Fin de semana con Liliana Lammers ¡Bárbaro!



Este pasado fin de semana, Liliana Lammers venía a Valencia.  Había oído hablar de ella, sabía que es la Doula que ha acompañado durante muchos años a Michel Odent. Y me apetecía mucho conocerla. Así es que me inscribí para acudir al seminario.

Este fin de semana, también, concretamente el domingo, era la fecha prevista de parto de una chica a la que he acompañado durante su embarazo.  Y para el parto, iba a estar con ella.
Confiaba en que no se solaparan los dos acontecimientos, pero ya sabemos que el hombre propone… y alguien, dispone.

El sábado, justo a punto de salir de casa, S. (voy a poner su inicial durante el relato), me llamó para decirme que había roto aguas. Estaba muy tranquila y sabía que era mejor esperar en casa hasta que las contracciones indicaran que había comenzado el trabajo de parto. Quedamos en que cuando yo terminara, la llamaría.

En el lugar donde nos reunimos con Liliana Lammers, éramos aproximadamente 15 mujeres, de ellas dos Doulas a las que yo conocía, otras dos mujeres con las que también he coincidido en alguna ocasión, la organizadora y, el resto, chicas jóvenes algunas con sus bebés. Como suele ser habitual, yo era la más mayor de todas.

Me sorprendió la vitalidad de Liliana. Su manera de hablar, su sonrisa continua, sus ágiles movimientos… habla sin guión establecido, comparte sus casos desde la más absoluta naturalidad y respeto, comenta sus experiencias con una paz y una alegría que me traspasa el corazón.
Lo cierto es que me cautivó desde el primer instante.  A pesar de que somos aproximadamente de la misma edad, pensé aquello de “cuando sea mayor quiero ser como tú”  porque toda ella es una experiencia de Vida.

Estuvo comentando los resultados de algunos acompañamientos desde el punto de vista de la evidencia científica, comentó de qué formas nos comportamos durante el parto y a qué son debidas en estas situaciones. Nos habló de los estudios que llevan a cabo y cómo se realizan para poder contar con estas valoraciones.

Fueron horas intensan sin parar de hablar. Algunas de nosotras preguntamos cosas, expusimos casos… también pedimos consejos y orientación…

Personalmente he de reconocer que me sentí empoderada a su lado pues, desde su experiencia me reafirmé en muchas cosas que siento, en muchos pensamientos que tengo y que me causan cierta confusión quizás por ser distintos a lo normal (entendiendo por normal lo más habitual). Me reafirmé en mi manera de ser y de actuar como Doula, no porque ella lo dijera, sino porque me hizo de espejo.
Soy consciente de que no todo lo que ella dice, es del agrado de un sector de mujeres que nos movemos en estos ambientes de acompañamiento y maternidad, pero creo que a cada una le llega justo lo que necesita.

Liliana Lammers con sus 400 acompañamientos, la mayoría al lado de Michel Odent, es sin duda,  una Doula de referencia.  Y así la sentí yo.
Quizás por ser de la misma generación, hubo una especial complicidad.  Le comenté algunas cosas, le confesé algunas opiniones, le pregunté sobre algún caso… nos reímos juntas y finalmente me dijo “Concha, vos y yo estaremos en esto hasta los 82 años”.  Por supuesto, Liliana, y ojalá que pueda compartir algunos de ellos contigo.

Durante este día y medio, también he hablado y compartido experiencias, y sentimientos con algunas de las jóvenes mujeres que allí estaban. Siempre salgo nutrida de estas situaciones, pues siento su fuerza y su interés por las cosas, sobre todo por las que compartimos.
Y de nuevo me sorprendió el que algunas de ellas me dijeran que, aunque físicamente no me conocían… sí tenían alguna idea de cómo yo era a través de este blog mío del que son seguidoras… ¡sorpresas te da la vida!
Por eso y a riesgo de olvidar algunos de sus nombres, mencionaré solamente a una con la que sentí esa conexión especial que se da con alguna persona también especial.  Estoy hablando de ti, querida ROSA.


Ahora, es posible que os estéis preguntando qué paso con el parto…

El sábado, cuando salí del seminario, llamé a S.  Sus contracciones comenzaban a ser más fuertes.  Llegué a su casa a las 20 horas y a las 10 de la noche nos fuimos al hospital, pues por varios motivos así se decidió a pesar que era, para mi opinión demasiado pronto.
Estuve con ella hasta las 8:00 de la mañana. El parto iba a ser muy largo. Y hubo un cambio de planes.
La niña nació sobre las 15:00 horas y al poco acudí al hospital por ver de cerca su iniciación a la lactancia materna.

Los papás están felices y la niña es una preciosidad.  El agarre a la teta de su mamá ha sido perfecto y confío en que siga así.

Ambas experiencias han sido un aprendizaje para mí.  Me he dado cuenta de muchas cosas, he podido ver y aprender de los mensajes que he recibido. Me siento tranquila, feliz y afortunada. Como siempre, dando gracias a la Vida.

Comentarios

  1. que bonito relato,me encanta,como todo lo que escribes
    y aunque no te conozco personalmente,veo la pasion que sientes por tu trabajo y tambien puedo sentir como liliana que seras doula asta los 82 y mas
    gracias por el blog!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aunque se me hace extraño "conversar" con anónimos, agradezco tus palabras. Y que te guste mi blog.
      Ven cuando quieras, voy a estar aquí mucho tiempo.
      Un saludo.

      Eliminar
  2. Fíjate, he visto por primera vez a Liliana en tu artículo y sólo su físico, su sonrisa, su imagen... me ha atraído inmediatamente.
    Qué vida tan plena y preciosa tienes, Concha. Y cuanto me alegro por tí. :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso me pasó a mi Carmen y si la conocieras en persona, con la sensibilidad que tú tienes, seguro que también te cautivaría.
      Y fíjate cariño, a estas alturas de mi vida es cuando soy muy consciente de que elijo, de que realmente la oportunidad está ahí. Solo tengo que mirar con los ojos y el corazón bien abiertos. Y si, mi vida es dichosa.
      Gracias, sé que lo dices con mucho cariño.
      Un amoroso abrazo.

      Eliminar
  3. Hasta este fin de semana yo sabía muy poco de las doulas, no había visto ni hablado con ninguna. Desde que soy madre de dos preciosas niñas algo dentro de mi empezó a cambiar, dicen que ser madre remueve por dentro y en mi caso es cierto, estoy en un proceso de renovación interior y casi por casualidad me he visto empujada hasta ese mundo hasta el punto de decir "Quiero ser Doula". Buscando ese camino encontré este seminario con Liliana, ¡mi primer gran contacto con este mundo iba a ser con la dolula de las doulas¡, tenía muchas expectativas y sobre todo mucha ilusión porque para mi iba a ser el principio de algo.
    No me defraudó para nada, al revés, Liliana es una mujer espectacular, transmite paz y tranquilidad y a la vez mucha vitalidad e ilusión por las cosas. Yo no podía dejar de escucharla, no me atrevía a pestañear para no perderme nada de lo que estaba diciendo, sus vivencias, sus consejos, sus conocimientos, no tengo palabras.
    Cada día salía con un subidón de energía y con ganas de que llegue el siguiente día para ver que iba a decir, se me hizo corto, cortísimo.
    En este día y medio muchas cosas se removieron dentro de mi, he llorado mucho, forma parte del cambio y la renovación, pero todo ello no hizo más que reforzar esa idea que estaba dentro de mi, "quiero ser DOULA".

    El ambiente que me encontré allí fue genial, Liliana es una persona muy especial, pero había también más personas especiales, Concha, tu has dicho que cuando seas mayor quieres ser como Liliana, yo te digo que de mayor quiero ser como vosotras dos, de hecho me gustaría ser ya como vosotras pero me faltan tanto los conocimientos como las vivencias, y me gustaría mantener siempre esa ilusión que vi en tus ojos, todavía se me saltan las lágrimas cuando pienso en algunos momentos que compartimos, como ya he dicho antes se me hizo muy corto.
    Te dije que me iba a pegar a ti como una lapa y no dudes que será verdad, en estos momentos de mi vida con las niñas y el trabajo es un poco difícil cuadrar horarios, pero confío poco apoco en poder hacerlo y volver a encontrarte.
    La vida ha hecho que nos encontremos y yo haré que nos volvamos a encontrar. Como ya he dicho esto es solo el principio, el tren ha parado en esta estación y no voy a dudar en cogerlo y coger también la mano que me tendiste.

    Gracias Liliana y gracias Concha por ser como sois, me siento ilusionada y como tú has dicho doy también gracias a la vida por haberos puesto en mi camino.
    Un beso.
    Rosa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Rosa! Ahora son mis lágrimas las que afloran después de leer tu comentario. No me equivoco con cierto tipo de persona especiales, y tu lo eres.
      Cuenta conmigo para lo que quieras, tienes mi teléfono así es que llámame o escríbeme un correo e iremos andando juntas, pasito a pasito, en la medida de tus posibilidades.
      No puedo añadir más al fin de semana. Inolvidable.

      Por cierto, me ha escrito Liliana para preguntarme por el parto... eso demuestra su personalidad, la generosidad de su alma.

      Un abrazo, querida Rosa, y hasta siempre.

      Eliminar
  4. Te leo y mi corazón se llena de emociones... sin duda una vida al servicio, llena de amor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Mayela, tu especial sensibilidad es la que te permite captar estas emociones.
      Un abrazo.

      Eliminar
  5. Mi Amama doula. Siempre dando esa energia a la vida.
    Precioso relato Concha.
    Gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti por haberme elegido para acompañarte en este camino hacia tu maternidad.
      Un abrazo de TU Doula.

      Eliminar

Publicar un comentario

Dime tu OPINIÓN, por favor, me interesa y mucho porque saber que a alguien le atrae lo que escribo, me anima a seguir haciéndolo.

Si no usas ninguna cuenta, ELIGE la opción Nombre/URL, luego ESCRIBE tu nombre o nick y deja en blanco URL.
Dale a continuar, escribe tu comentario, pincha en PUBLICAR un comentario...

Gracias por hacerlo.

Lo más popular este mes

Sobre las formaciones de doulas (otra vez)

Relato de parto: el nacimiento de Gael.

Adiós a mi padre

Ejerciendo como MADRE. Y como padre.

Patriarcado e igualdad

Noche oscura del alma

Cumpliendo años

Carta a una matrona

Ser madre más allá de cierta edad