Despertar a la diosa



Una sciamana debe aprender a confiar en sus instintos y en su intuición. Para una mujer perteneciente a una tribu no es un hecho inusual, ya que crece en la naturaleza y sus experiencias de vida a través del cuerpo incluyen la naturaleza, los cambios estacionales, dar a luz y criar a sus hijos de una manera natural, la música, las fiestas y un sentido compartido de lo sagrado.

Sin embargo una mujer blanca y occidental, inmersa en una cultura que niega su percepción de la realidad, de alguna manera debe llegar a creer en lo que ve y conoce de hecho.

¿Cómo puede lograrlo? La tierra está viva y los espíritus ayudantes activos, las fuerzas fundamentales están siempre presentes, listas a mezclarse y fundirse con nuestro accionar.

La persona común la ha excluido poniendo su confianza en la ciencia mecanicista dictada por la cultura y la aceptación de una visión del mundo que pone en tela de juicio su existencia.

Cuando una mujer moderna entra en sintonía con la presencia de estas fuerzas, aunque sólo admitiendo la posibilidad de su existencia, ellas se vuelven de repente tan visibles que no pueden ser negadas, es como si sus ojos adquiriesen una nueva capacidad de visión.

Traducción del texto italiano Annamaria Saracco

Comentarios

  1. Laura Fabra Perales18 de marzo de 2013, 12:40

    Desde mi punto de vista y desde mi propia experiencia con grupos de mujeres, "la mujer blanca y occidental" está sedienta de La Diosa, de comulgar junto a otras mujeres en los misterios de la Madre, de sentirse vivas, conectadas, salvajes,...
    Es cómo un remolino de agua que te arrastra irremediablemente hasta el fondo de la propia alma. En muchas ocasiones nos vemos arrastradas a él, y mi recomendación es dejarnos llevar, fluir, confiar en nuestro "instinto atrofiado" y comenzar a entender, a crecer, a quitarnos las pesadas capas que la sociedad, la educación y nuestra propia historia nos han puesto encima.
    La mujer sabe de lo sutil del instinto, pero a la vez que se siente atraída por él, también le teme, puesto que si empezamos a usarlo dejamos de ser quién éramos y empezamos a danzar nuestra propia danza, que para muchos/as, es una danza diabólica.
    Creo que las que conocemos de la existencia de La Diosa, tenemos la responsabilidad de defenderla y mostrarla al resto del Mundo. Para ello hace falta ser muy valiente y tener las ideas muy claras. Ánimo MUJERES, hagámonos visibles.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ojalá hubiera más mujeres jóvenes como tú para servir de referencia, de ánimo, de empuje.
      Gracias por tus sabias palabras de diosa, mujer y madre...

      Eliminar

Publicar un comentario

Dime tu OPINIÓN, por favor, me interesa y mucho porque saber que a alguien le atrae lo que escribo, me anima a seguir haciéndolo.

Si no usas ninguna cuenta, ELIGE la opción Nombre/URL, luego ESCRIBE tu nombre o nick y deja en blanco URL.
Dale a continuar, escribe tu comentario, pincha en PUBLICAR un comentario...

Gracias por hacerlo.

Lo más popular este mes

Si ella no lo sabe, explícaselo (a tu madre, a tu suegra…)

A vueltas con FACEBOOK

Abuela "consentidora"

ABUELIDAD

¡Somos hembras mamíferas!

Carta de una madre a una madre joven.

El vello púbico

RELATO de mi PARTO