Renacer


"En el renacimiento interior el individuo no se vincula al éxito, a las expectativas, ni a los logros, sino al camino en si mismo, a cada paso que lo conforma, a cada instante que lo integra. Esto hace que se sienta a gusto y en plenitud durante todos los procesos de su vida y que integre los obstáculos como una forma gratificante y desafiante de aprender y de superarse a sí mismo, agradeciendo su presencia como elementos determinantes de una enriquecedora evolución personal. En este punto, la persona ha dejado atrás el orgullo porque sabe que le impide el crecimiento personal y el entendimiento con los demás. Además, un individuo que ha llegado a este nivel es un individuo sencillo y humilde que sabe que hay que abrirse a experiencias inesperadas y a acontecimientos imprevisibles, en lugar de tratar de controlarlo todo, y que en esto reside la emoción de la vida".

Comentarios

  1. Más que el texto (que también), me ha encantado la ilustración.... ¡¡Que chula!!
    Besos.

    ResponderEliminar
  2. Bellas palabras, cuánto nos complicamos la vida...qué difícil a veces sencillamente ser y fluir...toda la vida aprendiendo...se ven los frutos algún día ¿verdad?
    Buen finde....
    Abrazos de Luz.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, cielo, los frutos se recogen cuando están maduros...
      Gracias por tus palabras.
      Un abrazo de Paz.

      Eliminar

Publicar un comentario

Dime tu OPINIÓN, por favor, me interesa y mucho porque saber que a alguien le atrae lo que escribo, me anima a seguir haciéndolo.

Si no usas ninguna cuenta, ELIGE la opción Nombre/URL, luego ESCRIBE tu nombre o nick y deja en blanco URL.
Dale a continuar, escribe tu comentario, pincha en PUBLICAR un comentario...

Gracias por hacerlo.

Lo más popular este mes

Si ella no lo sabe, explícaselo (a tu madre, a tu suegra…)

A vueltas con FACEBOOK

¡Somos hembras mamíferas!

Carta de una madre a una madre joven.

RELATO de mi PARTO

El vello púbico

Estoy embarazada, y ahora ¿a quién acudo?

Noche oscura del alma