.

Este no es un blog de partos, de maternidad o de crianza solamente, sino que parte de mi experiencia de mujer, de lo vivido, de lo sentido, de lo que me llega... para seguir hacia lo que queda por hacer, hacia lo que puedo y quiero realizar.

Mi evolución como mujer que acompaña a otras mujeres, me muestra un camino del que cada día aprendo y gracias al cual mi sentido de la Vida se amplía y evoluciona en una dirección sin retorno.

Por y para las mujeres. Por y para todos los seres. Porque confío y doy Gracias.

lunes, 11 de marzo de 2013

¿Realmente nos vale todo?



Ayer, domingo, estuve viendo el programa de Eduard Punset, “Redes”.  Allí, su hija Elsa entrevistó a  un escritor y periodista, Mark Stevenson, sobre el proyecto “Pragmáticos optimistas”, algo que me pareció realmente interesante. http://leagueofpragmaticoptimists.org/

Y aunque estuve atenta y presté especial atención a sus ocho principios básicos, esta mañana al despertarme pronto, en la quietud de mi hogar, me he puesto a buscarlo por Internet con el fin de enterarme mejor. Estos son, a modo de resumen.

  • Un optimista no siente vergüenza de la ambición por el futuro.
  • Los miembros se involucran en proyectos que son "más grandes que uno mismo".
  • Sus historias y opiniones son buenas y aceptadas, pero basadas en la evidencia.
  • Cometer errores es normal, pero no intentar hacer las cosas es irresponsable.
  • Eres lo que haces, no lo que piensas hacer.
  • Las ideas han de ser compartidas, no dejarlas resguardadas para uno mismo.
  • Los miembros se esfuerzan por controlar sus desengaños.
  • LOPO es de carácter apolítico. Todas las ideologías son bienvenidas, pero las personas no vienen a convencer a otras de las suyas.

De momento me he quedado ahí, necesito de más tiempo para terminar de comprenderlo. Pero leyendo este proyecto no he podido evitar el que acuda a mi mente otros tipos de “proyectos” que también intentan venderse a través de la red.

Cuando hace años comenzó a hablarse de Internet, yo tenía ciertas reservas. Pensé qué pasaría cuando una parte del mundo se enterara de lo que hace la otra media parte. No sabía hasta qué punto iba a tener repercusiones… ahora me doy cuenta de que es uno de los grandes avances de nuestros tiempos. Pero por desgracia, también es un medio que se utiliza para varios propósitos digamos no tan… honestos.

Estamos atravesando un momento en el que muchas personas andan tras su propia búsqueda personal y/o espiritual.  Momentos de inquietud, de desasosiego. Situaciones de cierta carencia económica a consecuencia de la falta de trabajo… todo ello caldo de cultivo para los nuevos y “espabilados” especuladores.

Hago un inciso para aclarar que voy a utilizar el género masculino para expresarme, pero al referirme a personas es independiente el sexo. Unifico por una cuestión de operatividad al escribir.

Decía que no deja de sorprenderme la cantidad de cursos, formaciones, talleres y varios tipos de “enseñanzas” que intentan venderse a través de la red. Y en el mundo del crecimiento personal,  de la maternidad y crianza, se ha descubierto un filón.

He de decir que soy una persona muy curiosa, me interesa conocer y aprender, pero reconozco que también tengo cierto punto de excepticismo… Por norma, antes de meterme en un curso o una formación,  me gusta averiguar quién lo va a impartir y cuál es su curriculum y experiencia en el tema.
Porque me ha sucedido que, estando en una charla, o coloquio, o presentación, no he podido evitar sentir vergüenza ajena por la persona que la está dando, por la imagen que transmite y porque pretende hacer comulgar al auditorio con ruedas de molinos.  Y es que en la mayoría de  estos casos,  no hablamos de algo tangible, sino de temas relacionados con las emociones… con los sentimientos de los demás.

Me llegan a menudo talleres y formaciones que me ponen los pelos de punta. Me da la sensación de que cualquiera que haya hecho algo se siente capacitado para venderse… y tristemente, ni todo lo que se quiere vender tiene razón de ser, ni muchas de las personas que lo hacen están preparadas para ello.

Hoy son muchos los que se promocionan como formadoresterapeutas de algo sin tener una formación suficiente, no digo ya reglada, sino siquiera basada en un mínimo de evidencia. Son demasiados los que con una formación mínima en cierta disciplina osan meterse a impartir cursos… son muchos los que, cambiando el título y añadiendo “ideas” de cosecha propia, venden la misma formación a la que ellos asistieron con un nuevo título y como algo novedoso. Es posible que esto haya sucedido antes y que al no existir Internet no se supiera, pero siento que ahora están saliendo impostores en todas las profesiones, en todas las categorías…

Y no me parece serio, francamente. Siento que hay muchos aprovechados… tantos como incautos.
No niego que hay proyectos interesantes, no niego que cada vez es más fácil acceder a información sobre algo que nos pueda interesar, pero de eso a querer vendernos lo más mínimo, lo que por instinto y sentido común deberíamos ser capaces de saber, de conocer y de poder discernir, hay una gran diferencia. Porque, a veces, pienso si es que reamente somos tan tontos que hemos de recibir formación para todo.

Y lo lamento, pero esto no es un juicio ni una crítica gratuita, no me vengan con demagogias. Creo que hay que ponerle el cascabel al gato, porque esto es una realidad constatable, no hace falta más que echar una mirada en Google…


6 comentarios:

  1. Como tú bien dices , eso ha pasado siempre, aunque en la red simplemente está más a mano... pero antes de eso no había más que ver las páginas de anuncios de los periódicos, por ejemplo.
    Sólo nos queda, además de cribar, la denuncia cuando la charlatanería se convierte en estafa. No hay mucho más que hacer...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sé, Carmen, la gente anda "necesitada" y se agarra a un clavo ardiendo. Y tal y como está la justicia en nuestro país tampoco tengo claro que denunciar sirva de algo...
      Gracias por tus palabras.

      Eliminar
  2. Mi querida Concha:
    Hace días que no me meto en tu blog. Lo que has resumido y comentado me ha traído a la memoria una frase que mi sabia madre decía, cambiando la palabra clave según de lo que se hablara / comentara:
    “Medio mundo se ríe / se burla / se aprovecha / etc. del otro medio.” Y ella nunca conoció el bendito Internet.
    Moraleja: hay que andarse con pies de plomo por los valles del Señor.
    Toya

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sabia tu madre, sin duda. Y desde luego es algo que ha ocurrido siempre, pero quizás ahora, al verlo por la red todavía es más patente (aunque creo que crecen como setas...)
      Gracias perla, por pasarte por aquí.
      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Laura Fabra Perales15 de marzo de 2013, 13:57

    Cómo bien dices hay tantos aprovechados cómo incautos.
    Y si tienen éxito este tipo de cursos "basura" es por los "coleccionistas de títulos" que es una especie a parte y que se da en todas las disciplinas.
    La información está al alcance de todos, pero, también es cierto que la situación social y económica, crea una necesidad psicológica y espiritual que es bien aprovechada por los depravados vendedores de humo.
    Recuerdo, por poner un ejemplo, hace unos años que estaba muy interesada por el tema de los Arquetipos, Arquetipos Femeninos, todo lo relacionado con Carl.G Jung y por recomendación de una "organizadora de cursos" que me aseguraba que el curso "Crecimiento Personal a Través de los Arquetipos" me iba a interesar, me encontré sola ante una mujer con una pinta y un comportamiento psicologicamente cuestionable, que me hablaba de no sé que nave espacial, de experimentos genéticos, de un comando intergaláctico y un montón de sandeces más, que me hicieron levantarme, irme y reírme un rato en el coche, y que me hicieron desconfiar definitivamente de la tal "organizadora".
    Me faltó,sin duda, buscar y comparar información.
    Ahora lo pienso y temo por los verdaderos "incautos" que peligrosamente se mueven en estos mundos y que terminan por perderse.
    Ha sido y es una realidad, confiemos en el futuro y en el sentido común de las personas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Confiemos en el sentido común, querida Laura, pero en estos momentos hay muchas personas necesitadas de encontrar tablas salvadoras, como bien dices, en cualquier disciplina.
      No creas que solo en crecimiento personal. En temas de maternidad y crianza está pasando algo parecido, cualquier día se inventarán un curso "para aprender a rascarle el ombligo a tu bebé y que se ría a gusto" No es broma, pero se ve cada cosa...
      Un abrazo, amorosa. Y gracias por tus palabras.

      Eliminar

Dime tu OPINIÓN, por favor, me interesa y mucho porque saber que a alguien le atrae lo que escribo, me anima a seguir haciéndolo.

Si no usas ninguna cuenta, ELIGE la opción Nombre/URL, luego ESCRIBE tu nombre o nick y deja en blanco URL.
Dale a continuar, escribe tu comentario, pincha en PUBLICAR un comentario...

Gracias por hacerlo.