, a pesar del cansancio físico propio del tiempo invertido y de las energías desgastadas, no somos conscientes de nuestro YO porque éste queda relegado a segundos planos.

Pero conforme sientes que el tiempo, aunque intangible, va pasando, la conexión con esa soledad es más real, es más vívida.

Por ley natural llega el día en que los hijos abandonan el hogar “Dejarás a tu padre y a tu madre” y es entonces cuando la mujer, sintiendo otro tipo de soledad, sintiendo el vacío,  retoma la propiedad de su vida, aquellos momentos en que disponía de tiempo para ella. Y ha de saber organizarse en esta nueva trayectoria del viaje porque los días, a veces, son largos y las horas pasan lentas…

Y, en ocasiones, sientes que no estás, parece que no existes...

Si has tenida la capacidad de re-organizarte y buscar actividades en las que te sientes a gusto, seguramente habrán aparecido nuevas personas en tu vida con las que compartir momentos. Pero aún así, resulta inevitable conectar con esa extraña soledad que subyace, esa sensación que te recuerda que a pesar de todo, y aunque seamos gregarios por naturaleza,  las personas no necesitamos a nadie para nacer, como tampoco las necesitamos para morir. Y no siempre resulta fácil, he de reconocerlo.

Porque, hay una voz interior que te recuerda que has de ser tú misma al margen de los demás, que has de crecer como persona y sentirte bien en la piel que habitas, en ese cuerpo que elegiste para este tránsito mundano. Porque, al fin y al cabo, tal como has venido te vas a ir: a solas.


Comentarios

  1. "Soledad habitada". De eso se trata, de ser capaces de llenar esa soledad inevitable con quien siempre va a estar ahí: con nosotras mismas. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Concha de mis entretelas:
    Qué bien has expresado la soledad del ser humano aunque no sea consciente de que la siente. Que estamos solos es un hecho. Sin vuelta de hoja. Con lo cual, benditos sean los amigos, los familiares, los conocidos… que nos ayudan a ratos a sentirnos menos solos, que nos acompañan en su propia soledad. Y, tal como dices, estamos solos en los dos momentos de nuestra vida que no podemos cambiar ni controlar: cuando llegamos y cuando nos vamos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que estamos solxs es un hecho. Que lo percibimos unas veces más que otras, también.
      Abrazos.

      Eliminar

  3. Que reflexión más interesante y bonita Concha,anima a seguir luchando y aprendiendo para conseguir encontrarse con uno mismo. "SOLEDAD HABITADA"¡ que bonito¡,quizá así me siento yo,no siendo consciente de esa soledad...¡caray Concha¡,siempre me descubres algo nuevo,GRACIAS. Magda.

    ResponderEliminar
  4. Gracias a ti Magda por compartir estos momentos. ¿Sabes? Incluso para las personas con las que convivimos día a día somos unos desconcid@s, así es que ir-nos descubriendo... está genial.
    Besets.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Dime tu OPINIÓN, por favor, me interesa y mucho porque saber que a alguien le atrae lo que escribo, me anima a seguir haciéndolo.

Si no usas ninguna cuenta, ELIGE la opción Nombre/URL, luego ESCRIBE tu nombre o nick y deja en blanco URL.
Dale a continuar, escribe tu comentario, pincha en PUBLICAR un comentario...

Gracias por hacerlo.

Lo más popular este mes

El papel del padre en la lactancia (y en lo demás…)

Fibromialgia

Compartir información en las redes sociales

¿Necesito una Doula?

Siete cosas que debes saber sobre el PUERPERIO

Relato de parto: nacimiento de Eneko en semana 35

“Yo soy la Doula y me iré, tú siempre serás la abuela”

Cuando los bebés deseados no llegan...

Confesiones de una Doula después de leer PARIR.