Michel Odent: Gracias. Merci. Thank you.


Hace poco más de dos años que lo conocí en Madrid donde acudí a un seminario suyo “El nacimiento al alba de un nuevo paradigma”. Y me cautivó especialmente porque muchas de las cosas que allí decía afianzaban lo que yo sentía.

Ahora en este nuevo seminario celebrado en Valencia “De la gestación al nacimiento”, habiendo pasado el tiempo, con la experiencia que voy adquiriendo como Doula y con la que me proporciona el propio crecimiento personal,  sigo compartiendo muchas cosas a pesar de que puedo entender que no sean políticamente correctas para otras personas que se mueven en torno a estos temas de maternidad.

Y es que él,  Michel Odent,  no parece el típico hombre-médico  “políticamente correcto” cuando afirma que una mujer para parir no necesita a nadie que intervenga en el proceso ni nada que la distraiga de su estado de irracionalidad.

No voy a exponer sus teorías y estudios, porque son muchos y los desconozco en gran parte y porque para saber de ello hay bastantes libros editados. Pero sí quiero decir cómo me he sentido cuando le he escuchado hablar metiendo en el “mismo saco” a las matronas y a las Doulas… colocando a cada una en su sitio pero desde una colaboración respetuosa y fructífera.

Cuando Michel Odent se refiere a las Doulas nos nombra como las protectoras de la mujer de parto porque para él (y confirmo mi acuerdo en esto también)  la Doula NO interviene en el proceso, sino que vigila de manera atenta y silenciosa a la madre, sabiendo leer los signos y señales que ésta emite, sabiendo anticiparse a sus deseos y necesidades. Claro que él concibe a la Doula como la MUJER experta en partos (en los suyos propios ya que él considera que una Doula ha de ser madre) y en los de otras mujeres a través de la experiencia adquirida…

Cuando habla de las hormonas y de cómo estas inciden en la mujer de parto, habla de la adrenalina y, entre otras situaciones, de cómo un padre puede vivir una situación de tensión extrema, con unos niveles muy altos de adrenalina (cosa lógica y normal pues está viendo “sufrir” a su persona amada…) que lo conducen a situaciones de auténtico peligro para su integridad física. De cómo estos niveles altos de adrenalina y testosterona son incompatibles con la segregación de su oxitocina  y de qué forma afectan a la producción de oxitocina natural en la mujer que está de parto. Y comenta casos reales que me dejan estupefacta…

Ante cuestiones referentes a la creciente incidencia en la inducción de partos y de cesáreas programadas frente la posibilidad de una gestación demasiado larga, apunta algo tan sencillo como hacer una averiguación para saber la fecha de la concepción y desde ahí, relajarse ante la posibilidad de pensar que un bebe intrauterino está “pasado de fecha” y necesita ser inducido a que nazca con muchas posibilidades de terminar en una cesárea innecesaria... ¿Qué sencillo, verdad? Pero claro, esto por ser tan fácil es, precisamente, rechazado.

Embarazos gemelares, métodos de inducción al parto, oxitocina sintética, estreptococo B positivo, cesárea selectiva, rotura prematura de membranas, parto vaginal después de cesárea, microbiología bacteriana en flora vaginal, intestinal y en la leche de madre… temas que ha tratado desde una absoluta normalidad sin minimizar los posibles riesgos pero con una visión tranquilizadora muy alejada de la que ofrece la gran mayoría de la medicina convencional a las madres ante alguna de estas situaciones.

No me canso nunca de repetirlo: soy Doula y no emito opinión cuando estoy con una mujer embarazada respecto a un tema que no me concierne, pero SÍ que quiero estar informada en cuanto a estos procesos porque forman parte de mi responsabilidad y de mi compromiso de formación continua, porque necesito saber donde me muevo, porque necesito tener herramientas y utilizarlas, si llega el caso, derivando a personal cualificado.

La lástima es que, como también suele ser habitual al menos en mi ciudad, en toda la sala había solamente dos ginecólogas, varias matronas, otras profesionales relacionadas con el embarazo (yoga, fisioterapia y suelo pélvico) y mayormente Doulas… y además, las mismas que nos solemos encontrar en formaciones varias.

Y es que entiendo que no debe de resultar muy agradable para un ginecólogo-obstetra escuchar a otro tirando por tierra sus “montajes” en torno al nacimiento. Y lo mismo les debe de suceder a algunas matronas intervencionistas cuando escuchen decir que ellas no han de hacer más que… observar hasta que el bebé haya nacido.

Estas jornadas con Michel Odent han sido infinitamente gratificantes y como he comentado antes,  me reafirman en la Doula que soy, porque tengo muy claro cuál es mi lugar, porque como él bien dice, mi inclinación es a ser la Doula que teje y observa, durante el parto, silenciosa desde un rincón de la sala…


Gracias Michel Odent, ha sido un placer compartir estar horas. Y gracias por las palabras que nos ha dedicado a las presentes, por hacernos creer importantes, por animarnos a practicar el bilingüismo para saber expresarnos y comunicarnos con el resto del mundo desde el amor… y la ciencia, conjuntamente.


Comentarios

  1. Joer! Me dan ganas de tener otro niňo!!!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Ay, mamífera paridora! Si es que aún estás bajo los efectos del chute de oxitocina -natural- de tu último parto, ja, ja...
      Un abrazo perla, y gracias por lo que me has permitido compartir contigo.

      Eliminar
  2. Qué envidia... Pese a haberme preparado para un parto respetado, y haber elegido un hospital con relativa fama, me tocó una matrona que nada más verme ya me quiso "romper la bolsa"... Es un recuerdo agridulce, con mi bebé en brazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo lamento, el tema de las matronas sigue siendo una "lotería"... te toca, la que te toca... y aunque a ellas les cuesta reconocerlo, todavía hay muchas -demasiadas- por actualizar y reciclar en muchas cuestiones.
      Por suerte, hay otras que están dando buenos ejemplos de trabajo respetuoso y digno. Espero que a las nuevas generaciones de matronas no haya nada que cuestionarles...
      Gracias por tus palabras.
      Saludos.

      Eliminar

Publicar un comentario

Dime tu OPINIÓN, por favor, me interesa y mucho porque saber que a alguien le atrae lo que escribo, me anima a seguir haciéndolo.

Si no usas ninguna cuenta, ELIGE la opción Nombre/URL, luego ESCRIBE tu nombre o nick y deja en blanco URL.
Dale a continuar, escribe tu comentario, pincha en PUBLICAR un comentario...

Gracias por hacerlo.

Lo más popular este mes

El papel del padre en la lactancia (y en lo demás…)

Fibromialgia

Compartir información en las redes sociales

¿Necesito una Doula?

Siete cosas que debes saber sobre el PUERPERIO

Relato de parto: nacimiento de Eneko en semana 35

“Yo soy la Doula y me iré, tú siempre serás la abuela”

Cuando los bebés deseados no llegan...

Confesiones de una Doula después de leer PARIR.